Lucha de clases, lucha de clases en el capitalismo

Lucha de clases en el capitalismo

Pablo E. Barreto Pérez

Es la lucha entre las clases con intereses incompatibles o contradictorios. La historia de todas las sociedades, a partir de la esclavista (y feudalista también), es la historia de lucha de clases. El marxismo-leninismo dio una explicación científica de la  lucha de clases como fuerza propulsora del desarrollo de la sociedad dividida en clases antagónicas e hizo ver que la lucha de la clase  obrera conduce necesariamente a la Revolución Socialista y al establecimiento de la dictadura del proletariado, que persigue el objetivo de suprimir todas las clases y edificar la sociedad comunista sin clases.

Las principales formas de la lucha de clases del proletariado son la económica, la política y la ideológica. La lucha política es la forma superior de la lucha de clases del proletariado y condición necesaria de su liberación de la explotación.

Según Carlos Marx, Federico Engels y Bladimir Ilich Lenin, la lucha de clases en el capitalismo es la lucha de clases de la clase obrera y de las masas trabajadoras dirigidas por aquélla contra el dominio económico y político de la burguesía.

Marx, Engels y Lenin pusieron de manifiesto su esencia y sus tareas, las razones de su origen  y las condiciones y perspectivas de su desarrollo apoyándose en una profunda investigación de las leyes del modo capitalista de producción, generalizando las primeras enseñanzas de la lucha de clases de la clase obrera contra la burguesía.

Asimismo mostraron que la inevitabilidad  de esta lucha deriva del antagonismo radical existente entre la situación económica y política de las dos clases fundamentales que componen la sociedad burguesa –la burguesía y el proletariado—antagonismo condicionado por las relaciones capitalistas de producción.

Por cuanto el capitalismo es la última formación antagónica y la existencia ulterior de las clases se vuelve freno para el progreso histórico, la lucha irreconciliable de los trabajadores contra el dominio de la burguesía conduce no sólo a la supresión de la forma capitalista de producción, sino también a la creación de las condiciones que consienten eliminar  definitivamente las clases y la lucha de clases.

Marx y Engels consideraban la lucha de clases del proletariado contra la burguesía como la forma superior del movimiento emancipador de los trabajadores, y al proletariado, como el dirigente natural de todos los oprimidos.

Sólo como resultado de una participación activa en esta lucha adquiere la clase obrera conciencia de clase, aunmenta su organización y cohesión, se consolida su alianza con las amplias masas no proletarias. En  la dirección de la lucha de clases corresponde al partido marxista-lenista un enorme papel histórico revolucionario. La lucha consecuente de los trabajadores contra el dominio del capital conduce inevitablemente a la revolución socialista y a la instauración de la dictadura del proletariado.

Lenin señaló que en la cuestión de lucha de clases figura las tareas fundamentales del marxismo y que fuera de la “lucha de clases, el socialismo es una frase vacía o un sueño ingenuo” (Vladimir Ilich Lenin: “Socialismo Pequeñoburgués”  y “Socialismo Proletario”).

La lucha de clases impregna todos los aspectos de la vida de la sociedad burguesa: la economía, la política, la ideología, es la ley y la fuerza motriz de su desarrollo. Esta lucha influye vigorosamente en el desenvolvimiento de las fuerzas productivas. “Casi todas las nuevas invenciones fueron el resultado de colisiones entre obreros y patronos… Después de cada nueva huelga de alguna importancia surgía una nueva máquina” (Carlos Marx en “Miseria de la Filosofía”).

La conquista de las libertades democráticas, la ampliación de los derechos civiles y sociales de los trabajadores también se consigue en grado considerable gracias  a  la lucha de clases del proletariado. En un ambiente de agravamiento de la crisis general del capitalismo, de avance de la revolución científico-técnica, ante las contradicciones que surgen entre las extraordinarias posibilidades que brinda el progreso técnico-científico y los obstáculos que pone el capitalismo en el camino de su utilización en bien de la sociedad, entre el carácter social de la producción moderna y el carácter monopolista-estatal de su regulación, se ahonda  el abismo entre los intereses de la inmensa mayoría  de la nación y los de la oligarquía financiera, aunmenta la presión del capital sobre el nivel de vida de los trabajadores, sobre sus derechos y libertades democráticos, crecen la inflación y el paro.

La lucha de la clase obrera se intensifica marcadamente, se hace masiva,  organizada y orientada hacia determinados propósitos, se amplía su base social y se diversifican sus formas. En razón de las diferencias en la situación interior y exterior, de la profundidad de las contradicciones sociales, del grado de organización y cohesión política de la clase obrera, la lucha de clases se desarrolla desigualmente en los distintos países.

No obstante, todos los países capitalistas sin excepción son terreno de lucha de clases. Como resultado de una lucha tenaz, las clase obrera y el proletariado en general  de los países capitalistas desarrollados consiguieron ciertos aunmentos salariales, la semana de trabajo reducida, las vacaciones pagadas, un sistema de seguro social ampliado, etc. Y en el plano político, está representada en órganos de de administración local y en el Parlamento.

En la etapa actual, una particularidad característica  de la lucha de clases es el auge  del movimiento huelguístico, el estrecho entrelazamiento de la lucha económica con la política, lo cual se refleja en la ampliación de las reivindicaciones económico-sociales, entre las que se incluye la nacionalización democrática de las industrias básicas, el control de los sindicatos sobre las actividades de las empresas capitalistas, etc.

Hoy día, la lucha de clases del proletariado se orienta, en alianza con todas las fuerzas democráticas, a restringir la omnipotencia de los monopolios capitalistas en la economía y llevar a cabo transformaciones políticas y económicas que propicien las mejores condiciones para la lucha por el socialismo científico.

Las masas trabajadoras actúan en defensa de los derechos  y libertades democráticos, contra la fascistización (fascismo) del aparato estatal, contra la instauración de regímenes dictatoriales burgueses, en apoyo del movimiento de liberación nacional, contra la agresión imperialista.

Se refuerzan los vínculos internacionales y la solidaridad de los trabajadores en la lucha contra los monopolios internacionales (empresas privadas trasnacionales de países imperialistas como Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Japón, Italia, etc.).

Las huelgas simultáneas en las empresas capitalistas que las multinacionales poseen  en distintos países se han vuelto una importante forma de lucha contra el capitalismo monopolista.

Un gran papel de desenmascaramiento de la esencia antidemocrática del poder de los monopolios capitalistas desempeña la actividad parlamentaria de los obreros y proletarios combinada con acciones organizadas de los trabajadores en defensa de los derechos y libertades democráticos.

En el transcurso de la lucha de clases se fortalece la unidad de acción de las clases obreras y de los proletarios en general, aunmenta la tendencia hacia la alianza de las fuerzas de izquierda, democráticas,  ocurre un desplazamiento hacia la izquierda en los sindicatos. En la lucha contra los monopolios capitalistas,  la clase obrera y proletarios agrupan  bajo su dirección a la inmensa mayoría de la nación.

Se forma un amplio frente de las fuerzas populares. La agudización de la lucha de clases en la actualidad desenmascara  las afirmaciones burguesas, reformistas y revisionistas, según las cuales se produce la eliminación de las condiciones sociales en el seno del capitalismo y éste (el capitalismo) se transforma en una “sociedad en paz entre las clases” y de “prosperidad general”; las afirmaciones sobre la “erosión de clase obrera”, sobre la pérdida de su espíritu revolucionario y su “aburguesamiento”.

Los acontecimientos de los últimos años confirman el crecimiento de la fuerza y autoridad de la clase obrera como vanguardia en la lucha por los intereses de los trabajadores, por los verdaderos intereses de la nación.

Lucha de  clases es lucha entre las clases sociales que tienen intereses diametralmente opuestos. Toda la historia de la sociedad, a partir de la aparición de la propiedad privada de los medios de producción (incluyendo propiedad de la tierra) y el surgimiento de las clases, es la historia de la incesante lucha entre las clases explotadas y explotadoras.

La lucha de clases es la fuerza motriz  del desarrollo  de todas las formaciones socioeconómicas  antagónicas. La lucha de clase lleva inevitablemente a la revolución social, como resultado de la cual la sociedad pasa de una formación a otra. En la sociedad capitalista, la lucha entre las dos clases principales –el proletariado y la burguesía—se realiza en las formas política, económica e ideológica.

La forma superior es la lucha política que tiene por objetivo el derrocamiento  del dominio de la burguesía y el afianzamiento del dominio del proletariado en una forma u otra.

Bibliografía. Tomado del “Diccionario Comunismo Científico”, Editorial Progreso, Moscú; “Diccionario de Filosofía”, Editorial Progreso, Moscú; “Historia de las Clases Trabajadoras: El Esclavo, El Siervo, El Proletario y El Trabajador Asociado”, de Fernando Garrido, España;  y consultas personales en otros libros, como la siguiente:

La lucha de clases es un fenómeno que se refiere al eterno conflicto entre las dos clases sociales existentes, entre los que producen y los que no producen, entre los que sin trabajar se adueñan de la producción y excluyen a los que trabajan, entre explotadores y explotados; históricamente entre amos y esclavos, patricios y plebeyos, terratenientes y campesinos, burgueses y proletarios, ricos y pobres, entre depredadores y presa, entre el 1% y el 99%.

Unos luchan por la liberación y otros por la opresión. En el esclavismo los amos se apropiaron de la producción, lo tenían todo y dominaban a los esclavos o productores. En el feudalismo, la minoría que se adueñó de la tierra y la producción dominaba a la mayoría que fue expropiada, es decir, a los que no tenían nada.

En el capitalismo dominan los se han enriquecido con la tierra que es propiedad de todos y con la acumulación originaria, (saqueo de riquezas a otros pueblos) se adueñaron además de todos los medios de producción, de la materia prima, del trabajo y del trabajador o esclavo de nuevo tipo a través de la esclavitud asalariada.

Anuncios

Acerca de Pablo Emilio Barreto Pérez

Pablo Emilio Barreto Pérez es: *Orden Independencia Cultural Rubén Darío, *Orden Servidor de la Comunidad e Hijo Dilecto de Managua.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.