Tisey-Estanzuela, Tisey-Estanzuela envuelto en neblina, bajas temperaturas y vientos muy fuertes

Es una de las 71 Reservas Naturales de Nicaragua

Tisey-Estanzuela envuelto en neblina, bajas temperaturas y vientos muy fuertes

Pablo E. Barreto Pérez

*Tisey está situado a mil 550 metros de altura al Oeste de la Ciudad de Estelí y colindante con El Sauce, en el Departamento de León

*Desde sus miradores rascando el cielo pueden verse los volcanes Momotombo, Cerro Negro, Telica, San Cristóbal, en la Cordillera Maribia; el Lago de Managua y el Océano Pacífico

Haces pocos días anduve caminando en las subidas y bajadas, en hondonadas profundas y picos geológicos muy altos, como “rascacielos”; rocas, callejones y leyendas antiguas, envuelto en neblina, ambiente helado y vientos muy fuertes, en las cumbres de la Reserva Natural Tisey-Estanzuela, a una altura de mil 550 metros de altura.

Sí. Fui invitado por Iván Ramírez Barrera, su esposa Helen y su mamá Yanina Pérez, y por mi esposa Anabelle Barrera Argueta. Me dijeron que iríamos específicamente a la Cooperativa La Garnacha, ubicada precisamente en una de las partes más altas del territorio de esta Reserva Natural Tisey-Estanzuela, la cual tiene una extensión de nueve mil 344 hectáreas, donde también se ubican comunidades y fincas agropecuarias ejemplares como La Garnacha, a cargo de don Pablo Centeno, y el Rancho de don Luis, todo esto ubicado al Oeste de la Ciudad de Estelí y colindante con el Municipio de El  Sauce, en el lado Noreste del Departamento de León.

Esta Reserva Natural Tisey-Estanzuela, según descripción oficial del MARENA, se ubica  al Oeste de Estelí. Se extiende por San Nicolás de Oriente hasta El Sauce.

Yendo en automóvil o a pie, uno gira a la izquierda, al Oeste,  unos tres kilómetros antes de llegar a la Ciudad de Estelí. Se circula  por un camino empedrado, adoquinado un pedazo, a la orilla del cual uno encuentra casas campesinas en que te ofrecen comida elaborada, hospedaje y ofrecimientos de llevarte a conocer senderos, miradores, bosques de pinos, bosques de robles, cuevas misteriosas, fincas agropecuarias con producción novedosa de quesos, leche de cabra, zacate limón, naranjas agrias, artesanías en marmolinas, un paseo por un bosque lleno de piedras calcadas con figuras de animales propios del sector de Tisey y también figuras humanas, como si fueran grandes monumentos tallados en piedras o rocas gigantes, propias y enterradas en la masa geológica de este sector geográfico de Nicaragua.

Finalmente, uno llega a la finca La Garnacha, ubicada en San Nicolás de Oriente, donde la gente de la comunidad es muy amable. Se puede apreciar, además, un don de gente culta, de modales muy educados como  don Pablo Centeno, quien nos recibe con diligencia y mucha cordialidad, y de inmediato nos ofrecen alojamiento en unas cabañas o especies de apartamentos, construidos en la orilla de un  bosque ralo,  forrados totalmente de madera, de tal manera que no les entre aire nocturno, debido a los vientos fuertes y helados, los cuales aumentan en esta época del año.

Unas cabañas tienen dos y más dormitorios, y otras, sólo un dormitorio. Hay una salita en la entrada con vista directa al bosque de pinos, una extensión de zacate limón y una laguna artificial que guarda agua para usarse para riego en época seca.

Llegamos casi a las cuatro de la tarde. Era notorio que hombres, mujeres, niños, ancianos y visitantes andaban protegidos con chaquetas o abrigos calientes, para protegerse del frío. “Hay ocasiones en que aquí la temperatura baja hasta unos 15 grados, especialmente de noche”, comenta don Pablo Centeno, mientras inclusive ayuda a trasladar las valijas hacia las cabañas mencionadas.

Nos invitan a que busquemos café o té caliente en un comedor que hay en la comunidad y Cooperativa Agropecuaria de La Garnacha, y de paso comimos huevos, gallo pinto, frijoles fritos con tortillas.

Envueltos en una tenue neblina y viento fresco muy fuerte, más una llovizna helada persistente, me llamó la atención que en una de las casas tenían alrededor de 60 cabras (y cabros) dentro de la vivienda, en una especie de segundo piso, donde de noche permanecen bien protegidas del frío y contra la posibilidad de que se las coman algunas fieras de la Reserva Natural Tisey, donde se localiza el Cerro Tisey, el cual es mencionado detalladamente en la Geografía del científico  y geógrafo Jaime Incer Barquero.

Según un informe, esta comunidad rural “de altura de mil 550 metros” sobre el nivel del mar, la integran 16 familias, la cual fue fundada en la década del 80 por una Fraternidad, integrada por José Barret, José Álvarez, Mario Sabato y José Pedro de Arranz, quienes fundaron la Cooperativa Agrícola Garnacha, en la cual participan esas 16 familias, según un informe oficial publicado en Internet.

Se indica que desde entonces esta Cooperativa Garnacha cultiva hortalizas, produce quesos secos, añejados o madurados durante varios meses, “al estilo suizo”, lo cual les da una característica especial y novedad atractiva a muchos turistas nacionales y extranjeros, que llegan de paseo y al mismo tiempo a conocer sobre cómo funciona esta Cooperativa Garnacha, cuyos directivos principales son: Pablo Centeno, Ramón Camas y Antonio Moreno.

En sólo la entrada me llama la atención un rótulo anunciando la producción de lombrices, incluyendo la californiana de color naranja, las cuales son usadas como abonos naturales para mejorar la producción agrícola, y de ese modo no usan químicos fertilizantes y tampoco insecticidas. Asimismo, usan el estiércol del ganado como abono en estas tierras, de algún modo escasas, y muy accidentadas por la topografía irregular del terreno.

Una explicación detallada de don Pablo Centeno indica que los quesos se producen por el ordeño de vacas y cabras. Ese queso seco variado lo venden ahí mismo y en otras ciudades de Nicaragua, lo cual eleva el prestigio atractivo de esta Cooperativa y Comunidad.

Esta Cooperativa Garnacha, y otros productores agrícolas campesinos, cultivan hortalizas y granos básicos. Entre los mismos cultivos se mezcla un poco de café, según se aprecia cuando uno va circulando por la orilla del camino hacia San Nicolás de Oriente.

Me llamaron la atención en el mismo camino alguna abundancia de naranjas agrias de color rojo, calalas y grape fruit, mangos, y por supuestos mucha fruta seca de pinos en el camino, “barba de viejo”, plantíos pequeños de zacate limón, maíz sembrado en terrenos irregulares, “guate” o maíz tupido para hacer forraje para alimento del ganado, se ven muchos burros, mulas, caballos y yeguas, usados para viajar por caminos por donde no circulan vehículos automotores.

El camino por donde entramos a San Nicolás de Oriente conduce a otros sitios, incluyendo al llamado Salto de Estanzuela, hacia El Sauce y también para tomar rumbo a municipios del Norte de Chinandega.

Vi muy pocas aves, tal vez porque los vientos frescos estaban soplando muy fuerte. Sin embargo, me fue placentero ver el mismo día de nuestra llegada a “La Garnacha” un pájaro carpintero careto haciendo multitud de hoyos con el pico en un árbol de pino, donde guarda comida, semillas, para tiempos difíciles.

Informes y descripciones oficiales del Ministerio de Recursos Naturales y del Ambiente y del Ministerio de Desarrollo Forestal, esta Reserva Tisey-Estanzuela está ubicada sobre rocas volcánicas enormes de los períodos plioceno, mioceno y terciario, con terrenos, mesetas y bajadas y subidas muy verticales, donde uno puede detenerse en miradores espectaculares, que permiten, por ejemplo, ver en la lejanía hacia el Suroeste el espejo inconfundible del Lago de Managua, el cono del Volcán Momotombo, lo azulado del Volcán Cerro Negro, la elevación rojiza del Volcán Telica y el cráter achatado del Volcán San Cristóbal, y más allá se perciben en el horizonte las aguas del Océano Pacífico.

Tisey es el nombre de un helecho en esta zona y un vocablo Ulúa-Matagalpa, cuyo significado “se puede traducir como hechicera, engañadora”, señala una explicación oficial sobre el origen del nombre Tisey.

Se indica que estos caminos  elevados del Tisey fueron pasos obligados de los colonizadores españoles entre León y Estelí, hace más de 300 años.

Se describe a Tisey como de Bosque Tropical Húmedo”, donde llueve entre 800 y mil 600 milímetros de agua al año. Presenta bosques de pino y roble, bosques mixto y bosque latifoliado, donde hay 169 especies que son árboles medianos y altos, y 69 especies arbustivas, además de hierbas abundantes como zacates variados.

Hay 62 tipos de aves, de 11 órdenes y 25 familias, cuatro de ellas son aves migratorias. Dos especies han sido declaradas en veda total. Existen 28 especies de mamíferos, pertenecientes a seis órdenes y diez familias; y tres especies de reptiles.

Y por supuesto, las llamadas rutas turísticas hacia miradores (“divisaderos”, les llaman algunos campesinos de allí de Tisey), las “Cuevas del Cerro Apaguaji”, “Galería de las Esculturas en Piedras”, las cuales fueron talladas por seres humanos de allí mismo, en que se representan monos, aves, reptiles y otros animales propios de la zona del Tisey.

A uno lo llevan hacia las “Cuevas de la Queserita” en la comunidad en que se pastorean el ganado y las cabras. Te llevan a “Monte Verde”, lleno de pinares jóvenes y viejos; al Bosque de Robles, aunque en realidad pinos y robles hay por todos lados.

A mi personalmente me llamó la atención la abundancia de una penca muy grande, de hojas anchas, y en algunos casos de varios colores. Los guías turísticos de la misma comunidad La Garnacha te llevan asimismo a Laguna Las Trojas, desde donde, aquí una gran novedad, uno puede ver el propio Cerro Tisey de cumbre elevada y rodeado de neblina.

Te invitan a viajar hasta la caída de Estanzuela y al comienzo del Río Estelí, pero ya no pudimos ir porque se desató una tremenda lluvia helada, que nos hizo buscar ropa caliente.

“Podemos ir también a la mina de marmolina y al Balneario del Molino”, nos sugirió también uno de los campesinos, pero el viento fuerte y el frío nos obligaron a volver de prisa a los alojamientos en la Comunidad de La Garnacha. Además, el tiempo de viaje era de solo un día.

Vale recordar que Nicaragua tiene 71 Reservas Naturales formalmente establecidas, de acuerdo con bibliografía oficial del MARENA y el MACFOR, entre las cuales están las siguientes:

Región del Pacífico

Región Central

 

 

 

Región Autónoma Atlántico Norte

Región Autónoma Atlántico Sur

 

 

Anuncios

Acerca de Pablo Emilio Barreto Pérez

Pablo Emilio Barreto Pérez es: *Orden Independencia Cultural Rubén Darío, *Orden Servidor de la Comunidad e Hijo Dilecto de Managua.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.