¿Perrera municipal? ¿Veterinaria del Estado? ¿Cementerio para mascotas?

¿Perrera municipal? ¿Veterinaria del Estado? ¿Cementerio para mascotas?

Pablo Emilio Barreto Pérez

Pablo Emilio Barreto Pérez

¿Qué están haciendo el gobierno central, las Alcaldías y la Asamblea Nacional para aplicar de forma efectiva la Ley de Protección de los Animales, recién aprobada por el Parlamento nicaragüense después de activísimas manifestaciones públicas de defensores de los animales y de virulentos ataques contra quienes se implicaron en la aprobación de esta Ley?

Según veo y oigo, muy poco o nada. Se requiere de que el gobierno central haga el Reglamento correspondiente para que esta nueva Ley (pues existe una Ley antigua) de protección de los animales silvestres, los animales domésticos, los perritos, caballos, vacas, gallos, gallinas, patos, chompipes, pavos reales, loras, chocoyos, aves diversas, y todos aquellos animalitos que son vitales en el funcionamiento de nuestra fauna y Naturaleza nicaragüense y, especialmente, aquellos animalitos usados por los seres humanos en labores de transporte de carga y en quehaceres agrícolas y ganaderos.

Es indispensable que esta Ley sea reglamentada y aplicada de forma efectiva, pues en muchísimos sitios públicos, en fincas, casas, mercados, en las calles y caminos, los animalitos siguen siendo mal tratados, y en muchos casos de  forma realmente cruel.

Por ejemplo, visito con frecuencia los Mercados Carlos Roberto Huembes, Israel Lewites y Oriental, en los cuales he presenciado personalmente cómo algunos comerciantes pequeños y trabajadores dan trato cruelísimo a algunos perritos que buscan comida, pues les echan agua caliente encima, les dan de machetazos, garrotazos, de pedradas, les gritan y de forma incluso desbocada, casi primitiva, les lanzan insultos malvados, como si los animalitos entendieran el lenguaje que estos comerciantes usan en contra de los animales.

Muchos de estos perritos, y gatos también, llegan a los mercados mencionados (no he visitado con este fin los mercados Iván Montenegro, San Judas, Periférico, Leonel González y el de Ciudad Sandino) en busca de comida porque algunos de sus dueños, sus amos,  no les dan ninguna comida y además los lanzan a las calles, porque, supuestamente no tienen dinero para suministrarles comida, debido a las dificultades económicas familiares. A estos perritos, fieles amigos del hombre, se les ve rompiendo bolsas en basureros, en busca de comida.

Por esta búsqueda de comida, estos animalitos, perros y gatos, además, se cruzan pistas, avenidas y calles, desafiando la circulación de vehículos, mientras los conductores de estos vehículos en vez de protegerlos, les lanzan encima los automotores y los matan. Después, las ruedas de esos vehículos les están pasando encima, hasta dejarlos desbaratados. Ese comportamiento mayoritario se observa en Managua. Algunos conductores de automotores no tienen piedad de estos animalitos.

Estoy convencido de que la inmensa mayoría de familias que tienen perritos y gatos, los protegen, hacen hasta lo imposible por darles de comer, mantenerlos saludables.

Pero hay otros seres humanos, familias, que apenas el perrito muestra alguna agresividad, por malos tratos, los lanzan a las calles, cauces, predios montosos y hasta los montan en vehículos y los van a botar lejos, en sitios montosos, para que los perritos y gatos se pierdan.

En mi caso personal, tengo cuatro perritos, dos de los cuales fueron encontrados perdidos en cauces. Los otros dos, llegaron a mi casa, buscando comida, desesperados y enfermos. Hace unos ocho meses se me murió uno que ya venía enfermo de cáncer. Lo atendimos, pero no pudimos salvarlo.

En los mercados mencionados y en las calles, veo perritos, hembras y machos, arrastrando las patitas porque su columna vertebral fue destrozada por un vehículo. Asimismo, se les ve la huella de un machetazo en la parte superior de la columna, que los dejó inválidos. Otros y otras, andan repletos de sarna, garrapatas, enfermos de los ojos, invadidos de parásitos y otras enfermedades, me imagino,  y nadie, absolutamente nadie, los atiende, al revés, en el medio en que andan caminando por hambre, les siguen dando mal trato.

¿Cuándo, en cuánto tiempo, empezarán a ser atendidos, especialmente, los animalitos que andan en las calles, mercados y otros lugares públicos, pues inclusive, se convierten en un peligro, porque pueden morder a niños y adultos.

En Managua y otras ciudades importantes se necesitan con urgencia: perreras municipales, centros veterinarias u hospitales del Estado para atender a estos animales enfermos, tanto a los callejeros como a los perritos, gatos y otros, pertenecientes a ciudadanos de escasos recursos financieros; y también uno o varios cementerios para mascotas, con la finalidad de que los ciudadanos capitalinos, leoneses, chinandeganos, matagalpinos, estelianos, segovianos, somoteños, juigalpinos, boaqueños, blufileños, etc., no sigan botando estos animales muertos en cauces, basureros, calles, predios baldíos y en bosques.

Cuando yo fui concejal por el Frente Sandinista en la Alcaldía de Managua (período 2005-2009) propuse la creación de una Perrera Municipal, un Centro Veterinario y un Cementerio para Mascotas, pero, más bien, se burlaron de mí por las propuestas que hice al Alcalde Marenco Gutiérrez. Entonces, no existía la  Ley de Protección de los Animales. Ahora ya existe, debe ser reglamentada y puesta en práctica sin tardanza.

Managua, 17 de septiembre del 2011.

Nota: voy a ampliar este tema.

Pablo Emilio Barreto Pérez: periodista, investigador histórico, fotógrafo, Cronista de la Capital, Orden Independencia Cultural Rubén Darío, Hijo Dilecto de Managua, Orden Servidor de la Comunidad del Movimiento Comunal Nicaragüense, Orden José Benito Escobar Pérez de la Central Sandinista de Trabajadores (CST nacional)  y Orden Juan Ramón Avilés de la Alcaldía de Managua. Teléfonos: 22703077 y 88466187.

 

Anuncios

Acerca de Pablo Emilio Barreto Pérez

Pablo Emilio Barreto Pérez es: *Orden Independencia Cultural Rubén Darío, *Orden Servidor de la Comunidad e Hijo Dilecto de Managua.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.