Pioneros (as) del Sistema Sandinista de TV en reencuentro glorioso

Pioneros (as) del Sistema Sandinista de TV en reencuentro glorioso

*SSTV fue Corporación del Estado

*Sus 700 trabajadores, hombres y mujeres, hicieron aportes creativos y de programas nacionales, como nunca los hubo antes, ni ahora.

*Pusieron en juego su inteligencia colectiva y han dejado lecciones inolvidables

*¿Cuántos programas nacionales hicieron? ¿Nos  acordamos del Chocoyito Chimbarón, de la Liga del Saber, En Esta Esquina, de los documentales por la Defensa de la Revolución Sandinista?

Pablo Emilio Barreto Pérez

 

Pablo E. Barreto Pérez

El Sistema Sandinista de Televisión fue creado mediante Ley (1398) del 22 de febrero de 1984, como una Corporación del Estado, regido por un Consejo de Dirección, presidido por un delegado de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional (Presidencia después), e integrado por un delegado de la Educación Superior —universidades–, un delegado del Ministerio de Educación, un delegado de TELCOR, un delegado de la Asociación de Educadores (ANDEN) y un delegado de la Unión de Periodistas de Nicaragua (UPN).

Este Sistema Sandinista de Televisión estuvo integrado por los Canales 6 y 2, ambos de cobertura nacional, los cuales fueron confiscados en 1979 por el régimen revolucionario sandinista a la familia Somoza y a Octavio Sacasa Raskosky, respectivamente.

Aquella gloriosa Corporación del Estado Revolucionario Sandinista contó con los aportes creativos y de conciencia clasista de casi 700 trabajadores, entre mujeres y hombres, que formaron una de las historias más vibrantes y luminosas de la década del 80, pues les tocó poner en juego ajedrecístico su inteligencia colectiva y creativa, y a la vez moverse a la defensa de la Soberanía Nacional, porque contrarrevolucionarios somocistas financiados, dirigidos y armados por el gobierno norteamericano, agredieron militarmente a Nicaragua entre 1980 y 1989, causando otros 40,000 muertos y destrucción generalizada.

De algún modo, el Sistema Sandinista de Televisión estuvo unido a la también Corporación de Radiodifusión del Pueblo (CORADEP) y a la Dirección de Información y Prensa de la Presidencia, pues juntos divulgaban el quehacer cotidiano del Estado Revolucionario y de las organizaciones populares o de masas, que integraron las Fuerzas Fundamentales de la Revolución, y, por supuesto, también lo que hacían el Ejército Popular Sandinista, el Ministerio del Interior, la Policía Sandinista, las Cooperativas agrarias, los trabajadores agrupados en la centrales sobreras rurales y urbanas; el accionar heroico de los Batallones de Reserva y “Lucha Irregular”, de las Milicias Populares Sandinistas y de los militantes y simpatizantes, entonces muy disciplinados, del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Desde su comienzo en febrero de 1984, al Sistema Sandinista de Televisión se le asignaron tareas divulgativas en los campos social, educativo, recreativo, económico, de defensa de la Patria, asuntos organizativos, de trabajos ejemplares en el campo productivo, especialmente en la producción agropecuaria; sobre los trabajadores innovadores, sobre  trabajadores y profesionales que hacían jornadas dominicales, nocturnas y extraordinarias para resolverle a la gente humilde en hospitales, Alcaldías, en fábricas, en cultivos de café y bananos, en cortes de algodón, en siembra de árboles, en construcciones de viviendas para un nuevo poblado…

Programas que hicieron historia

Sí, ahí o allí estaban aquellos 700 trabajadores, mujeres y hombres, con las cámaras fílmicas, libretas de apuntes y otros instrumentos técnicos de trabajo, para dar a conocer aquellas luchas del régimen revolucionario, y al mismo tiempo, una parte de ellos y ellas estaban produciendo programas nacionales como: Chocoyito Chimbarón, Liga del Saber, En Esta Esquina, Mata Tiru Tirulá, Jóvenes en Acción, Sexo y Juventud,  Guitarra Armada, Domingos Espectaculares, Mesas Redondas, Documentales sobre la Revolución Sandinista, Viñetas Sociales, Programas Políticos, “La Revista” noticiosa, Teatro de Títeres Guachipilín, y aquellas producciones especiales relacionadas con actividades folklóricas, cortes de café, entrenamientos militares en Molukukú, entrevistas a personajes populares, artísticos y científicos; documentales en la primera línea de fuego mientras se acompañaba “montaña adentro” a combatientes del Ejército Popular Sandinista, a Batallones de Reserva y Lucha Irregular y al Ministerio del Interior.

El Sistema Sandinista de Televisión funcionó frente adonde fue la Cancillería de la República, en la Carretera Sur, cerca del cruce semafórico del Guanacaste.

Me acuerdo con nostalgia y cariño sobre los sonados y coloridos Festivales Gastón Pérez, del Teatro Justo Rufino Barrios, de las historias de la Revolución Sandinista, las comparecencias en los “De Cara al Pueblo” del gobierno revolucionario, las marimbas populares, los cantores y músicos  populares.

Me acuerdo del Festival Gastón Pérez, realizado en La Piñata, donde hubo multitud de artistas jóvenes, muchos de los cuales, precisamente se dieron a conocer a través del Sistema Sandinista de Televisión, o en actividades populares barriales, adonde acudían a filmar los periodistas del noticiero televisivo cotidiano.

Como yo laboraba en el Diario BARRICADA, Órgano Oficial del Frente Sandinista de Liberación Nacional (desde su fundación el 26 de julio de 1979 hasta su cierre el 21 de febrero de 1998), tuve el privilegio de estar conectado con el Sistema Sandinista de Televisión, por intereses informativos comunes,  por mi relación con dirigentes sindicales del Sindicato Eddy Berríos (yo era secretario general del Sindicato en BARRICADA), porque mi esposa y compañera Anabelle Barrera Argueta era una de las productoras más activas,  y por afinidad política e ideológica sandinista con la mayoría de sus trabajadores, hombres y mujeres.

Aquel Sistema Sandinista de Televisión fue bonito y brillante, hizo historia impactante porque sus 700 trabajadores (mujeres y hombres) fueron activísimos, creativos, conscientes del papel que jugaban en aquellos momentos decisivos para la Soberanía e Historia de Nicaragua.

Todas y todos jugaron un papel histórico que vale la pena recordar por siempre, pues dieron, en primer lugar, un ejemplo de cómo se hace buena televisión creativa con programas nacionales inventados, elaborados, guiados y producidos por ellos mismos; dieron cátedra en documentales sociales, culturales, económicos, históricos, recreativos, turísticos y militares,  y de cómo manejar las cámaras fílmicas en las calles urbanas, en caminos, comarcas y montañas, donde acompañaron sin vacilaciones a los defensores de la patria agredida.

Recuerdo algunos nombres de aquellos 700 trabajadores. Iván García Cortés, director general, siempre activo, inventando creativamente; Orlando Castillo Castillo, el subdirector;  a Sergio D` Castro y Xavier Reyes Alba, en la Dirección de Prensa; a Denis Shwartz Galo, responsable de La Revista; a José Adán Nicoya, productor, uno de los hombres más famosos en el mundo de la televisión local; a Anabelle Barrera Argueta, productora, y quien exigía puntualidad casi matemática al personal que andaba en producción de programas nacionales; a las guionistas, siempre exigentes y perfeccionistas,  Magda García Olivares y Ligia Ortega Rosales;  a Enna Pérez y Teresa de Escobar, titiriteras; a los camarógrafos César Quiroz, Jorge “Mono” Quezada; a José Torres, guionista de espectáculos públicos (hoy bastante enfermo), a los torreros, mis grandes amigos, René “el flaco”, le decía yo, y don Julio; a Reynaldo Castillo, especialista en luces; Ángel Padilla y Zamora, de Malpaisillo, especialistas en audio; a Mario Delgadillo, realizador de programas juveniles, uno de los personajes más activos en la televisión nacional; a Lucía Vargas, periodista, realizadora, corresponsal de diarios nacionales en Carazo; a Carlos Mejicanos, productor, hoy hombre muy conocido por andar casi cotidianamente en actividades públicas de la Presidencia de la República.

Asimismo, recuerdo aquel trajinar veloz, planificado y paciente al mismo tiempo cuando realizaban un trabajo público como los Festivales Gastón Pérez, por ejemplo; las trasmisiones de la misa del Cardenal Obando en Las Sierritas. Con mucha frecuencia esos trabajos de productores y productoras, guionistas, camarógrafos, conductores, periodistas, técnicos de manejo de las “móviles” de trasmisión con “parabólicas”, de los equipos de luces y de audio,  y del Control Maestro del SSTV en Bolonia, eran agitados, a media noche y en la madrugada, y siempre ahí estaban en forma disciplinada.

Estos trabajos del Sistema Sandinista de Televisión son públicos y de mucha responsabilidad, y siempre debemos estar puntuales, cada uno con lo que le corresponde, según aseguraban Anabelle Barrera Argueta, Magda García Olivares y Ligia Ortega Rosales.

Gobiernos neoliberales desmantelaron SSTV

Y ¡claro¡, todos sabemos que inmediatamente después de la pérdida de las elecciones en febrero de 1990, al quedar el régimen revolucionario sandinista fuera del gobierno, el régimen neoliberal-conservador de Violeta Barrios viuda de Chamorro, inició el desmantelamiento de 550 empresas y organismos estatales que formaban la Economía Mixta del país, entre otros, el Sistema Sandinista de Televisión y la Corporación de Radiodifusión del Pueblo (CORADEP), porque la inmensa mayoría de sus trabajadores, por supuesto, no coincidían con su posición de vendepatria ante el gobierno de Estados Unidos.

Como en todas estas 550 empresas del Estado, incluyendo los cuatro mil Centros Infantiles Rurales y Urbanos, más el Vaso de Leche proveniente del Proyecto Lechero Chiltepe, Barrios viuda de Chamorro y su yernazo Antonio Lacayo Oyanguren, también despidieron a la mayoría de los trabajadores del Sistema Sandinista de Televisión, quienes con la frente digna levantada y con la conciencia clasista sólida, prefirieron no servilizarse con los nuevos gobernantes neoliberales.

Asimismo, estos gobernantes derechistas (Barrios-Alemán-Bolaños), servidores descarados del gobierno de Estados Unidos, le devolvieron el Canal Dos a Octavio Sacasa Raskosky, antiguo aliado de la dictadura somocista genocida, y después destruyeron totalmente el Canal Seis, propiedad del Estado nicaragüense, similar a lo que hicieron con el Ferrocarril del Pacífico de Nicaragua.

Por todo esto, y mucho más, les expreso mi sincera admiración, y los felicito por juntarse, por reencontrarse, aunque no todos estarán en este Reencuentro del 28, para festejar el hecho de haber luchado juntos, y para ver si hoy es posible reemprender esfuerzos laborales parecidos.

Estos 700 trabajadores de aquel Sistema Sandinista de Televisión desarrollaron una historia patriótica muy bonita, que vale la pena perennizar  mediante el encuentro que sostendrán este 28 de agosto del 2011, y les sugiero plasmar esta historia y estos hechos en un folleto, un documental y un libro, para que esta historia sea conocida por generaciones futuras, para conocimiento de sus hijos, nietos y el país entero.

Managua, 21 de agosto del 2011.

Pablo E. Barreto Pérez: periodista, fotógrafo, Cronista de la Capital, Orden Independencia Cultural Rubén Darío, Hijo Dilecto de Managua, Orden Servidor de la Comunidad del Movimiento Comunal Nicaragüense, Orden José Benito Escobar Pérez de la Central Sandinista de Trabajadores (CST nacional) y Orden Juan Ramón Avilés de la Alcaldía de Managua.

Residente en la Colonia del Periodista No. 97, frente al portón del parque, en Managua. Teléfonos: 88466187 y 22703077.

Anuncios

Acerca de Pablo Emilio Barreto Pérez

Pablo Emilio Barreto Pérez es: *Orden Independencia Cultural Rubén Darío, *Orden Servidor de la Comunidad e Hijo Dilecto de Managua.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Pioneros (as) del Sistema Sandinista de TV en reencuentro glorioso

  1. Alfredo dijo:

    yo me acuerdo de ese canal, era muy bueno en especial las caricaturas y las series, eran de lo mejor como olvidar a mongo magico, Automan, manimal, jose miel, candy, las palmas magicas de budas, los barba papa, Septimo libre, entre otros, fuera muy bueno que transmitieran esas series, ya que son las muy buscadas en internet, buena suerte en el reencuentro

  2. Victor Roiz Bravo dijo:

    Saludes a todos aquellos compañeros que trabajamos en la época de los años 80, labore con orgullo para el SSTV, en Radio Stereo Revolución Saludes a todos

Los comentarios están cerrados.