Fallece legendario “Barata” Barberena, fundador de Ciudad Sandino

Fallece legendario “Barata” Barberena, fundador de Ciudad Sandino

Pablo E. Barreto Pérez

Repentinamente falleció Gilberto “Barata” Barberena Hurtado, famoso, legendario por su entrega total al Movimiento Comunitario de Ciudad Sandino y de Managua, y una celebridad por su sacrificio permanente al servicio de los más pobres.

Fue uno de los fundadores de Ciudad Sandino, Municipio nuevo del Departamento de Managua, ubicado al Oeste de la Capital nicaragüense, enmarcado en el lado Oeste, Sur, Este y Norte de la Carretera Nueva a León, específicamente entre los kilómetros 10 y 13 y medio de la carretera mencionada.

Murió por una enfermedad que lo sacrificaba hacía ya varios años. Esa enfermedad le fue insuperable, en parte, por su estado de pobreza permanente.  Tenía más de 60 años. Hacía de todo: dirigente comunitario desde cuando comenzó sus trabajos comunales en “Miralagos”, una comunidad barrial capitalina que fue inundada por última vez por crecidas del Lago Xolotlán o de Managua en octubre de 1969, ocasión en que los pobladores fueron trasladados masivamente hacia este territorio, hoy llamado Ciudad Sandino,  mediante una operación que se conoció como Operación de Emergencia Nacional No. Tres, más conocida como “OPEN TRES”.

Desde entonces, 1969, se le conocía como “Barata” porque usaba un altoparlantes para ganarse la vida y para convocar a reuniones a los pobladores de “Miralagos”, y después en el OPEN TRES.

Gilberto Barberena Hurtado deja varios hijos, la mayoría ya adultos. Era dirigente comunitario, taxista, carpintero, albañil y también fue candidato a Alcalde, mediante Consulta Popular FSLN, en el año 2004.

Fue asimismo conductor o chofer de Ronald Paredes cuando este era uno de los dirigentes nacionales del Movimiento Comunal Nicaragüense.

Dije que fue uno de los fundadores de Ciudad Sandino. Efectivamente, cuando se produjo la llamada “Operación de Emergencia Nacional No. Tres”, ya mencionada, “Barata” Barberena Hurtado y su familia con niños y niñas pequeños, eran parte de centenares de seres humanos damnificados que fueron trasladados en camiones del Distrito Nacional y del Departamento de Carreteras (por el gobierno somocista genocida), de “Miralagos” hacia las tierras en lotificación y vendiéndose de aquel conocido terrateniente y lotificador desalmado, que se llamó Julio Blandón García.

Ya existían varias comunidades al Sur de donde fueron ubicados estos damnificados de “Miralagos”.

Yo le di cobertura periodística por el Diario LA PRENSA a este trasladado de seres humanos del Lago de Managua al territorio de aquel “OPEN TRES”. Recuerdo a Gilberto “Barata” Barberena Hurtado, el Padre o Sacerdote Pedro Miguel y otros, se encargaron de negociar, en diciembre de 1969, con Julio Blandón García el asunto de las medidas de los lotes y los precios, y las formas de pago.

Estuve con ellos, bajo lluvias copiosas de octubre, cuando con machetes, palas y cobas metálicas, se abrían paso entre hierbas altas, zacatales y serpientes, para ir colocando de una en una  a las familias damnificadas y en busca de lotes, lo que más tarde, al triunfo de la Revolución Sandinista en 1979, se convertiría en el hoy Municipio de Ciudad Sandino.

Pernocté con ellos, en medio de charcos, fango y zancudos, sobre “colchones” hechos con zacates cortados con machetes, al amparo de luces de candiles carreteros, mientras de noche y de día se iban “edificando” las primeras casitas con horcones y ripios de madera por donde son hoy la Casa Comunal “La Cachorra”, el Cuerpo de Bomberos, la Plaza Pedro Miguel y por donde estaban los autobuses de pasajeros del coronel GN somocista genocida, Victorino Lara.

Con el Padre Pedro Miguel y “Barata” Barberena Hurtado estaban las monjitas “Maricknol”, entre otras Maura Clark, famosas por su trabajo entre comunidades pobres y porque algunos de ellas fueron asesinadas por los gorilas genocidas de El Salvador.

Pedro Miguel, “Barata” Barberena” y otros, avanzaron rápido ayudando en la construcción de casitas humildes. “Barata” construyó la suya un poco al Sur de la Plaza, en cuya orilla quedaron casi todos los fundadores del hoy Municipio de Ciudad Sandino. (Hay abundancia de datos sobre esta fundación en mi libro “Ciudad Sandino”, situado en las Bibliotecas nacionales Rubén Darío y Roberto Incer Barquero, en las siete bibliotecas de las Alcaldía de Managua y en la Biblioteca de Ciudad Sandino).

Se avanzaba, sí, pero al mismo tiempo surgieron problemas graves. Primero, el agua se le compraba al mismo Blandón, quien la mandaba a vender en barriles, subidos en carretones jalados por caballos.

Blandón les negó un pedacito de terreno para Cementerio, para enterrar a sus muertos. Se tomaron un pedazo de tierra y sepultaron en él a la niña Carolina Calero. Blandón mandó a desenterrar el cadáver de Carolina Calero con alrededor de 20 guardias nacionales, quienes llegaron con fusiles automáticos en un camión de la Acción Cívica de la GN. El cadáver de Carolina fue, entonces, sepultado en un Cementerio al Sur de las comunidades que ya existían, donde su rastro o ubicación, se perdió. Ese Cementerio se llama hoy “Carolina Calero”.

Para luchar contra la manipulación por el agua potable, el Padre Miguel mandó a perforar un pozo dentro de la Iglesia recién construida.  El transporte público o interurbano entre aquel “OPEN TRES” y la Ciudad de Managua era desesperante.

Entre 1969 y 1974, después del Terremoto de 1972, era común ver las “romerías” de pobladores caminando a pie entre el “OPEN TRES” y la propia Ciudad de Managua. Cuando se lograba que funcionaran camionetas y autobuses, estos los traían hasta “La Ceibita”, en Monseñor Lezcano, del semáforo de Linda Vista cuatro cuadra  al Este.

En estas protestas y luchas comunitarias cotidianas andaban siempre el Padre Miguel, “Barata” Barberena Hurtado y otros conocidos luchadores de Ciudad Sandino.

Al estallar la Insurrección Sandinista Final de junio de 1979, “Barata” Barberena Hurtado tuvo que sufrir nuevamente los embates represivos de la Guardia Nacional somocista genocida. El 18 y 19 de Julio de 1979 participó en manifestaciones locales, y se integró al grupo de centenares de sandininenses que proclamaron el nuevo nombre de Ciudad Sandino con mantas, cartelones y en mítines públicos. Recibieron y saludaron el paso de la caravana popular del Frente Occidental Rigoberto López Pérez, el cual traía de León a Managua a la Junta de Reconstrucción Nacional, el 20 de julio de 1979.

Al registrarse el Triunfo de la Revolución Popular Sandinista, Gilberto “Barata” Barberena Hurtado y otros numerosos fundadores de Ciudad Sandino, no vacilaron en integrarse a los Comités de Defensa Sandinistas (CDS). “Barata” se integró y formó parte de los equipos de “Vigilancia Revolucionaria” de los CDS.

Poco a poco se fue convirtiendo en uno de los dirigentes comunitarios “cedesistas” populares y sandinistas más conocidos de Ciudad Sandino. Por decisión del gobierno revolucionario sandinista, Ciudad Sandino se convirtió en el Distrito I de la Capital, con Roberto Somoza Romero, a la cabeza, y de paso Somoza Romero y “Barata” Barberena Hurtado eran grandes amigos, desde cuando “Miralagos” y establecieron colaboración mutua.

 

A partir de la creación del Distrito Uno, a Ciudad Sandino le fue asignado personal, maquinaria y recursos técnicos-financieros de la Junta de Reconstrucción (Alcaldía) de Managua; también se instalaron delegaciones distritales de instituciones del gobierno central: salud, educación, policía, transporte, INE-ENEL, INAA, Cuerpo de Bomberos del entonces Ministerio del Interior, Corporación Municipal de Mercados de Managua, etc.; y también el Frente Sandinista y el Regional III de los CDS instalaron sus delegaciones oficiales. En la de los                             Comités de Defensa Sandinistas estaba “Barata” Barberena Hurtado.

Por interés comunitario y de la Defensa de la Revolución Sandinista, el equipo de “Barata” Barberena Hurtado se reunía con estos delegados gubernamentales y municipales, especialmente con los responsables de salud, delegación policial, con Roberto Somoza Romero, delegados de transporte urbano colectivo, los del INE e INAA.

Ciudad Sandino fue creciendo en Barrios, Asentamientos Humanos Espontáneos, en Zonas, hasta casi colindar con poblaciones del Municipio de Mateare, y al mismo tiempo crecía la organización e influencia de los CDS, convertidos en Movimiento Comunal Nicaragüense en 1988. También se desarrollaban los dos complejos comunales de Ciudad Sandino, uno situado en la esquina Sureste de la Plaza Pedro Miguel y el otro, conocido como “La Cachorra”, situado al Noreste, cerca de la entrada principal de Ciudad Sandino.

Al 90, Ciudad Sandino tenía ya calles adoquinadas y pavimentadas y se aproximaba a tener 100,000 habitantes en tan sólo un más de 11 kilómetros cuadrados, el territorio más densamente4 poblado de Nicaragua.

En esa lucha seguía batallando “Barata” Barberena Hurtado. Siempre pobre y angustiado porque sus ingresos salariales no le ajustaban para el sustento normal de su hogar. El Frente Sandinista perdió las elecciones de febrero de 1990, y las relaciones políticas con los derechistas de la disipada Unión Nacional Opositora y del Partido Liberal Constitucionalista de Arnoldo Alemán Lacayo, se agriaron, se volvieron violentas en muchos lugares de Ciudad Sandino (y en general en Nicaragua).

El Movimiento Comunal Nicaragüense, heredero de los CDS, continuó fortaleciéndose en Ciudad Sandino, con el equipo de “Barata” Barberena Hurtado a la cabeza. “La Cachorra” fue ampliada y mejorada y se volvió centro cultural, punto de reuniones y asambleas de toda Ciudad Sandino, centro de entrenamientos deportivos, Biblioteca, el centro esencial de trabajo del MCN y espacio para fiestas comunitarias. El mismo papel se le asignó a la otra Casa Comunal de la orilla de la Plaza Pedro Miguel.

“Barata” Barberena Hurtado se metió también a formar parte del Comité Amplio para solicitar a la Asamblea Nacional que el Distrito Uno de Ciudad Sandino fuese convertido en Municipio. “Barata” se convirtió en aliado,  o “socio comunitario y municipal”, de Manuel Pinell Garay, primer Alcalde de Ciudad Sandino. Pinell es administrador de empresas y funcionario actual en el Instituto de Fomento Municipal.

Con el Alcalde Pinell Garay, el Concejo Municipal y 35 Organizaciones No Gubernamentales, Sindicales, Religiosas, Populares y Comunitarias, como la suya del Movimiento Comunal, “Barata” Barberena Hurtado formó parte también del Comité de Desarrollo Municipal de Ciudad Sandino.

 

En este período edilicio de Pinel Garay hice yo la investigación correspondiente y escribí el libro “Ciudad Sandino, 30 años cumplidos”, en realidad se hizo por iniciativa de “Barata” Barberena Hurtado, pues parte de los fondos iniciales para movilización los consiguió él por medio del Movimiento Comunal Nicaragüense.

“Barata” Barberena Hurtado se convirtió en un hombre muy popular, muy conocido en Ciudad Sandino y en gran parte del Municipio de Managua. Se “lanzó” de candidato a Alcalde, mediante Consulta Popular, en una elección reñida por intereses de grupos y fue declarado perdedor, aunque “Barata” siempre sostuvo que él fue el ganador de la candidatura en la Consulta Popular. Le ofrecieron la Vicealcaldía y no quiso tomarla.

 

Por este motivo, se disgustó y se alejó un poco de la estructura del Frente Sandinista. Lo ocurrido en esta lucha política, más su salud deterioriada, la pobreza acentuada, su casa en  mal estado, el automóvil en que hacía labor de taxista se le había deteriorado, todo esto, le fue minando su espíritu, más el fumado incesante, hasta su fallecimiento este pasado 23 de julio del 2011.

 

Durante su vela, el patio de su casa y la calle de enfrente estaban repletas de amigos, familiares, vecinos, conocidos y también desconocidos que admiraron siempre el comportamiento amistoso, solidario, comprensivo, de desvelos permanentes, el espíritu comunitario de aquel “Barata” Barberena  humilde, sencillo, trabajador incansable, que conocieron desde que juntos vivieron las calamidades de las inundaciones en “Miralagos”, en el Lago Xolotlán o de Managua.

Otra multitud de gente acudió a su sepelio en el Cementerio “Carolina Calero”, por el cual “Barata” Barberena Hurtado siempre peleó y ayudó a consolidar en lado Sureste de Ciudad Sandino..

Entre otros amigos de Gilberto “Barata” Barberena Hurtado en su vela vi a Juana Cuarezma Flores, quien fuera Vicealcadesa de Ciudad Sandino, Orlando Blandón Lagos, quien fue coordinador de los CDS y del Movimiento Comunal en Managua; Guillermo González, también  exvicecalde de Ciudad Sandino, Enrique Picado, dirigente nacional del MCN; Roberto Somoza Romero, quien fue Delegado del Distrito Uno cuando el gobierno revolucionario sandinista y también fue Alcalde de Ciudad Sandino.

La herencia de “Barata” Barberena Hurtado es, fundamentalmente, para todo el Municipio, en ejemplos de servicios comunitarios a los pobladores, en solidaridad, en entrega por los demás sin esperar nada a cambio, amistoso a pesar de las adversidades y un espíritu de colaboración y coordinación para resolver asuntos sociales de la gente en Ciudad Sandino.

 

Managua, 25 de julio del 2011.

 

Pablo E. Barreto Pérez:  periodista, investigador histórico, fotógrafo, Cronista de la Capital, Orden Independencia Cultural Rubén Darío, Hijo Dilecto de Managua, Orden Servidor de la Comunidad del Movimiento Comunal Nicaragüense, Orden José Benito Escobar Pérez de la Central Sandinista de Trabajadores (CST nacional) y Orden Juan Ramón Avilés de la Alcaldía de Managua.

Residente en la Colonia del Periodista No. 97, frente al portón del parque, en Managua. Teléfonos: 88466187 y 22703077.

Anuncios

Acerca de Pablo Emilio Barreto Pérez

Pablo Emilio Barreto Pérez es: *Orden Independencia Cultural Rubén Darío, *Orden Servidor de la Comunidad e Hijo Dilecto de Managua.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.