Libia popular masacrada por endemoniado imperialismo salvaje

Este artículo lo escribí unos dos meses antes de que los gobiernos imperialistas de Estados Unidos, Reino Unido, Francia y sus demás compinches criminales, neocoloniales, agresores militares genocidas, invasores militares de territorios ajenos, ladrones descarados de recursos naturales ajenos como petróleo, metales, dinero, joyas arqueológicas y culturales, sí, unos dos meses antes de que estos gobiernos mencionados mataran a Kadafi, jefe de  Estado y de gobierno de Libia, y también mataran a miles de ciudadanos libios, después de agredir a un país, un territorio que no es el de ellos, sí, y también con sus fuerzas mercenarias y de traidores, apoyados por las bombas de la Organización del Atlántico Norte (OTAN), lanzadas mediante misiles desde barcos de guerra en el Mediterráneo, sí, esos tres gobiernos neocoloniales salvajes,  que como vampiros chupan la sangre de la Humanidad, que ya están apoderados del país y su petróleo, para entregárselo a los oligarcas canallas de las empresas trasnacionales de estos tres países imperialistas, que le vienen robando al Mundo entero desde hace más de 500 años (caso de Reino Unido y Francia, y Estados Unidos desde hace 200 años).

Sí mataron traicioneramente a Kadafi, como hicieron de la misma manera con Sadam Huseim en Irak; dividieron a la población Libia, virtualmente desbarataron al régimen solicialista creado por el pueblo libio.

Sin embargo, estos cobardes neocolonialistas, enemigos de la Humanidad, saldrán del territorio libio como los yanquis genocidas, con Nixon a la cabeza, salieron apaleados de Vietnam. El petróleo libio, que tanto bienestar le había dado a ese pueblo legendario del desierto, desde la década del 60-70, mediante una Revolución Popular, volverá  seguramente a manos del pueblo libio, y los libios honestos, los que no son traidores ni mercenarios de estos agresores militares neocoloniliastas, también reconstruirán su Patria y al régimen socialista.

Me pregunto: ¿Por qué la Corte Internacional de Justicia de las Naciones Unidas, ubicada en La Haya, Holanda, no sienta en el banquillo de los acusados a estos tres gobiernos genocidas y ladrones por haber agredido a Libia pequeña y casi desarmada, y por haber matado a Kadafi y a miles de ciudadanos libios? ¿Por qué no los condenan por estarse robando ya el petróleo libio? ¿Por qué no enjuician a toda esa escoria humana de mercenarios y traidores que vendieron a Libia por unos cuantos dólares?

Libia popular masacrada por endemoniado imperialismo  salvaje

*Mercenarios, contrarevolucionarios, traidores, vendepatrias y serdvidores arrastrados de potencias imperialistas, neocolonialistas, agresoras militares y saqueadores de recursos naturales (petróleo, gas, metales, etc.), facilitan maniobras asquerosas de los gobiernos criminales gringo, inglés, francés, y de paso los sionistas asesinos del Medio Oriente, todos los cuales buscan cómo repartirse esas riquezas y territorios ajenos, a costas de matanzas  horrendas como hacen actualmente en Irak, Afganistán, Pakistán y Colombia, por ejemplo.

*Este territorio del Norte de África ha sido martirizado por colonizadores feroces desde hace más de tres mil años

*Nazifascistas italianos y alemanes, y después gringos, ingleses y franceses, también clavaron sus garras en la garganta del pueblo y territorio libio.

*Son esos mismos verdugos colonizadores los que están matando libios nuevamente, ahora  con sus misiles cruceros explosivos


Pablo E. Barreto Pérez

*Endemoniados gobiernos imperialistas genocidas  y antiguos colonizadores de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia (y ahora  Naciones Unidas también) lanzan una tormenta infernal de misiles explosivos contra el pueblo libio socialista y su territorio, del cual intentan eliminar al régimen de Kadafi, para borrar la revolución socialista y robarse el petróleo

*El “Premio Nobel de la Paz” de la Casa Blanca norteamericana, de esta forma continúa la matanza de centenares de miles de seres humanos, iniciada por el filibustero nazifascista George Bush en Irak, en Pakistán, en Afganistán, en varios países africanos y en Colombia, por ejemplo

*Verdugos guerreristas y ladrones de recursos naturales ajenos son los mismos colonialistas, neocolonialistas  e imperialistas-nazifascistas, “enemigos de la Humanidad”, que provocaron la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial, las matanzas en Kosovo y actualmente están empecinados con las nuevas matanzas de seres humanos en Irak, Afganistán, Pakistán y Colombia.

Nota: Este artículo lo escribí hace varios meses, cuando se iniciaba la agresión o masacre contra el pueblo libio y su territorio por parte de los agresores, invasores militares y ladrones colonizadores de siempre: gobiernos imperialistas de Estados Unidos, Inglaterra, Francia (y aparece en la sombra el sionismo genocida de Israel), quienes, con el auxilio de  mercenarios, contrarevolucionarios, traidores, vendepatrias y negociantes, masacran de forma infernal a la población civil libia, y de paso destruyen la infraestructura y Medio Ambiente de Libia.

Con estos mercenarios y traidores (dicen que ¿son libios?), estas potencias imperialistas coloniales asquerosas, parecieran estar propiciando pleitos de perros callejeros, o peleas de gallos ennavajados, para que los pueblos se acuchillen, se perforen a balazos, y al mismo tiempo ellos cobardemente bombardean infernamente desde afuera, para después, con los países heridos mortalmente por sus mercenarios y ellos mismos, entonces, caen como los buitres a hartarse los recursos naturales y territorios que nunca fueron suyos.

Todo está quedando bien claro: Los objetivos de los países imperialistas neocoloniales están trasparantes como las aguas del Lago Baikal: dividir Libia, repartirse entre estos buitres las reservas de petróleo de 46 mil millones de barriles, repartirse el oro de las reservas libias y africanas, repartirse también el gas libio, y de paso intentan desesperadamente dividir a los pueblos del Medio Oriente, para ver si salvan del precipicio en que ellos mismos se han metido después de agredir al mundo entero con sus guerras neocoloniales de rapiña.

Estos imperialistas pretenden somalizar Libia. De allí tendrán que salir derrotados, como salieron de Vietnam, de Cuba, y van a tener que salir de Afganistán, Pakistán, de Colombia.

El artículo mencionado es el siguiente. Lo actualizo para que se lea en INTERNET:

La Libia socialista, de apenas seis millones 300,000 habitantes, ubicada en un millón 775 mil kilómetros cuadrados, en el norte de África y parte del legendario Desierto de Sahara, en la mera orilla del mítico Mar Mediterráneo, la Libia del Congreso General del Pueblo, de los Consejos Populares y de los Comités Populares, la Libia de la Democracia Popular Directa, está siendo atacada cobarde y militarmente con centenares de misiles cruceros  explosivos o de largo alcance por los tres principales verdugos genocidas del imperialismo o capitalismo salvaje (Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, antiguos colonizadores, neocolonizadores, agresores militares directos y ladrones de recursos naturales ajenos), y se suma ahora con perversidad y alevosía traidora el secretario general de la Naciones Unidas, Banki-moon.

Lamentablemente horrible, pues Banki-moon, secretario general de la ONU, debiera andar mediando para preservar la paz en el Medio Oriente, pero ¡qué espantoso¡, al revés, pareciera estar sumado alegremente a la fiesta de matanza de seres humanos, decidida por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, dominado desde siempre por Estados Unidos y otras potencias militares imperiales neocolonialistas como las ya señaladas, cuyos integrantes o representantes en realidad representan a las oligarquías industriales de los armamentos, del negocio de las agresiones militares para apoderarse del petróleo del Medio Oriente y en otros países en nuestra Madre Tierra, y del negocio de los banqueros para los préstamos neocolonialistas chantajistas neoliberales globalizados, como ha venido ocurriendo en las dos décadas pasadas en América Latina y ahora en algunos países europeos “civilizados” y antiguos colonizadores de la Europa de hoy, cuyas oligarquías crueles aún sueñan con tenernos las botas puestas en el pescuezo y con tener esclavos negros, indígenas y latinos en sus plantaciones o enclaves coloniales.

Tengo la impresión de que el coronel Kadafi es sólo el pretexto para desatar una agresión militar de enormes proporciones contra el pueblo libio, al cual por supuesto no le perdonan “ser un mal ejemplo” con su Revolución Social socialista en medio de un sector geográfico y poblacional cada vez más convulso en el Medio Oriente, donde a los imperialistas yanquis, ingleses, franceses y otros, les interesa el control total de los gobiernos y territorios, para seguirse robando igualmente en gran escala el petróleo y otros recursos naturales de esta parte del Mundo.

Esta agresión militar del imperialismo o capitalismo salvaje, más el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y el secretario general de la ONU, Banki-moon, contra Libia socialista del Congreso General del Pueblo y de los Congresos Populares, está enmarcada indudablemente en planes perversos cuidadosamente concebidos de aniquilar esta Revolución Popular (y de paso robarse petróleo y otros recursos naturales), pues de allí fueron sacados para siempre en 1969 los opresores imperialistas norteamericanos, franceses e ingleses y capitalistas locales que se amparaban en la monarquía de Idris. Desde entonces, ya no se roban descaradamente el petróleo libio.

Congresos Populares usan petróleo para mejoras en Libia

El gobierno libio, encabezado por Moamuar al Kadafi, emprendió reformas económicas, políticas y sociales profundas, desde 1973, con el fin de utilizar el petróleo libio para mejorar las condiciones de vida de la población de Libia, al extremo de que en sólo cinco años de gobierno revolucionario socialista, Libia dejó de ser el país más pobre del Norte de África, al extremo de que según el Almanaque Mundial 2011 (elaborado y editado en Estados Unidos), tiene un percápita  de 14,600 dólares anuales.

Casi al mismo tiempo, el nuevo gobierno libio organizó el llamado Congreso General del Pueblo, en el cual se enmarcan los Congresos Populares, los Comités Populares, la llamada Democracia Popular Directa, todos los cuales son órganos u organizaciones populares mediante las cuales los pobladores libios, en barrios, centros de trabajo, en fábricas, oficinas gubernamentales, dentro del Ejército, en el campo, en el Desierto del Sahara, discuten y deciden qué hacer con su soberanía nacional, con sus recursos naturales, entre los cuales se cuentan el petróleo, acero, maquinaria, metales, equipos eléctricos, aceitunas, papas, cacahuates, ovinos, caprinos y bovinos.

Libia exporta 33, 970 millones de dólares al año, fundamentalmente por petróleo y metales, según el Almanaque Mundial 2011, ya mencionado.

En 1977 el Congreso General del Pueblo le puso el nuevo nombre a su país de: Gran Yamahiriya Libia  Árabe Socialista, lo cual ya desagradó mucho más a los gobiernos de países imperialistas mencionados, los cuales están convertidos en “enemigos de la Humanidad” desde hace casi cinco siglos, pues han venido implantando el terror por el mundo entero con sus invasiones militares, agresiones militares, matanzas de seres humanos y colonización de nuestros territorios, por ejemplo Libia misma, toda África y toda América Latina.

¿Revancha terrorista del imperialismo?

Esto fue suficiente, como en los casos de las agresiones militares a la antigua URSS, el bloque de países socialistas, Cuba, China y Vietnam, para que el gobierno criminal de Ronald Reagan, el Pentágono o Ministerio de Defensa, la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y la Secretaría de Estado (Ministerio de Relaciones Exteriores) de Estados Unidos, acusara a Libia de financiar y practicar terrorismo, y al mismo tiempo le impusieran bloqueo económico y le bombardearan ciudades como Trípoli y Benghazi, en abril de 1986.

Durante esos bombardeos aéreos sobre territorio libio, en 1986, también fue bombardeada la casa de Moamuar al Kadafi, donde le mataron a una hija.

Esto ocurrió casi al mismo tiempo en que el gobierno de Estados Unidos fue condenado a indemnizar a Nicaragua 17,000 millones de dólares, en junio de 1986, precisamente, por su agresión militar mercenaria en contra de población y territorio nicaragüense, donde sus aliados contrarrevolucionarios somocistas y mercenarios, con instrumental de guerra norteamericano, mataron a 40,000 nicaragüenses, ocasionaron destrucción masiva en infraestructuras del país, minaron e hicieron explotar puertos, puentes, torres de sostén de cables eléctricos de alta tensión, etc.

Terroristas imperialistas acusan a otros de ser terroristas

Sin embargo, en sus discursos, en sus libros, en sus periódicos privados, en sus televisoras, en sus radioemisoras, en sus “libros blancos”, los gobiernos genocidas imperialistas de Estados Unidos, Gran Bretaña y los antiguos colonizadores europeos, aparecían y aparecen ahora, afirmando que los terroristas son los gobiernos de Libia, Cuba, Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Vietnam, etc., cuando en realidad el terrorismo oficial, estatal, el terror contra el mundo en la Madre Tierra, llega a países como Libia desde Estados Unidos, desde Gran Bretaña, desde Francia, y ahora hasta desde España, cuyo gobierno actual se arrastra a lamer la bota imperialista yanqui y de las Naciones Unidas.

El gobierno norteamericano, encabezado por el filibustero racista nazifascista de George Walker Bush, creó a Bin Laden para hacer atentados terroristas en diversas partes del mundo, y echar la culpa de esas matanzas planificadas por ellos a otros países como Libia, y eso es lo que ha venido ocurriendo, pero además el gobierno criminal de Estados Unidos fabricó el infundio de que el gobierno irakí tenía armas químicas de exterminio masivo, y eso fue suficiente para agredir militarmente el país, en marzo del 2003, e  iniciar una matanza de centenares de miles de seres humanos que no ha terminado; mataron al presidente de Irak, le roban ahora su petróleo a Irak, ¿qué ley internacional es esa?, ¿sólo la ley del más fuerte, del más violento y brutal como son estos genocidas yanquis, ingleses y franceses?

En 1991, las siete naciones más industrializadas, es decir, los países del reinado de las empresas  y bancos trasnacionales (Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Canadá, Italia, etc.), impusieron sanciones a Libia porque Gadafi rechazó una petición de extradición relacionada con las enfermeras búlgaras y un médico palestino, acusados por el gobierno libio de que supuestamente habían contaminado de SIDA a 438 niños libios.

En busca de mejorar sus relaciones diplomáticas e internacionales, el gobierno libio finalmente puso libres a las enfermeras búlgaras y al médico palestino, en 2007, y también cedió en cuanto a desmontar un programa de desarrollo nuclear con fines pacíficos, en territorio libio, en su territorio soberano, no en territorio gringo, ni en el Reino Unido, ni en Francia, ni en ninguna otra parte.

El asunto venía cambiando aceleradamente desde 2007, pues Gadafi fue recibido con honores de jefe de Estado en Francia, en España, en Italia; y hasta la Organización No Gubernamental Human Rights Wachh, informó que Libia había mostrado progresos en los Derechos Humanos, pues en todos los años anteriores el régimen socialista de Gadafi había sido acusado reiteradamente por los regímenes imperialistas mencionados y algunos gobiernos europeos (antiguos colonizadores) de estar violando los “derechos humanos” de los libios y de ser un gobierno terrorista.

Mientras tanto, Kadafi ha venido consolidando los Mandos Populares y Sociales de los Congresos Populares y de los Comités Populares, los cuales gobiernan, deciden masivamente en territorio libio, porque allí no hay capitalistas opresores salvajes y saqueadores como sí los había hasta el triunfo de la Revolución en 1969

“Luna de miel” primero, y de repente se desata el infierno sobre territorio libio

Todo parecía estar envuelto en una “luna de miel”, en los últimos tres años, entre los gobiernos imperialistas y europeos mencionados con el gobierno libio, más las Naciones Unidas, pero ¡de repente aparecieron grupos de supuestos “rebeldes” tomándose algunas ciudades y puertos de Libia, y de inmediato, sin pensarla, sin vacilaciones, los enemigos imperialistas vieron ya la oportunidad de liquidar a la Revolución Socialista Libia, corrieron a reunir al Consejo de Seguridad de la ONU, al servicio de estos países agresores, convocaron también al instrumento bélico guerrerista y agresor que tienen en Europa, la Organización del Atlántico Norte (OTAN), e iniciaron su intromisión y agresión a territorio libio, dándole apoyo descarado a los “rebeldes” y luego ya escalaron alegremente la agresión militar, lanzando centenares de misiles cruceros explosivos sobre ciudades y territorio libio, causando daños materiales fatales. E incluso han matado a numerosos civiles.

¿Esos “rebeldes” son mercenarios de estas potencias neocoloniales del imperialismo salvaje infernal, o endemoniado?, pues resulta difícil creer que el mismo pueblo organizado en la Asamblea General del Pueblo y de los Congresos Populares, sí, resulta poco creíble que los mismos pobladores organizados estén atentando contra su sistema socialista, revolucionario, que los ha sacado de la miseria en que los tenían los capitalistas salvajes, la monarquía y las empresas trasnacionales ladrones del petróleo. Digo esto porque en Libia han resuelto en porcentaje elevadísimo los asuntos de empleo, el agro o campo han sido  ampliamente desarrollado a pesar de que el territorio libio mayoritariamente está en suelo desértico,; la inmensa mayoría tienen viviendas, no pagan energía eléctrica domiciliar, en estos momentos el Estado de Masas o gobierno libio les está facilitando una especie de furgoneta para cada familia, etc., según he leído en artículos e fuentes árabes en Internet.

¿Qué significa “zona de exclusión aérea”? ¿Es otro bloqueo económico, militar y comercial, para matar de hambre al pueblo libio? ¿No es eso terrorismo estatal imperialista (y de Naciones Unidas ahora) del más crudo y brutal? Esta forma de actuar me recuerda cuando los agresores imperialistas yanquis invadían nuestra Nicaragua con sus tropas agresoras en 1912 y 1926, y declaraban: “Esta zona es “neutral”, mientras allí mismo en la “zona neutral” estaban matando a nuestra gente humilde y a los patriotas como Benjamín Zeledón Rodríguez y al General Sandino. Eso mismo están haciendo actualmente en Libia, con la diferencia de que como todo matón l servicio de oligarcas cobardes, está usando misiles explosivos de largo alcance, para destruir el país. ¿Quién o quiénes acusan a estos imperialistas criminales (yanquis, ingleses, francés y OTAN) por estos crímenes de lesa humanidad?

¿A cuántos seres humanos han matado los misiles?

¿A cuántos seres humanos han matado ya con estos misiles cruceros? ¿Son misiles nucleares? ¡Los están lanzando desde fragatas, submarinos y aviones¡ ¡Claro, no se han atrevido a lanzar tropas por tierra, porque los Consejos Populares y Comités Populares libios los podrían dejar entrampados y en tumbas calientes y profundas en el Desierto de Sahara¡

¡Cuidado imperialistas les pasa lo de Vietnam¡ ¡Libia tiene un  Ejército soportado en masas populares¡ Kadafi es el jefe del Estado Libio, asentado en los Congresos y Comités Populares¡

Cuando el movimiento político y militar libio actual derrocó a la monarquía servil del imperialismo en Libia, Kadafi tenía apenas 27 años. Hoy tiene 68 años, y con una experiencia acumulada que pocos gobernantes tienen en el mundo. Kadafi es el coordinador de la Unión Africana.

Así que allí también se juegan los intereses del resto de África, aunque la Liga Árabe también sea lame botas de los agresores imperialistas. Además, como es sabido, en el caso de América Latina, Kadafi tiene el apoyo de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de nuestra América, aunque el “premio Nobel de la Paz” norteamericano, de la Casa Blanca imperialista yanqui, Barack Obama, negro al servicio de la guerra por negocios neocoloniales sucios y sangrientos,  atiza el infierno endemoniado de fuego contra la Paz en el Medio Oriente.

Ojalá Banki-moon, Obama Premio Nobel de la Paz sin justificación alguna, la ONU, los gobernantes ingleses, franceses y europeos, reflexionen y detengan esa masacre o ataques militares mortales contra el pueblo libio, donde nada tienen qué hacer, pues allí debe resolver su problema interno el pueblo libio, y no deben entrometerse, mucho menos intentar robarse el petróleo y otros recursos naturales libios.

Libia colonizada por más de tres mil años, hasta por nazifascistas alemanes

Finalmente, sólo recuerdo aquí que la tragedia política, militar, social, económica y de dominio de otras potencias coloniales extranjeras, es, quizás, una de las peores del mundo o Madre Tierra, pues Libia ha sido colonizada por la fuerza desde hace más de tres mil años.

Los primeros en imponerle dominio colonial fueron los cartagineses (la Tierra mediterránea de Aníbal, ubicada en la orilla del Mar Mediterráneo, donde es hoy Túnez), antes de que Cartago fuera destruida por los romanos.

Entre los siglos VIII y VI antes de nuestra era, o de Cristo, Libia estuvo  sometida al dominio sucesivo de fenicios (Tripolitania) y de griegos (Cirenaica), cuyos gobiernos coloniales fundaron varias ciudades.

Luego volvió Libia a estar dominada por Cartago. Los romanos desalojaron a los cartagineses. Casi al mismo tiempo, Cirenaica cayó en poder del Imperio Persa (el cual estuvo ubicado donde es hoy Irak).

A finales del Siglo VI anterior a Cristo, Cirenaica cayó en poder de los faraones egipcios. El dominio de los egipcios duró hasta el Siglo I de la era cristiana, cuando el Imperio Romano se apoderó por medios militares (agresiones, invasiones militares, como las de hoy con yanquis, ingleses y franceses) de todas las ciudades que fundaron los fenicios en territorio libio.

A mediados del Siglo VII de nuestra era, después de Cristo, Libia enfrentó la invasión árabe, la cual sacó a los romanos y sometió a los pobladores libios al Califato de Bagdad, y su conversión al islamismo.

Según documentos históricos, en este período hubo una intensa piratería de europeos, árabes y asiáticos en contra del territorio libio, en medio de lo cual aparece el Imperio Español en el Siglo XVI, e invadió con sus tropas coloniales todo el territorio libio, apoderándose de todas las ciudades, fundadas por los anteriores colonizadores antiguos.

Este Siglo XVI es el mismo en que se produce la invasión de los españoles colonizadores en América.

Al llegar los españoles, colonizadores genocidas, se produjo una tenaz resistencia de las tribus y del pueblo libio. Para apaciguar ánimos de las tribus, el Imperio Español por medio de las armas intentó imponer “pachás” (príncipes) por regiones, pero todos sus planes fueron rechazados por los pobladores libios.

El dominio criminal español se impuso en medio de la piratería. En ese mismo Siglo XVI aparecieron pobladores de la tribu de los Senusi y una confraternidad religiosa de la Zona de Cirenaica, cuyos integrantes hicieron feroz resistencia a los colonizadores españoles.

Sin embargo, a pesar de la tenaz resistencia de los pobladores libios, el territorio de Libia volvió a caer en manos coloniales, esta vez en poder de los turcos (Turquía), quienes igualmente se impusieron a sangre y fuego en el siglo XVI.

La feroz resistencia de las tribus o pueblo libio continuó sin cesar desde el Siglo XVI (el mismo siglo de llegada de los colonizadores españoles a América), hasta que lograron arrancar de suelo libio las garras de los turcos,  en 1911.

Nazifascistas también verdugos colonizadores

Sí, hasta en 1911. Sin embargo, casi inmediatamente Libia fue víctima de otro verdugo colonialista, esta vez el italiano, ya encabezado por los fascistas de Benito Mousolini. La resistencia del pueblo libio continuó, y debido a eso, inicialmente los fascistas italianos sólo pudieron tomarse militarmente a Trípoli.

Empero, en 1922, los colonizadores fascistas italianos (eran  “socialistas”, decían ellos) a punta de fuego militar arrasador, se impusieron y dividieron el territorio libio en tres zonas, mientras las tribus y pobladores en resistencia se subieron a las montañas de Cirenaica, para continuar la lucha política y militar contra los invasores.

Los fascistas de Mousolini impusieron discriminación racial y prohibieron las actividades culturales propias de los libios. La resistencia del pueblo libio continuó encarnizada, esta vez jefeada por el jefe rebelde Omar Mukhtaf, durante otros nueve años. En 1931, las tropas colonialistas fascistas de Mousolini en una operación militar envolvente, rodearon a centenares de pobladores e integrantes de tribus en las montañas de Cirenaica, donde operaban encabezadas por Mukhtaf, y ejecutaron una gran matanza, incluyendo el asesinato del jefe rebelde libio.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial, Mousolini, aliado incondicional de los imperialistas tiránicos y genocidas  nazifascistas alemanes, encabezados por Hitler, entregaron totalmente el territorio libio a la tropa del Tercer Reich, jefeadas por el general Rommel, alemán.

Libia, entonces, el suelo legendario libio fue escenario de grandes batallas entre los dos grupos imperialistas: el alemán y el inglés.

Al ser derrotados los imperialistas tiránicos y sanguinarios alemanes, el territorio libio fue ocupado, nuevamente, ahora por tropas de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, cuyos gobernantes dividieron el territorio de Libia en otras tres zonas.

Se instalan los nuevos colonizadores

Al terminar la Segunda Guerra Mundial, o matanza de 51 millones de seres humanos, provocada por los imperialistas y los nazifascistas alemanes, entre 1936 y agosto de 1945, no se conocía que hubiese petróleo en Libia. Los tres gobiernos imperialistas mencionados instalaron sus bases militares, cada uno de ellos, en territorio libio. Inclusive, la base militar de Estados Unidos en Libia, llegó a ser una de las más grandes del mundo, para mantener geodominio militar y agresiones militares en el Medio Oriente.

Como es sabido, la Primera Guerra Mundial estalló debido a que las potencias coloniales o imperialistas salvajes (Inglaterra, Francia y otras) intentaban repartirse, como aves de rapiña, aquellos territorios que todavía no estaban en poder de ellos, o que se les habían escapado de las manos.

Y la Segunda Guerra Mundial fue, en cambio, atizada por los regímenes imperialistas, a través de los nazifascistas alemanes, para que estos se lanzaran contra la Unión Soviética, “sueño dorado” de imperialistas, para destruirla, pero ocurrió que Hitler y su pandilla de asesinos tenían otros planes: apoderarse de toda Europa, Asia, África y del mundo entero.

El neocolonialismo se hizo mucho más difícil, porque más bien el régimen socialista europeo se hizo mucho más fuerte después de la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, los tres gobiernos imperialistas ocupantes del territorio libio desataron entre ellos grandes controversias por el destino de Libia, y entonces para tener un fiel servidor de sus intereses geopolíticos y militares en el Medio Oriente, decidieron organizar una monarquía, poniendo a la cabeza de la misma al Emir Sayad  Idris, quien había colaborado con los “aliados” capitalistas durante la Segunda Guerra Mundial.

De ese modo cómodo y  acomodado, en 1951 se proclamó la Independencia de Libia en Bengazi y el  establecimiento de la monarquía hereditaria, encabezada por Idris I.

En 1953, Libia ingresó en la Liga Árabe, y ese mismo año, la monarquía cedió concesiones exploratorias a sus amos ingleses y norteamericanos, por medio de empresas trasnacionales, para buscar petróleo en territorio libio.

Libia fue admitida como país o Estado “Independiente” en 1955. En 1960, Libia se convirtió en otro de los grandes productores de petróleo del Mundo. ¡Claro, eso sí, ese petróleo pasaba a ser propiedad de empresas trasnacionales inglesas y norteamericanas ¡,  pues para eso estos países imperialistas habían ocupado el territorio libio y organizado una monarquía.

El dinero del petróleo iba para los bancos de los propietarios de estas empresas petroleras imperialistas inglesas y norteamericanas, mientras al mismo tiempo crecía la pobreza extrema de la población libia, y la corrupción caminaba a trote de camellos.

Mientras tanto, un grupo de  libios cursaban estudios militares en academias de Londres, entre otros, el Capitán Moamuar al Kadafi. En 1963, las tres zonas mencionadas, de tipo federación, fueron cambiadas  a 10 Distritos.

Golpe de Estado transformado en Revolución Socialista

El primero de septiembre de 1969, aprovechando que el monarca de los imperios mencionados estaba fuera del país, un grupo de oficiales antifeudales del  Ejército libio, encabezados por el entonces Capitán Kadafi, desataron un “Golpe de Estado”, y le dieron un vuelco total al sistema opresivo y vendepatria de la monarquía, impuesta por los últimos invasores y colonizadores: ingleses, norteamericanos y franceses.

Se estableció el Consejo Supremo de la Revolución. Se inició inmediatamente un proceso de transformaciones antifeudales. La monarquía fue abolida y se proclamó la República Árabe Libia, cuyo Consejo Supremo exigió la salida inmediata de las tropas británicas y norteamericana que estaban ocupando el territorio nacional.

Asimismo, fueron confiscadas las tierras ociosas, propiedad de extranjeros, y entregadas a campesinos organizados en Consejos Populares. Se iniciaron construcciones de viviendas en forma masiva, se implantó la enseñanza obligatoria y gratuita y los servicios médicos gratuitos, en forma masiva;  se inició también la nacionalización del petróleo y se estableció la práctica del Islam como religión oficial.

En 1970, el gobierno libio inició un proyecto grande de desarrollo industrial, y en 1976 otro proceso para institucionalizar el nuevo sistema sociopolítico libio, lo cual incluyó la consolidación del Congreso General del Pueblo, el cual elige a las autoridades gubernamentales, incluyendo al líder libio, Moamuar al Kadafi, quien opera como jefe de la Revolución y no como jefe del gobierno.

En 1977 este Congreso General del Pueblo, reunido en Sebba, le cambió el nombre al país: ahora se llama Yamahiriya Libia Árabe Popular Socialista.

Libia es un país “No Alineado” que ha proclamado su apoyo a los movimientos de Liberación Nacional en otros países del mundo.

La economía libia gira mayoritariamente en torno a  la extracción y exportación de petróleo. En 1979 ya producía  103, 500.000 toneladas de petróleo. Existen seis refinerías.

Es conocido por el mundo entero que Kadafi es el autor del llamado Libro Verde, mediante el cual plantea precisamente la organización sociopolítica popular de Libia, la cual, según el líder libio, no se parece a la capitalista ni a la marxistaleninista.

En otro artículo voy a escribir y publicar un historial más amplio sobre Libia, cuya revolución socialista  intentan aplastar los verdugos imperialistas de los gobiernos genocidas de Estados Unidos, Reino Unido y Francia, a los cuales se les han unido ahora el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, lo cual resulta más perverso a los ojos del Mundo o Madre Tierra.

Pablo E. Barreto Pérez: periodista, investigador histórico, fotógrafo, Cronista de la Capital, Orden Independencia Cultural Rubén Darío, Hijo Dilecto de Managua, Orden Servidor de la Comunidad del Movimiento Comunal Nicaragüense, Orden José Benito Escobar Pérez de la Central Sandinista de Trabajadores (CST nacional) y Orden Juan Ramón Avilés de la Alcaldía de Managua.

Residente en la Colonia del Periodista No. 97, frente al portón del parque, en Managua, Teléfonos: 88466187, 88418126 y 2270307.

Anuncios

Acerca de Pablo Emilio Barreto Pérez

Pablo Emilio Barreto Pérez es: *Orden Independencia Cultural Rubén Darío, *Orden Servidor de la Comunidad e Hijo Dilecto de Managua.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Libia popular masacrada por endemoniado imperialismo salvaje

  1. Garth Mans dijo:

    Just added your site to my set of value reading blogs

Los comentarios están cerrados.