Socialismo

!Socialismo, socialismo¡, régimen social del futuro de la Humanidad¡

Pablo E. Barreto Perez

El Socialismo es el régimen social que sustituye al capitalismo, y cuyas características esenciales son la propiedad social sobre los medios de producción y de la tierra, la ausencia de explotación del hombre por el hombre y la producción planificada de mercancías; es el primer escalón de la formación económico-social comunista.

El socialismo es radicalmente opuesto al capitalismo. La supresión de la propiedad privada sobre los medios de producción y el afianzamiento de la propiedad social transforman la faz económica y política-social de la sociedad. En el Socialismo (científico), el objetivo de la producción ya no es la obtención de beneficios por parte de propietarios privados, sino la satisfacción máxima posible a favor de la población en general, en los límites del nivel alcanzado por las fuerzas productivas, de las necesidades materiales y espirituales de los miembros de la sociedad, en este caso sería la nicaragüense.

En el Socialismo se pone fin a los ingresos procedentes de la explotación por medio del capital y se implanta la obligación para todos (y todas) de trabajar, según el principio de “quien no trabaja, no come”.
La planificación es un rasgo económico muy importante del Socialismo, ya que la propiedad social sobre los medios de producción y de la tierra no sólo ofrece la posibilidad del Desarrollo Planificado de la economía, sino que condiciona también la necesidad de la planificación, generando la Ley Económica objetiva del desarrollo armónico y proporcional de la economía nacional.
En otras palabras, en el régimen socialista se produce colectivamente para beneficio de la colectividad del país y no en beneficio de un puñado de parásitos sociales como ocurre con el funcionamiento del capitalismo salvaje.

El estímulo moral del trabajo se expresa en el desenvolvimiento de la emulación socialista. La cultura capitalista es reemplazada por la cultura socialista de solidaridad, de hermandad, de juntar fuerzas para resolver asuntos de interés colectivo en la sociedad.
En el Socialismo, escalón previo para la construcción del Comunismo, se empiezan a borrar las barreras de clases y al mismo Estado como instrumento de explotación del capitalismo.
En esta época del capitalismo salvaje, cada vez más agresivo y mortal por su descomposición final en imperialismo, podemos observar que varios países tienen funcionando el Socialismo como régimen social y político, entre otros: Cuba, Vietnam, Corea del Norte, Yemen y China Popular.

El mundo entero conoce que por corrupción interna se derrumbó el llamado Socialismo europeo, encabezado por la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, donde hoy se viven las consecuencias espantosas de haber vuelto al régimen criminal e infame del capitalismo.
En la época en que Carlos Marx y Federico Engels, en 1848, crearon la teoría del Socialismo Científico, aparecieron también lo que ellos llamaron Socialismo Reaccionario o Feudal, Socialismo Pequeñoburgués, Socialismo Alemán o socialismo “verdadero”, Socialismo Conservador o “burgués”, El Socialismo y el Comunismo Crítico-Utópicos, las cuales eran corrientes que se oponían al Socialismo Científico, o sea, sustitución total del capitalismo por el Socialismo, teoría marxista que fue enriquecida y audazmente puesta en práctica por Bladimir Ilich Lenin al conducir la Revolución Socialista de Octubre triunfante en 1917, en Rusia.
Hoy oímos hablar del Socialismo del Siglo XXI. ¿Qué quiere decir esto del Socialismo del Siglo XXI? Todavía no lo sé con precisión. Espero que esto signifique erradicar para siempre el capitalismo salvaje de América Latina y del mundo entero, ya que el futuro de vida de la Humanidad es el Socialismo y el Comunismo Científico, porque el capitalismo salvaje es muerte, destrucción general del Medio Ambiente, robo o saqueo de los Recursos Naturales, robo descarado de los recursos financieros de los Estados y, sobre todo, explotación bárbara de los Seres Humanos, sometidos a la crueldad de arrebatarles sus recursos y convertirlos en seres “muertos de hambre”, como lo ocurrido en estos 16 años de gobiernos neoliberales en Nicaragua, a pesar de que nuestra Patria es rica en Recursos Naturales, Humanos y Laborales.

Si tomamos en cuenta la practica revolucionaria socialista de la Revolución Rusa, Bolchevique o Soviética, la Revolución China y la Cubana, deben desaparecer los grandes latifundios (enormes extensiones de tierra) ociosos, es decir, sin cultivar como ha ocurrido recientemente en Venezuela, en Nicaragua, en Bolivia y otros países de América Latina; los monopolios bancarios e industriales privados, los negocios comerciales monopólicos asimismo debe desaparecer el dominio oligárquico de nuestros países, porque estos capitalistas salvajes son aliados arrastrados de las empresas trasnacionales del imperialismo estadounidense, canadiense, alemán, francés, japonés, italiano, inglés, etc.

En estos países socialistas mencionados también fueron confiscados, eliminados, los negocios sucios y mafiosos de casinos, de prostíbulos, de “trata de blancas” o tráfico de seres humanos por dinero. En el caso particular de Cuba, el régimen revolucionario socialista de inmediato canceló aquellos viajes de mafiosos norteamericanos (europeos y latinoamericanos), que todos los días, o en fines de semana, llegaban en aviones comerciales, en helicópteros y aviones privados, para pasárselas como sultanes en los juegos de casinos, en los prostíbulos, en las cantinas y amarrando negocios mafiosos con funcionarios del régimen criminal batistiano, cuyo sostén permanente, entrenamiento y dirección política y militar, corría a cuenta del gobierno imperialista norteamericano.

En cambio en el socialismo como consecuencia del derrumbamiento del capitalismo salvaje, expoliador, saqueador, gerrerista, usurpador de los recursos naturales ajenos, debe instaurarse el modo de producción socialista de predominio estatal, cooperativo, donde todos los seres humanos tengamos la oportunidad correspondiente de desarrollarnos en los trabajos profesionales, técnicos, agrícolas, agropecuarios, intelectuales, científicos, culturales, medioambientales, etc.,con el fin de que la distribución  de la riqueza material sea equitativa, justa y para satisfacer las necesidades mas elementales de los hombres y mujeres en cada uno de nuestros países en América Latina, en Europa, Asia, África y Oceanía.

El Socialismo es una aspiración legitima de varios miles de millones de seres humanos en nuestra Madre Tierra, y debemos luchar sin descanso, todos los días, para que este régimen social socialista sea el dominante en el futuro, por el bien de la Humanidad entera, por la sobrevivencia misma de la Naturaleza o Madre Tierra, porque el capitalismo salvaje ya demostró, con pruebas irrefutables, ser destructor, saqueador, agresor, invasor militar, ladrón permanente de recursos naturales como petróleo, metales, y también ha demostrado que para conseguir estos robos procede a desatar agresiones militares y matanzas de millones de seres humanos como actualmente ha hecho en Irak, Afganistán, Pakistán, en Somalia, en Colombia, etc.

Nota: Los invito a leer un Diccionario Revolucionario Patriótico breve que estoy escribiendo y desarrollando y que he colocado en este mismo   generosamente me cede WordPress,. En él pueden encontrar palabras como: Imperialismo, Democracia, Guardia Nacional, Frente Sandinista, Revolución Sandinista, etc.

Anuncios

Acerca de Pablo Emilio Barreto Pérez

Pablo Emilio Barreto Pérez es: *Orden Independencia Cultural Rubén Darío, *Orden Servidor de la Comunidad e Hijo Dilecto de Managua.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Socialismo

Los comentarios están cerrados.