Somoza Debayle ajusticiado hace 30 años en Paraguay

Gorriarán Merlos y “Capitán Santiago” jefearon ejecución justiciera

Somoza Debayle ajusticiado hace 30 años en Paraguay

Pablo Emilio Barreto Pérez

 

Pablo E. Barreto Pérez

Este 17 de septiembre del 2010 se cumplieron 30 años del ajusticiamiento de Anastasio Somoza Debayle por parte de un Comando del Ejército Revolucionario del Pueblo, encabezado por los compañeros revolucionarios Enrique Gorriarán Merlos y Hugo Alfredo Urzún (“Capitán Santiago”), en una calle de Asunción, Capital de Paraguay, a plena luz del día, mientras el genocida, el dinasta, el tirano, se desplazaba en un carro Mercedes Benz blindado.

Gorriarán Merlos y el “Capitán Santiago” Urzún le dispararon un cohete manual RPG-7 desde  el segundo piso de una casa, cuya ubicación estaba a cuatro cuadras de donde Somoza Debayle permanecía hospedado y protegido por su también compinche genocida y tirano paraguayo, Alfredo Strosner.

El Comando revolucionario justiciero estuvo integrado, entre otros,  por Gorriarán Merlos, Hugo Alfredo Urzún (“Capitán Santiago”), Silvia Mercedes  Hoggers, Jorge Alberto “Cacho” Ruiz, Jorge Omar “Pepe” Lewinger y Guillermo Víctor “Foca”Thomas.

Según los datos suministrados posteriormente por el propio Gorriarán Merlos (ya fallecido), la operación de ajusticiamiento de Anastasio Somoza Debayle casi falla ese día 17 de septiembre de 1980, debido a que no funcionó el disparador del primer cohete manual RPG-7.

Ya tenían el Mercedes Benz de Somoza Debayle a la vista cuando intentaron el primer disparo.  Por las habilidades prácticas para la operación de ajusticiamiento, lograron poner en función un nuevo cohete manual en menos de cinco segundos, ¡y entonces hicieron el disparo certero al automóvil Mercedes Benz del genocida jefe del somocismo, jefe de la tiranía somocista, jefe de la Guardia Nacional de asesinos, jefe del Partido Liberal Nacional o brazo político de la dictadura; Somoza era también el jefe de los escuadrones de la muerte, o “Mano Blanca”; jefe del saqueo permanente de recursos naturales y financieros nicaragüenses desde 1934 y jefe de la matanza de más de 50,000 seres humanos desde que Anastasio Somoza García, su padre criminal y ladrón, fue impuesto por el gobierno genocida de Estados Unidos.

Anastasio Somoza Debayle había sucedido en la Presidencia a su hermano mayor, Luis Anastasio Somoza Debayle, en 1956, a raíz de que el patriota extraordinario Rigoberto López Pérez ajusticiara en León al fundador de la dinastía somocista, Anastasio Somoza García, el iniciador de la dictadura y la dinastía Somoza y de las matanzas de nicaragüenses en 45 años de dominio dictatorial, hasta que este régimen de asesinos fue derrumbado por la Revolución Popular Sandinista, el 19 de julio de 1979.

El disparo del cohete manual fue certero, hecho por la puntería de revolucionarios convencidos de que estaban cumpliendo una tarea justiciera para los nicaragüenses y para América Latina entera.

El carro Mercedes Benz quedó desbaratado en la calle, con los cuerpos calcinados de Somoza Debayle y su acompañante de apellido Gallardo.

Hasta el sitio de la explosión certera llegó la Dinorah Sampson, una de las últimas amantes más conocidas del tirano genocida.

Según relatos posteriores de Gorriarán Merlos (quien procreó hijas en Managua), para el operativo de ajusticiamiento alquilaron una casa de dos pisos, varios meses antes del 17 de septiembre de 1980, y desde allí vigilaban las 24 horas del día los movimientos de Somoza Debayle por esa calle de Asunción, Paraguay, adonde el tirano había llegado, después de estar refugiado en la gusanera de Miami, Florida, Estados Unidos, para continuar sus negocios sucios.

De acuerdo con datos posteriores al Triunfo de la Revolución Popular Sandinista, Somoza Debayle se llevó más de mil millones de dólares en uno o varios maletines, además de lo que ya había robado para colocarlos en bancos suizos y norteamericanos.

La ejecución justiciera de Somoza Debayle le quitó la jefatura más visible a la contrarrevolución armada de somocistas, respaldada y financiada por el gobierno genocida de Estados Unidos.

En esos días de 1980 se conocía que Anastasio Somoza Debayle preparaba condiciones para que su hijo Anastasio Somoza Portocarrero, convertido ya en coronel y en uno de los más feroces asesinos de la Guardia Nacional, concretamente como jefe de la Escuela de Entrenamiento Básico de Infantería (EEBI), se convirtiera en el nuevo jefe de la dictadura somocista, antes de que ocurriera el Triunfo revolucionario sandinista el 19 de julio de 1979.

Aquel 17 de septiembre de 1980 fue declarado “Día de Fiesta Nacional” por el Frente Sandinista de Liberación Nacional y por el Gobierno de Reconstrucción Nacional, pues, finalmente, desaparecía de la faz de la Madre Tierra uno de los peores asesinos genocida del siglo 20.

Nota: los invito a leer un artículo de mi autoría sobre el ajusticiamiento de Anastasio Somoza García por parte de Rigoberto López Pérez, ubicado en mi página Web: www.pabloemiliobarreto tk, ubicada en www.Wordpress.com. Este trabajo o escrito se titula: “Rigoberto López Pérez: secreto familiar peligroso”.

Pablo E. Barreto Pérez: periodista, investigador histórico, fotógrafo, Cronista de la Capital, Orden Independencia Cultural Rubén Darío, Hijo Dilecto de Managua, Orden Servidor de la Comunidad del Movimiento Comunal Nicaragüense, Orden José Benito Escobar Pérez de la Central Sandinista de Trabajadores (CST nacional) y Orden Juan Ramón Avilés de la Alcaldía de Managua.

Residente en la Colonia del Periodista No. 97, frente al portón del parque, en Managua.

Teléfonos: 88466187, 88418126 y 22703077.

Anuncios

Acerca de Pablo Emilio Barreto Pérez

Pablo Emilio Barreto Pérez es: *Orden Independencia Cultural Rubén Darío, *Orden Servidor de la Comunidad e Hijo Dilecto de Managua.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.