Demonios capitalistas satanizan bono ALBANISA de 529 córdobas

Se espantan porque más de 100,000 trabajadores son beneficiados

Demonios capitalistas satanizan bono ALBANISA de 529 córdobas

*Otros 52 millones de córdobas van a circular para comprar en los mercados locales

*Entonces, ¿dónde están los males para la economía nacional?

*ALBANISA es una empresa en asociación o consorcio de varios Estados del ALBA, uno de cuyos principios fundamentales es la solidaridad y la cooperación entre los pueblos

*Las empresas trasnacionales capitalistas salvajes son privadas, egoístas, saqueadoras de recursos naturales ajenos en países no desarrollados, como los nuestros

Pablo Emilio Barreto Pérez

Pablo Emilio Barreto Pérez

Me alegró sinceramente el anuncio presidencial de que más de 100,000 trabajadores del Estado o gobierno central (maestros, trabajadores de la salud, policías, soldados y oficiales del Ejército, etc., todos con sueldos bajos) van a recibir un bono ALBANISA de 529 córdobas mensuales, de mayo a diciembre, y que además en diciembre ese bono será doble, como se estila con el pago del aguinaldo.

El anuncio del presidente Daniel Ortega Saavedra se hizo en el acto oficial de las celebraciones del Primero de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores, y en conmemoración u homenaje a los Mártires de Chicago, quienes fueron asesinados por capitalistas salvajes estadounidenses los días 3 y 4 de mayo de 1886.

Todo bono u orden para sacar productos de la canasta básica familiar, es siempre bienvenido, causa alegría entre los trabajadores, porque eso aunmenta el ingreso personal de quien los recibe y el ingreso familiar para comprarle los juguetes a los niños y niñas, o para obtener unos dos pares de zapatos, para comprar unos cuantos pantalones, camisas, etc.

Es decir, esos 529 córdobas ya le sirven a estos 100,000 trabajadores (y trabajadoras) para solventar algunas de sus necesidades hogareñas elementales.

El anuncio causó mucha alegría entre estos trabajadores sacrificados, cuyos salarios han sido siempre bajos.

El gobierno revolucionario sandinista, en la década del 80, hacía mil esfuerzos, aun en medio de la agresión militar sangrienta y mortal yanqui-somocista, precisamente presidido por Daniel Ortega Saavedra, para que igualmente unos 100,000 trabajadoras del Estado tuvieran asegurado su paquete AFA todos los meses, o se les facilitaba que pudieran obtener productos de la canasta básica, a costos bajos y por debajo de los precios de mercado, en comisariatos empresariales y del gobierno central.
En el caso de los estudiantes de secundaria y universitarios, además de educación gratuita y becas, se les garantizaba el transporte en las Rutas de Autobuses de Transporte Colectivo en Managua.

La salud y la educación eran gratuitas. Había decenas de Centros Infantiles Rurales y Urbanos para los niños de los trabajadores.

El Frente Sandinista perdió las elecciones nacionales de 1990. Inmediatamente después del cambio de gobierno, llegó el huracán neoliberal capitalista salvaje, encabezado por doña Violeta Barrios viuda de Chamorro, primero; luego Arnoldo Alemán Lacayo y por último, Enrique Bolaños Geyer, quienes eliminaron beneficios sociales para los trabajadores, les mantuvieron congelados sus salarios a niveles miserables y, además, privatizaron educación, salud, telecomunicaciones, destruyeron 550 empresas productivas del Estado, eliminaron el Ferrocarril, varios miles de Centros de Desarrollo Infantil Urbanos y Rurales, le robaron sumas colosales al erario público, el Presupuesto Nacional anual servía o sirvió para enriquecer a estas bandas de maleantes capitalistas salvajes, desarticularon centenares de sindicatos, persiguieron a más de 300,000 familias que eran beneficiarias de lotes pequeños, casas y tierras, otorgados por la Reforma Agraria y Reforma Urbana, se vendieron como “alma al diablo” al gobierno criminal de Estados Unidos…

Gobiernos neoliberales salvajes, egoístas, neocolonizados

Es decir, en el manejo del gobierno central o Estado de Nicaragua operaron, estos tres gobiernos neoliberales, como juntas administradoras o representantes del gobierno genocida de Estados Unidos, de las empresas trasnacionales saqueadoras de recursos naturales y financieros nacionales y de la oligarquía local vendida, entreguista y con mentalidad colonizada, todo en contra de los intereses nacionales y en contra de los trabajadores (y trabajadoras).

Estos gobiernos neoliberales salvajes, saqueadores del erario público, no fueron capaces nunca de identificarse un poquito, un poquitito, con los trabajadores, con los campesinos pobres, con los sectores humildes de la población, y al revés, cuando estos sectores protestaban por injusticias gubernamentales, los mandaban a reprimir con los antimotines de la Policía Nacional, como cuando mataron a varios estudiantes universitarios por defender el 6 por ciento universitario, en abril de 1992, en las cercanías de la Asamblea Nacional.

Estos tres gobiernos neoliberales salvajes dejaron al país en banca rota, “patas arriba”, entrampado en el fango del capitalismo salvaje, ¿ya se les olvidó tan pronto?

¡Ah¡, pero oílos y velos ahora, sí actualmente, apenas fue anunciado que este nuevo gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, un nuevo gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional, instalado en el gobierno central a partir de enero del 2007, sí apenas anunció el bono solidario ALBANISA para 100,000 trabajadores del Estado, fue como asustar repentinamente al gallinero, fue como ponerles una carga de dinamita en las bolsas de sus pantalones y sus naguas, y sintieron, me imagino, que su mundo burgués plácido, lleno de dichas y de “paz” sin tocarse “el statu quo” capitalista salvaje, se les derrumba, porque las muestras de solidaridad con los trabajadores por parte de gobiernos que hoy se parecen a sus pueblos en el marco de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, y en este caso ALBANISA, no va con ellos, atenta contra los intereses de estos payasos serviles del imperialismo yanqui.

En todos los medios informativos de la derecha de Nicaragua pude leer, escuchar y ver, que todos le buscan males al bono solidario ALBANISA, pues pareciera que estos grupos de servidores de la oligarquía y del gobierno gringo, más bien se encolerizan porque los trabajadores humildes, sencillos, tengan un poquito más de posibilidades de comprar en el mismo mercado de ellos en Nicaragua y en Managua.

¡Claro¡ están acostumbrados a ver y permitir cómo las empresas trasnacionales monopólicas, privadas, de capitalistas salvajes, protegidas, promovidas y defendidas hasta con agresiones militares por el gobierno criminal de Estados Unidos, se llevan las ganancias de nuestros países y también se apropian de forma permanente de nuestros recursos naturales, como ha ocurrido siempre con las minas de oro y otros metales, sólo para poner un ejemplo.

Estas empresas trasnacionales, como las petroleras (ESSO Standard Oil, Shell, Texaco, Coca Cola, ITT, Ford, Chevrolette, por ejemplo, obtienen ganancias fabulosas cada año de hasta 40,000 millones de dólares, ganancias gigantescas que no comparten con nadie. Se llevan esas ganancias a sus países de origen como Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Japón, Italia, Alemania, Canadá, etc.

ALBANISA solidaria

En cambio, ALBANISA es una empresa en asociación o consorcio de varios Estados latinoamericanos (Venezuela, Cuba, Bolivia, Ecuador, Nicaragua…), cuyos gobiernos se parecen a sus pueblos, y están al lado de sus pueblos, especialmente de los trabajadores, campesinos pobres y pobladores urbanos humildes, estos gobiernos o Estados usan de manera solidaria las ganancias de estas empresas estatales, y por ese motivo es posible el bono solidario de ALBANISA para más de 100,000 trabajadores nicaragüenses.

Yo estoy contento, de verdad contento, porque estos 100,000 hombres y mujeres trabajadores del Estado nicaragüense tienen a su disposición, a partir de este mes de mayo, hasta diciembre de este 2010, otros 529 córdobas, que no tenían, y que ahora les servirá, como digo, para comprarle ropita a sus hijos, o para mejorar y aunmentar la comida hogareña cotidiana.

Sólo los egoístas en extremo no son capaces de alegrarse porque los prójimos cristianos trabajadores reciban un poco más de dinero para la mejoría de sus hogares.

¿Inflación? ¿Cuál inflación? En manos de estos 100,000 trabajadores habrá otros 52 millones de córdobas mensuales, lo cual dinamizará más al mercado local. Entonces, ¿dónde está el mal a la economía nacional? ¿Dónde está el infierno que anuncian los satanizadores de este bono solidario ALBANISA?

Estos criticones debieran, más bien, promover que las empresas trasnacionales asentadas en el país y cuyas ganancias anuales son fabulosas, más las empresas o compañías capitalistas de oligarcas y banqueros locales, también dediquen parte de sus ganancias a darles bonos solidarios a los trabajadores de Nicaragua y en particular a sus empleados ubicados en las casas matrices y sucursales regadas por todo el país.

Pablo E. Barreto Pérez: periodista, investigador histórico, fotógrafo, Cronista de la Capital, Orden Independencia Cultural Rubén Darío, Hijo Dilecto de Managua, Orden Servidor de la Comunidad del Movimiento Comunal Nicaragüense, Orden José Benito Escobar Pérez de la Central Sandinista de Trabajadores (CST nacional) y Orden Juan Ramón Avilés de la Alcaldía de Managua.
Residente en la Colonia del Periodista No. 97, frente al portón del parque, en Managua. Teléfonos: 88466187, 88418126 y 22703077.

Anuncios

Acerca de Pablo Emilio Barreto Pérez

Pablo Emilio Barreto Pérez es: *Orden Independencia Cultural Rubén Darío, *Orden Servidor de la Comunidad e Hijo Dilecto de Managua.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.