Día Internacional de los Trabajadores se celebró en León, por primera vez en 1924 La FON convocó a sociedades de agricultores y a patrones

Pablo Emilio Barreto Pérez

Día Internacional de los Trabajadores se celebró en León, por primera vez en 1924

La FON convocó a sociedades de agricultores y a patrones

Pablo E. Barreto Pérez

El Día Internacional de los Trabajadores se celebró por primera vez en Nicaragua en 1924, en León, convocado por la Federación Obrera Nicaragüense (FON), cuya dirigencia invitó a sociedades de agricultores, Cooperativas Anónimas Mercantiles, Alba Agricultores de Plátanos, Unión de Zapateros, Central de Obreros, Albañiles, etc.

Según “Cuadernos Centroamericanos de Historia”, de 1978, mediante una investigación de Gustavo Gutiérrez, reimpreso en 1988, bajo la dirección del historiador Jorge Eduardo Arellano, la Federación Obrera Nicaragüense (FON), dirigida entonces por el célebre poeta nicaragüense, Salomón de la Selva, invitó a la actividad celebratoria de ese Primero de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores, en homenaje a los Mártires de Chicago, inclusive a los patrones y a organizaciones empresariales y sindicales.

Por medio de una carta, en representación de la FON, Salomón de La Selva le solicitó permiso a los patrones para que sus obreros y trabajadores en general acudieran a la celebración del Primero de Mayo, de ese 1924, según “Cuadernos Centroamericanos de Historia”. Además, Salomón de La Selva invitó también a esta actividad celebratoria de 1924 a la Confederación Obrera Panamericana y a la Confederación Regional Obrera Mexicana. La Confederación Obrera Panamericana era una organización proimperialilista, denuncia Gustavo Gutiérrez en la investigación mencionada.

Según ese registro histórico, a la actividad del Primero de Mayo en 1294 fueron invitadas las siguientes agrupaciones, todas de León y sus Comarcas aledañas: Sociedad de Agricultores El Avance, Sociedad de Agricultores Unión y Libertad; Sociedad de Agricultores de El Tololar, Cooperativa Anónima Mercantil de Préstamos; Esfuerzo de Agricultores de la Central de Agricultores de Chacaraseca; Unión Sindicalista de Carpinteros, Liga Comercial de Albañiles, Unión de Zapateros, Central de Obreros de León, Alba Agricultores del Platanar, Luz de Oriente de Agricultores, Sociedad El Progreso y Unión Obrera Femenina.

Fueron 12 organizaciones de este tipo las invitadas a la celebración del Primero de Mayo de 1924, más pobladores leoneses, aunque la investigación de Gustavo Gutiérrez no dice en qué sitio de la Ciudad de León se efectuó la concentración en homenaje a los Mártires de Chicago, sobre los cuales escribí un artículo hace poco tiempo.

“Cuadernos Centroamericanos de Historia” indica que hubo una manifestación callejera, la cual hizo varias estaciones en las calles de la Ciudad de León, y que en el trayecto hubo varios oradores, entre otros, Alejandro González Aragón, por el llamado “Grupo Socialista” y el propio Salomón de La Selva. Reseña “Cuadernos Centroamericanos de Historia” que en la invitación mencionada se echaban “!Vivan los Mártires del Trabajo!” y “!Viva la Revolución Social!”, y a la vez en la misma misiva de invitación se prohibía: “Quedan terminantemente prohibidos los mueras o vivas a personas o partidos políticos”.

En esta investigación larga, de unas 30 páginas, Gustavo Gutiérrez hace ver, mientras tanto, las contradicciones político-ideológicas en que estaba metido Salomón de La Selva, pues al mismo tiempo de su promoción porque se conocieran los Mártires de Chicago, se promoviera la celebración del Primero de Mayo por primera vez, también le daba apoyo resuelto a la causa antiintervencionista y antiimperialista del General Sandino contra los yanquis genocidas; pero, paralelamente se aliaba con los de la Confederación Obrera Panamericana mencionada.

En la misma manifestación de 1924 (Primero de Mayo), Alejandro González Aragón, del “Grupo Socialista”, acusó a Salomón de La Selva de haberse aliado también con la “American Federation of Labor”, presidida por Samuel Gompers, sindicalista proimperialista de los más desvergonzados.

Gustavo Gutiérrez asegura en su investigación que Salomón de La Selva ante las críticas formuladas en su contra, más bien habló de forma mesiánica ese día Primero de Mayo de 1924, afirmando entre otras cosas: “Bástame asegurar que el pueblo de Nicaragua, de ahora en adelante, no está solo”. Añadía Salomón de La Selva: “Soy campeón de mi pueblo. Para mí este es un triunfo merecido. No ha sido por casualidad que lo he logrado.

Lo he logrado porque se ha tenido confianza en mi integridad, mi sinceridad, mi habilidad. Lo he logrado porque hace años vengo preparándome y preparándolo. Lo he logrado porque en Washington como en México se tiene confianza en mí, en mi capacidad para ser el campeón de mi pueblo, el campeón de la libertad de Nicaragua, de la organización del proletariado nicaragüense, de la causa de la justicia que abarca no sólo a Nicaragua sino al mundo entero y que nos interesa no sólo a los nicaragüenses sino también a los hombres de buena voluntad”.

Salomón de La Selva incluso fundó el llamado Partido Laborista de Nicaragua. Es uno de los poetas más conocidos del país y por el mundo entero. Es “un bardo neoclásico” han sostenido sus críticos literarios. En el sitial de honor de la Literatura Nacional se le ha colocado junto a Alfonso Cortés y Azarías H. Pallais. Es inmensa su obra literaria en general, poética y de escritor de ensayos, libros, artículos periodísticos, relatos sobre la lucha de los trabajadores, acerca de sus defensas sobre Sandino.

Participó como soldado del Ejército Inglés durante la Primera Guerra Mundial, debido a que fue “agarrado” por el Servicio Militar en Inglaterra. Sobrevivió a un diluvio de balazos, y eso le sirvió para escribir uno de sus más formidables libros, titulado: “El Soldado Desconocido”.

“He visto a los heridos
¡Qué horrible son los trapos manchados de sangre!
Contemplar la destrucción de lo orgánico por lo inorgánico
Ver que los prisioneros son gente como toda la gente”, escribe Salomón de la Selva en el libro mencionado. Este poeta famoso, enredado en asuntos sindicales y de partidos políticos en Nicaragua, en aquellas épocas tan convulsionadas y confusas, nació en León el 20 de marzo de 1893 y falleció en París (Francia) el 5 de febrero de 1959. Sus restos mortales están sepultados en León. Vivió en México, Costa Rica, Estados Unidos, en Inglaterra y en Francia.

Puedo afirmar yo que independientemente de los problemas políticos e ideológicos en que se metió Salomón de La Selva, es de los pocos poetas nacionales que luchó por los trabajadores, que dedicó parte de su tiempo valiosísimo a organizarlos y a promover asuntos tan importantes en aquellos tiempo como el Primero de Mayo e imponer el ejemplo de sacrificio de los “Mártires de Chicago”.

Otro poeta que fue como Salomón de la Selva fue Manolo Cuadra Vega, quien permanecía sólo desterrado en Corn Island por su defensa de trabajadores y por su oposición resuelta, sin vacilaciones, en contra de Anastasio Somoza García.

Managua, Abril 2008

Pablo E. Barreto Pérez: periodista, editor, investigador histórico, fotógrafo, cronista de la Capital, Orden Independencia Cultural Rubén Darío, Hijo Dilecto de Managua, Orden Servidor de la Comunidad del Movimiento Comunal Nicaragüense, Orden José Benito Escobar Pérez de la Central sandinista de Trabajadores (CST nacional) y Orden Juan Ramón Avilés de la Alcaldía de Managua.

Residente en la Colonia del Periodista No. 97, frente al portón del parque, en Managua. Teléfonos: 88466187, 88418126 y 22703077.

Anuncios

Acerca de Pablo Emilio Barreto Pérez

Pablo Emilio Barreto Pérez es: *Orden Independencia Cultural Rubén Darío, *Orden Servidor de la Comunidad e Hijo Dilecto de Managua.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.