Mercaderes intentan otro robo de Áreas Comunales de Managua

Ahora en Ciudad Jardín
Mercaderes intentan otro robo de Áreas Comunales de Managua

*Con la llegada o presencia de Arnoldo Alemán Lacayo, Roberto Cedeño Borgen y Herty Lewites Rodríguez en la Alcaldía capitalina, se robaron centenares de áreas comunales, propiedad de la Alcaldía de Managua

*El Concejo Municipal del período de 2005-2009, encabezado por Dionisio “Nicho” Marenco Gutiérrez, inclusive aprobó una Ordenanza Municipal (Ley del Municipio), para recuperar las áreas comunales robadas a los managuas

*La Comisión de Gobernabilidad elaboró una propuesta para rehabilitar el Parque de Ciudad Jardín, para los ciudadanos capitalinos

*Pablo Emilio Barreto Pérez

Los intentos de apropiarse, o robarse, el predio del Parque de Ciudad Jardín, me parece el extremo de las mezquindades y codicia mercantilista de enriquecimiento desmedido de los “mercaderes del templo”, pues pareciera que inclusive pretenden dejar a los managuas sin la posibilidad de usar sus áreas comunales establecidas por Ley de Urbanismo vigente al construirse estos Repartos, Colonias y Barrios tradicionales capitalinos, hace ya más de 30 años en Managua.

Sí, las áreas comunales, como los parques, están establecidas por Ley de Urbanismo. Cada empresa urbanizadora privada o del Estado al presentar un proyecto de construcciones de viviendas para un Reparto lujoso o Colonia popular, está en la obligación legal de destinar un 10 por ciento “o más” del área total de terreno para las áreas comunales: parques, andenes, calles, centros recreativos, etc.

Esas áreas comunales no son un regalo de estas empresas negociantes o mercantilistas, pues por Ley deben dejar estos terrenos porque así lo norma, además, la vida urbana y la necesidad de recreación de los seres humanos que comienzan a habitar repartos o colonias nuevas, o cuando ya están instalados allí, pues requieren de esparcimiento y de recreación para los niños pequeños, fundamentalmente.

En los últimos años de la década del 60 y gran parte de la década del 70, especialmente después del Terremoto de diciembre de 1972, hubo una “fiebre” de construcciones de Repartos y Colonias nuevos, incluyendo las Colonias Américas 1,2,3 y 4, a todos los cuales, precisamente, se les fueron dejando sus áreas comunitarias, especialmente los parques infantiles, para diversión de niños y niñas.

Antes del Terremoto de 1971, recuerdo, eran famosos, inclusive, los Parques Central, San Sebastián, San Antonio, el que estaba al Oeste del Teatro Rubén Darío, Santo Domingo, Candelaria, Piedrecitas, Las Madres en Bolonia, los seis parques infantiles de Bello Horizonte, Colonias Maestros Gabriel y Salvadorita (hoy Cristian Pérez Leiva), Barrio Venezuela, “Los Amigos” de Villa Progreso, en la Diez de Junio, en Colonia Colombia, en el Reparto El Dorado, en Linda Vista y Las Brisas, en Monseñor Lezcano, Altagracia y San Judas, en las Colonias 14 de Septiembre y Nicarao, en la Colonia Cinco de Diciembre, en “Campo Bruce” (hoy Rigoberto López Pérez), en la Colonia Managua, en el Barrio San Cristóbal, en Villa Libertad, en las Colonias Américas 1,2,3 y 4, en Las Sabanas, en la Colonia Primero de Mayo, y por supuesto era famoso el Parque de Ciudad Jardín, uno de los más grandes de Managua.

Parque era parte del atractivo comercial de Ciudad Jardín

Este Parque de Ciudad Jardín tenía, además, la enorme particularidad, de que estaba ubicado contiguo al Mercado Oriental, frente al Cine de Ciudad Jardín y dos gasolineras, una Shell y una Texaco; en el costado Oeste de un Centro Comercial, donde habían tiendas varias y un Supermercado con estacionamiento grande, en el lado Sureste ya estaban ubicadas tiendas comerciales famosas y de trajes o vestuarios finos; bancos, rosticerías, sorbeterías, restaurantes, y del Cine Jardín hacia el Oeste comenzaban a crecer opulentas las tiendas comerciales de turcos, esas mismas de hoy, orientadas hacia el interior del Mercado Oriental.

La construcción de Repartos y Colonias fue un negociado fabuloso, especialmente después del Terremoto de 1972 porque gran parte de las “ayudas” del exterior, dirigidas a los damnificados del Terremoto, se fueron hacia esos negocios del mismísimo genocida y ladrón Anastasio Somoza Debayle, su dictadura de maleantes y su círculo de empresarios agrupados en empresas prestamistas, constructoras y promotoras como Centroamericana de Ahorro y Préstamo, AISA, VIVISA, Financiera de la Vivienda, SOVIPE, los “tiburones” Pereira, los Teranes, los Montealegres con sus bancos, etc.

Precisamente, estos “mercaderes del templo” eran quienes publicitaban que por Ley de Urbanismo vigente estas empresas destinaban el 10 por ciento “o más” de los terrenos de Repartos y Colonias, para áreas comunales, especialmente para parques infantiles.
Y en el caso de Ciudad Jardín, no se me olvida, precisamente, a los candidatos a comprar las casas “al crédito”, con hipotecas leoninas de más de 20 años y de más de 30,000 dólares, por medio de publicidades pagadas en periódicos, televisión, radioemisoras y en los mismos despachos de estas empresas, les mencionaban todas “las bondades” que mencioné arriba, pues era cierto que ofrecían todos estos servicios comerciales y de diversión como el Cine Jardín.

Yo fui centenares de veces a ese Parque de Ciudad Jardín, cuando era uno de los periodistas de planta del Diario LA PRENSA (mayo de 1970 al 19 de Julio de 1979).

Antes de meter a mis hijos Pedro Pablo y Nelson Alberto al Cine Jardín, los llevaba al interior del Parque, donde se subían y jugaban en resbaladeros, juegos mecánicos, etc.
Después de la tanda del Cine Jardín, mis dos hijos pedían que los llevara a la Sorbetería, ubicada casi junto a una rosticería en el lado Suroeste de las Tiendas en que estaba el Supermercado. Recuerdo muy bien que en numerosas ocasiones compré filtros, lentes, cámaras fotográficas, químicos para revelado de películas en la KODAK, una de las tiendas famosas que estaban ubicadas en ese sector de Ciudad Jardín.

A ese Parque Infantil de Ciudad Jardín llegaban familias de Ciudad Jardín, de los Barrios los Ángeles y San José Oriental, del lado Norte del Barrio ”Campo Bruce” (hoy Rigoberto López Pérez), de la Colonia Tenderí, los hijos pequeños de centenares de comerciantes del Mercado Oriental y quienes llegábamos de otros sitios de Managua.

La Junta de Reconstrucción de Managua siempre le dio mantenimiento a los Parques, en la década del 80, incluyendo al de Ciudad Jardín. Incluso construyó parques nuevos como el Luis Alfonso Velásquez Flores.

En 90 llegaron las complicaciones

Sin embargo, al cambio de gobierno en abril de 1990, al llegar el “huracan” neoliberal mortífero, comenzaron el abandono, las privatizaciones y las complicaciones. Casi inmediatamente de la toma de posesión de Arnoldo Alemán Lacayo como Alcalde de Managua, se iniciaron los pleitos imparables entre funcionarios de la Alcaldía y los comerciantes minoristas del Mercado Oriental.

Como consecuencia de casi un millón de despedidos del gobierno o estructura del Estado, el Mercado Oriental se disparó de 12 manzanas en que lo dejó la Junta de Reconstrucción de Managua (en 1990) a casi 60 manzanas, incluyendo que muchos comerciantes instalaron módulos o tramos en ambas orillas (andenes) del Supermercado y del Parque Infantil de Ciudad Jardín. Ya antes, no recuerdo el año, la construcción de una Iglesia Católica le quitó una buena parte de terreno al Parque, por el lado Oeste.

Al mismo tiempo que Alemán Lacayo comenzaba su robadera en la Alcaldía de Managua, también se inició la invasión de “huele pegas” y delincuentes comunes en el Parque de Ciudad Jardín.

Cuando ya Roberto Cedeño Borgen se instaló como jefe de la Alcaldía de Managua, a partir de 1995, los conflictos se agudizaron con los comerciantes, hubo el incendio en los tramos improvisados de los andenes frente al Supermercado y el Parque de Ciudad Jardín, y también los ”huele pegas”, decenas de delincuentes comunes o ladrones, gente paupérrima sin hogar y sin casas, se instalaron dentro del Parque de Ciudad Jardín, de día y de noche, lo cual sembró temor entre los vecinos de los vecindarios mencionados, y de ese modo, el Parque virtualmente quedó en poder de este tipo de gente.

A lo anterior se sumó que algunos “vivianes” cercanos a delincuentes también se instalaron dentro del Parque de Ciudad Jardín con remedos de casitas y ventas de gaseosas, servicios de lustrado, reparaciones de radios y televisores.

Todo esto siguió creciendo cuando ya Herty Lewites Rodríguez se convirtió en Alcalde de Managua.

Concejo Municipal del 2005-2009 hizo Ordenanza para recuperar áreas comunales

Al ingresar el Concejo Municipal del período 2005-2009, encabezado por Dionisio “Nicho” Marenco Gutiérrez, se asumió el compromiso de “recuperar las áreas comunales robadas a la Alcaldía de Managua. Mediante una investigación rápida en registros y recorriendo Managua, se pudo establecer que la Alcaldía capitalina ya había “perdido” más del 60 por ciento de sus áreas comunales, las mismas que por Ley de Urbanismo vigente deben entregar las empresas urbanizadoras a la Alcaldía de Managua.

El Alcalde Marenco nombró una Comisión administrativa investigadora y el Concejo Municipal, por medio de la Comisión de Gobernabilidad, que yo presidía como concejal del Frente Sandinista, discutió, dictaminó y subió a plenario para su aprobación, una Ordenanza (Ley Municipal) para la recuperación de las áreas comunales.

Este asunto es largo y tendido. Sólo contaré aquí tres casos emblemáticos. Se descubrió que en un área comunal de la Alcaldía, en Monte Tabor, se construyó un edificio de dos pisos. En el Parque de la Colonia Salvadorita (hoy Cristian Pérez Leiva), apareció un Asentamiento Humano, y ya casi al final del período nuestro, a finales del 2008, se “descubrió” que unos tales “inversionistas”, no se supo quiénes eran en ese momento, estaban ya ofreciendo en venta el terreno del Parque de Ciudad Jardín.

Ya se oía decir que venderían “por lotes” el terreno del Parque de Ciudad Jardín.

Inmediatamente se denunciaron estas pretensiones en el seno del Concejo Municipal. La Comisión de Gobernabilidad, presidida entonces por este servidor, abordó el tema y acordó hacer una inspección en el Parque de Ciudad Jardín.

Fui solo al Parque porque al parecer los otros concejales no querían “quemarse”.

Presenté un informe detallado de lo que había visto, incluyendo lo de que dentro del parque se observaban “huele pegas”, presuntos ladrones o delincuentes, lustradores, ventas de gaseosas y “servicios” de reparaciones diversos, hamacas tendidas entre árboles, colchones para dormir en el suelo o en el piso de pedazos de andenes, bancas destruidas o quebradas, portones metálicos ya inexistentes, gente desconocida entrando y saliendo. La malla perimetral como sánguche, integrada a los “tramos” en los andenes.

Tres propuestas para rehabilitar Parque de Ciudad Jardín

Todo esto fue convertido en informe oficial de la Comisión de Gobernabilidad del Concejo Municipal de Managua. Este asunto fue discutido ampliamente entre concejales con el Alcalde Marenco Gutiérrez, y en torno al asunto se plantearon tres posiciones concretas:
1) Yo propuse el rescate y rehabilitación total del Parque, con sus juegos y centros recreativos, para los niños y niñas, pobladores de Ciudad Jardín y Barrios aledaños;

2) Una segunda propuesta fue que la Alcaldía construyese en el terreno del Parque, un estacionamiento o parqueo de vehículos, por estar cercano al Mercado Oriental y a las tiendas comerciales de Ciudad Jardín, para que la Comuna capitalina obtuviera más fondos;

3) Una tercera propuesta fue que la Alcaldía de Managua construyera módulos comerciales y los alquilara, ya fuese a comerciantes del Mercado Oriental o de fuera.
Estas propuestas le fueron pasadas por la Comisión de Gobernabilidad al Secretario del Concejo Municipal, Francisco Pérez Sequeira, con el pedimento de que pusiera el tema en agenda del Concejo Municipal, cuando ya se acercaba el final del año 2008.

Llegó entonces la discusión del Proyecto de Presupuesto Anual del año 2009, a partir de octubre, y tanto el Secretario Pérez Sequeira como el Alcalde Marenco y la mayoría de los concejales en la Comisión de Presupuesto, andaban tensos y muy ocupados para dejar el Presupuesto aprobado a finales de diciembre del 2008, más los trabajos partidarios intensos por las elecciones municipales de noviembre del 2008.

Al final, el tema del Parque de Ciudad Jardín pasó a “compás de espera”. No se abordó en el pleno del Concejo Municipal con estas propuestas mencionadas arriba, de: Rehabilitación total y ponerlo a disposición de los pobladores capitalinos, construir un estacionamiento para vehículos o construir módulos comerciales rentados por la Alcaldía de Managua.
Según veo, el tema fue “olvidado” en el nuevo gobierno municipal capitalino, así como tampoco fueron continuados los trabajos dejados por la Comisión de Gobernabilidad para las Ordenanzas sobre, precisamente, de los Parques, bulevares y todos los sitios de recreación pública de Managua; Ordenanza acerca del ordenamiento de los Cementerios de Managua, en torno a la nueva Nomenclatura de Managua, Ordenanza para actualizar el Reglamento de Rótulos en las calles y Ordenanza, precisamente otra vez, para actualizar el Reglamento sobre Uso de Suelos y Urbanísticos de Managua, más una Ordenanza sobre el Plan General de Desarrollo de Managua, para los diez años siguientes.

Toda esta documentación se la entregué al Secretario del concejo Municipal saliente.

Cuando los concejales discutíamos sobre el asunto del Parque de Ciudad Jardín, ya se rumoraba, con ruidos de ríos con muchas piedras, de que alguien estaba detrás de las intenciones supuestas de apropiarse de esta área comunitaria de Managua.

No se dijo entonces que fuese Alfredo Osorio Péters quien estuviese detrás, para apropiarse del terreno del Parque de Ciudad Jardín.

Parque de Ciudad Jardín es patrimonio comunal de los managuas

Repito: Estas áreas comunales por Ley de Urbanismo le pertenecen a la Alcaldía de Managua. Ha ocurrido que estas urbanizadoras mencionadas en algunos casos hicieron las donaciones al Estado, sin las escrituras correspondientes, y de esas anomalías provocadas por ellos mismos, se aprovechan ahora, pues en una buena cantidad de casos, el Estado no ha pasado las escrituras mencionadas a la Comuna de Managua.

Además: ¿Cómo es que estos vivianes andan escrituras? ¿Quién o quiénes se las dieron? ¿Hay implicados algunos funcionarios de la Alcaldía de Managua o del Estado?
Sencillamente por Ley de Urbanismo vigente, por lógica, por sentido común, el Parque de Ciudad Jardín es Patrimonio comunitario de los pobladores de Ciudad Jardín, de los habitantes de los Barrios de los alrededores, de Comerciantes del Mercado Oriental y en resumen Patrimonio Comunal de todos los managuas.

14 de abril del 2010

• Pablo Emilio Barreto Pérez: periodista, investigador histórico, fotógrafo, Cronista de la Capital, Orden Independencia Cultural Rubén Darío, Hijo Dilecto de Managua, Orden Servidor de la Comunidad del Movimiento Comunal Nicaragüense, Orden José Benito escobar Pérez de la Central Sandinista de Trabajadores (CST nacional) y Orden Juan Ramón Avilés de la Alcaldía de Managua.

• Residente en la Colonia del Periodista No. 97, frente al portón del parque, en Managua. Teléfonos: 88466187, 88418126 y 22703077.

Anuncios

Acerca de Pablo Emilio Barreto Pérez

Pablo Emilio Barreto Pérez es: *Orden Independencia Cultural Rubén Darío, *Orden Servidor de la Comunidad e Hijo Dilecto de Managua.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Mercaderes intentan otro robo de Áreas Comunales de Managua

  1. Expapsengenny dijo:

    Just want to say what a great blog you got here!
    I’ve been around for quite a lot of time, but finally decided to show my appreciation of your work!

    Thumbs up, and keep it going!

    Cheers
    Christian,Diet Guide!

Los comentarios están cerrados.