Calaham Non Grato en la Tierra de Rigoberto López Pérez

Entienda neonazifascista miserable: ¡Se acabaron los tiempos de andar repartiendo órdenes mediante la dictadura somocista¡

Calaham Non Grato en la Tierra de Rigoberto López Pérez

*Felicitaciones autoridades leonesas, legalmente constituidas

*Pablo Emilio Barreto Pérez

Las autoridades municipales de León, legalmente constituidas, por mayoría de votos, decidieron declarar non grato al embajador yanqui, Robert Calaham, por entrometido en los asuntos internos de los nicaragüenses, especialmente en los dominios soberanos del Municipio de León, tierra santa del insigne patriota Rigoberto López Pérez, del cantante popular Tino López Guerra, autor de la vibrante y conmovedora canción “!Viva León, Jodido¡” y de Rubén Darío, quien elevó nuestra cultura y nacionalidad nicaragüense al nivel de Estrella para todo el Mundo en la Madre Tierra.

La declaración de non grato contra este neonazifascista norteamericano, apellidado Calaham, está bien merecida o aplicada, por cuanto este embajador yanqui, enviado por su antiguo jefe fundamentalista George Walker Bush, piensa, me imagino por su edad muy avanzada, que todavía está en los tiempones de la dictadura somocista genocida en Nicaragua, a cuyos representantes bastaba darles cualquier orden, para que todo se hiciese como querían Richard Nixon, Lindon Johnson, George Bush padre, o el mismísimo Ronald Reagan, todos genocidas, agresores militares, y jefes o representantes de los oligarcas, generales y propietarios de las grandes empresas industriales y bancarias, las cuales realmente deciden o mandan en el gobierno criminal de Estados Unidos.

Tal vez cree Calaham, pienso yo, que además podría estar representando aquí en Managua a los Harriman, a los Rokefeler, a los Morgan, a los Rothschild, o al mismo George Walker Bush (hijo), quienes en Estados Unidos operan o actúan como los dueños de los partidos Republicano y Demócrata, e inclusive ejercen como los coordinadores de los grandes oligarcas-propietarios de centenares de empresas monopólicas trasnacionales, las cuales a su vez imponen a los presidentes, ministros o secretarios en el gobierno genocida de Estados Unidos, y como se cree portador de ese espíritu de poder imperial omnímodo, piensa que a estas alturas del desarrollo del pensamiento humano progresista y antiimperialista en América Latina, particularmente en Nicaragua, puede él, como en el pasado reciente, dar órdenes para que el Alcalde Manuel Calderón, legalmente constituido, no asista a una actividad inaugural en la Carretera a Poneloya, porque a él, don Calaham atrasado, primitivo, no le cuadran el Concejo Municipal leonés y el Alcalde Manuel Calderón.

Por un lado, don Calaham, las decisiones sobre actividades políticas, sociales, económicas, culturales, de Soberanía Nacional, las tomamos nosotros, porque somos soberanos, y debe respetarnos. Las autoridades municipales de León fueron electas y les dio posesión formal el Consejo Supremo Electoral, y al andar este embajador entrometido comentando y afirmando que estas autoridades son “fraudulentas”, sencillamente anda entrometiéndose en asuntos políticos internos, y sabe perfectamente, no creo que haya ignorancia en él, que entrometiéndose viola Convenios Internacionales sobre el quehacer de los diplomáticos extranjeros, y que la Cancillería o Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua se lo puede recordar y aplicar.

Nicaragua es de los nicaragüenses, míster Calaham

Pero, además, por qué va a venir alguien a mandar a mi casa, o a determinar qué debo hacer y cómo hacerlo, a pesar de que haya cooperado para que yo haya construido un alerito de esa mi vivienda. El hecho de que su gobierno yanqui haya aportado migajas de la Cuenta Reto del Milenio para la carretera a Poneloya, no le da ningún derecho, ni tiene permiso diplomático por Convenios Internacionales, para entrometerse sobre cómo determinamos nosotros hacer una actividad cultural y política, para inaugurar una obra o infraestructura comunitaria.

El Concejo Municipal y el Alcalde, en este caso Manuel Calderón, son las autoridades representativas del Municipio de León, por imperio de la Ley de Municipios y de la Constitución Política del Estado de Nicaragua, y por tanto cualquier representación diplomática extranjera, e inclusive autoridades gubernamentales nacionales, deben coordinarse con ellos para este tipo de actividades inaugurales.

Este tipo de conductas del gobierno genocida norteamericano fueron comunes desde comienzos del siglo antepasado (siglo 20) hasta hace poco tiempo, porque implantaron dictaduras militares, agredieron militarmente nuestros países de manera impune, y dentro de nuestros territorios andaban repartiendo órdenes, robando y a la vez matando gente nuestra, todo lo cual está llegando a su fin, porque la inmensa mayoría de pueblos latinoamericanos han recuperado sus Soberanías Nacionales.

No escarmientan estos neonazifascistas, que además nos ven con ojos racistas. Le recordamos a este neonazifascista Calaham que por conductas como la suya fueron expulsados diplomáticos de su país, hace poco tiempo, de Bolivia y de Venezuela. Le recordamos al mismo tiempo que las dictaduras militares suyas en América Latina, a sus servicios, como las de los Somoza en Nicaragua, Pérez Jiménez en Venezuela, Rojas Pinilla en Colombia, Strosner en Paraguay, Papa Doc en Haití, Trujillo en República Dominicana, Batista en Cuba, Pinochet en Chile, Videla en Argentina, “mi general” Hernández Martínez en El Salvador, llegaron a su fin, y que por tanto los embajadores yanquis ya no pueden andar dando órdenes como en esos “viejos y maravillosos tiempones”.

Se le ha olvidado a don Calaham que por su comportamiento ya ha tenido problemas en Managua, especialmente en la Universidad Centroamericana, de donde tuvo que salir disparado, y todo por andar provocando.

¡Cálmese, embajador Calaham¡ ¡Respétenos y será respetado¡ ¡Respete su propia investidura de embajador de Estados Unidos en Managua. No ensucie esa investidura, manténganla la limpia con sólo respetarnos, no entrometiéndose en los resortes internos de nuestra Soberanía Nacional¡

Managua, 4 de abril del 2010

Pablo E. Barreto Pérez: periodista, investigador histórico, fotógrafo, Cronista de la Capital, Orden Independencia Cultural Rubén Darío, Hijo Dilecto de Managua, Orden Servidor de la Comunidad del Movimiento Comunal Nicaragüense, Orden José Benito Escobar Pérez de la Central Sandinista de Trabajadores (CST nacional) y Orden Juan Ramón Avilés de la Alcaldía de Managua.
Residente en la Colonia del Periodista No. 97, frente al portón del parque, en Managua. Teléfonos: 88466187, 88418126 y 22703077.

Anuncios

Acerca de Pablo Emilio Barreto Pérez

Pablo Emilio Barreto Pérez es: *Orden Independencia Cultural Rubén Darío, *Orden Servidor de la Comunidad e Hijo Dilecto de Managua.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.