Golpistas hondureños, sus herederos y seguidores, son delincuentes

Micheleti y sus gorilas militares fueron Pinochet-CIA al derrocar a Zelaya presidente legítimo
Golpistas hondureños, sus herederos y seguidores, son delincuentes

• Liberales nicaragüenses le darán a Micheleti golpista la Orden José Santos Zelaya López, quien fue derrocado por el gobierno genocida de Estados Unidos en 1909.

• El gobierno yanqui mandó a derrocar a Zelaya por sus políticas nacionalistas. Después del Golpe de Estado, nos echaron a los nicaragüenses la maquinaria de la agresión militar en 1912, y mataron a varios miles de patriotas, que rechazaron la invasión armada, encabezados por Benjamín Zeledón Rodríguez

Pablo E. Barreto Pérez

Roberto Micheleti y los militares gorilas golpistas hondureños, sus herederos como Porfirio Lobo y sus seguidores son delincuentes, mentirosos, manipuladores perversos, servidores fieles del gobierno genocida de Estados Unidos, pues el derrocamiento del presidente legítimo de Honduras, Manuel Zelaya Rosales, fue una obra siniestra conjunta entre la oligarquía local y los organismos criminales de inteligencia y militares norteamericanos.
¿Por qué esgrimo estos argumentos? Veamos. Zelaya Rosales, presidente electo de Honduras, intentó, porque no logró hacerlo, hacer una consulta al pueblo hondureño al mismo tiempo que se efectuaría la nueva elección presidencial hondureña, en noviembre del 2009.

Inmediatamente reaccionó la maquinaria de dominación política, militar, económica, social, ideológica y propagandística burguesa (léase oligarquía, millonarios hondureños mancornados con el gobierno criminal de Estados Unidos), y por eso solo intento, lo mandaron a derrocar, usando a los militares gorilas, golpistas de siempre en Honduras; hicieron reo al presidente legítimo, lo secuestraron, lo subieron en un avión militar, lo llevaron a la base militar yanqui genocida en Palmerola y de allí lo expulsaron a Costa Rica, ¿con la complacencia de Oscar Arias Sánchez?.

¡Fue un milagro que no lo mataron¡, como hicieron con Salvador Allende Goussen los militares gorilas chilenos, Augusto Pinochet neonazifascista, la Agencia Central de Inteligencia gringa, el Pentágono (Ministerio de Defensa yanqui) y el Departamento de Estado (Cancillería) de Estados Unidos, en septiembre de 1973.

Sí, al presidente electo de Honduras, Manuel Zelaya Rosales, le dieron golpe de Estado al mejor estilo de Pinochet en Chile. Interrumpieron el mandato legal del presidente Zelaya Rosales, y lo hicieron en nombre de la “democracia”, porque Zelaya Rosales ponía en peligro “el estatu quo” de la dominación imperialista-oligárquica, la cual ha venido siendo asegurada mediante, precisamente, golpes militares desde hace varias décadas en Honduras.

Sí son delincuentes por todo eso que hicieron al Estado de Honduras. Y se les ve tanto cinismo a Roberto Micheleti, a los militares gorilas, a los diputados golpistas, a los herederos del golpe como Lobo y compañía y a sus seguidores sucios, como algunos de Nicaragua, que pareciera andan buscando elogios y apoyos por esos hechos, y que de paso quede en el olvido semejante crimen contra el pueblo hondureño y su presidente legítimo, como también el gobierno genocida gringo y la oligarquía chilena pretendieron que Pinochet y los militares golpistas quedaran impunes, que nos olvidáramos los latinoamericanos de todos aquellos asesinatos, del saqueo de recursos naturales en Chile…

¡El pueblo chileno no olvidó¡ y el mismo Pinochet fue llevado a juicio¡ ¡Y el pueblo hondureño progresista no olvidará jamás la puñalada que le dieron los golpistas con Micheleti, los diputados golpistas, los militares gorilas locales y los gobernantes perversos de Estados Unidos.

Condena a golpistas fue unánime

Este golpe de Estado traicionero, vendepatria, puñalero y siniestro de Honduras, fue condenado de manera unánime, de forma inmediata, por la Organización de Estados Americanos (OEA), por UNASUR, por el Grupo de Río, por la ALBA, por la Unión Africana, por la Unión Europea, por autoridades de la Organización de las Naciones Unidas, por personalidades conocidas en el Mundo entero.

Inclusive, debido al golpe de Estado contra el presidente Zelaya Rosales, Honduras fue separada oficialmente de la OEA.
Yo no he visto que ninguno de estos organismos internacionales mencionados se haya retractado de esas condenas unánimes contra los golpistas traicioneros y vendepatrias de Honduras.

¡Cuánto descaro¡ ¡Cuánto cinismo y deslealtad al pueblo hondureño¡

Lo que sí he visto, lo he leído y oído, es que los herederos del golpe de Estado, como Porfirio Lobo y sus secuaces más cercanos, la mismísima secretaria de Estado del gobierno norteamericano, Hilary Clinton, ha andado en labor abierta de apoyo a los golpistas, lo cual confirma que fueron parte integrante del Golpe de Estado; a Oscar Arias Sánchez, otro fiel servidor de los yanquis, se ha apurado buscando “reconocimiento” para los golpistas; a Mauricio Funes Cartagena, presidente de El Salvador, que pareciera ahora un muñequito de sala, “bonito” y muy bien “pintado”, y que se está convertiendo ya en un fraude para el pueblo pobre salvadoreño y para el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, también afanado para que los golpistas sean “reconocidos”; y de paso a los corruptos o ladrones del erario público de Nicaragua, encabezados por don Arnoldo Alemán Lacayo, especialista en saqueo al Estado, en búsqueda desesperada para que su adorado Roberto Micheleti venga a Nicaragua a recibir una Orden llamada José Santos Zelaya López.
¡Qué descaro, qué manipulación más perversa, francamente¡, pues precisamente José Santos Zelaya López, presidente liberal, jefe de la Revolución Liberal, entre 1898 y 1909, fue derrocado por el gobierno genocida gringo, debido a que ejerció siempre una política nacionalista, no les permitió a los gringos entrometerse en los asuntos nacionales de Soberanía Nacional de Nicaragua¡

El gobierno agresor e invasor militar de Estados Unidos, sí amigos, con su Cancillería y detrás el ejército norteamericano, mandó a derrocar a José Santos Zelaya López, para lo cual se alió con traidores conservadores como Emiliano Chamorro Vargas y Adolfo Díaz Resinos, ambos empleados de las minas atlánticas caribeñas nicaragüenses, propiedad de empresarios norteamericanos en esos días fatídicos, entre otros, Filander Knox, Canciller o Secretario de Estado del gobierno gringo.

Sí, ¡qué descaro, cuánta perversidad¡ Estos liberales van a condecorar a un golpista miserable con la Orden José Santos Zelaya López. Micheleti y los gorilas militares hondureños son golpistas, alteradores del Orden Constitucional de Honduras, aliados directos de la oligarquía hondureña y del gobierno genocida de Estados Unidos, y en cambio José Santos Zelaya era todo lo contrario.

El gobierno de Nicaragua, encabezado por el comandante Daniel Ortega Saavedra, condenó justamente el golpe de Estado en Honduras, participó en las decisiones colectivas de organismos internacionales de condena unánime contra los gorilas hondureños, y no sería congruente darle permiso a Micheleti golpista de pisar suelo nicaragüense, donde la mayoría de los habitantes, mayoritariamente humildes, tenemos dignidad y sentido patriótico profundo, desde que Benjamín Zeledón Rodríguez y el General Sandino combatieron a los agresores yanquis en 1912 y de 1926 a 1933.

Los traidores y vendepatrias deben ir a deshonrarse mucho más de lo que están ya, entregándole la Orden José Santos Zelaya López en Honduras. Allí están Lobo heredero del golpe de Estado, sus seguidores, la oligarquía traidora hondureña, los militares gorilas y los representantes del gobierno de Estados Unidos.

Los hondureños patriotas, los hondureños honrados, los hondureños que no son traidores ni vendepatrias, un día no lejano castigarán ejemplarmente a estos golpistas, así como los chilenos ya comenzaron a castigar a los golpistas pinochetistas y asesinos del presidente legítimo Salvador Allende Goussen.

16 de marzo del 2010.

Pablo E. Barreto Pérez: periodista, investigador histórico, fotógrafo, Cronista de la Capital, Orden Independencia Cultural Rubén Darío, Hijo Dilecto de Managua, Orden Servidor de la Comunidad del Movimiento Comunal Nicaragüense, Orden José Benito Escobar Pérez de la Central Sandinista de Trabajadores (CST nacional) y Orden Juan Ramón Avilés de la Alcaldía de Managua.
Residente en la Colonia del Periodista No. 97, frente al portón del parque, en Managua. Teléfonos: 88466187, 88418126 y 22703077.

Anuncios

Acerca de Pablo Emilio Barreto Pérez

Pablo Emilio Barreto Pérez es: *Orden Independencia Cultural Rubén Darío, *Orden Servidor de la Comunidad e Hijo Dilecto de Managua.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Golpistas hondureños, sus herederos y seguidores, son delincuentes

  1. Excelente trabajo compañero barreto me encanta como escribe y trasmite la información.

Los comentarios están cerrados.