!Terremotos, Terremotos¡, !Terremotos¡, Managua demolida por Terremoto de 1931: hace 81 años

Capital ya había sido destruida antes por el aluvión de 1876

Sacudión cumple 81 años, en este 2012

!Terremotos, Terremotos¡ Managua demolida por Terremoto de 1931

“Novia del Xolotlán” volvió a ser destruída por el Terremoto de 1972

Los Terremotos más violentos, de 9 grados y más de 9 grados Ritcher, han sido los de Sumatra (Indonesia, 2004) y Valdivia, en Chile, en 1960

Estos Terremotos variaron el eje de la Madre Tierra

En Valdivia desaparecieron Islas y comunidades enteras

Temblores, sismos y terremotos mortales en casi toda la Madre Tierra

*Pablo Barreto Pérez.

Managua fue destruida casi totalmente por segunda vez por el Terremoto del 31 de marzo de 1931. Ocurrió aquel poderoso Terremoto un Marte Santos, un poco después de las 10 de la mañana, cuando los capitalinos andaban afanados laborando en sus empleos formales e informales, comprando y vendiendo en los Mercados, realizando gestiones en las calles de la Capital, o sencillamente estaban dentro de sus viviendas en faenas de estudios, trabajos caseros y preparando el almuerzo de ese día Martes 31 de marzo de 1931.

Este Terremoto de 1931 y el de diciembre de 1972, no fueron tan potentes como los ocurridos en Sumatra (Indonesia, 8,9 en 2004; el de Valdivia (Chile) 9,5 en 1960, o como este último de 8,6 ocurrido nuevamente en Chile, pero la mortandad humana y destrucción material en edificios públicos y privados, viviendas, Mercados e infraestructura, fue casi total, debido a las pésimas construcciones, pues la mayoría de las edificaciones eran de taquezal, especialmente las casas habitacionales y una gran cantidad de oficinas y centros comerciales, mientras algunos edificios públicos conocidos, se derrumbaron porque sus construcciones tampoco servían.

Los managuas, encabezados por el gobierno traidor de José Mará “Chema” Moncada Tapia, cometieron el mismo error de construir casas de taquezal y edificios públicos mal construidos, los cuales sucumbieron al Terremoto del 23 de diciembre de 1972, el cual causó 10,000 muertos (20,000 fallecidos, sostienen algunos historiadores) y destrucción de casi el 80 por ciento de aquella Managua bulliciosa, concentrada entre la Calle Colón (“Montaña”) y el Lago Xolotlán o de Managua.

Sobre el Terremoto de 1972 escribí dos artículos, ubicados en mi Blog o página Web, cedida generosamente por www. WordPress.com, titulados “Managua noqueada hace 37 años” y “Managua tiembla desde 50,000 años”. Los pueden leer en esta página mencionada.

Además de recordar este trágico Terremoto del 31 de marzo de 1931, señalo a lectores amigos, nuevamente, sobre la necesidad de reflexionar seriamente sobre este asunto de la vulnerabilidad de Managua, ya que está asentada sobre un suelo crucificado por más de 30 fallas geológicas, las cuales se están moviendo, precisamente, como digo en el artículo mencionado, desde 50,000 años.

¡Y se van a seguir moviendo¡ Es decir, es probable que vuelvan a ocasionar otro Terremoto mortal y profundamente destructivo como los de 1931 y 1972.

Mi llamado vehemente, el cual hice varias veces cuando era concejal del Frente Sandinista en la Alcaldía capitalina (período 2005-2009), es que todos nos preocupemos por saber exactamente dónde estamos parados en Managua, pues por debajo de donde caminamos, dormimos, trabajamos todos los días, hay fallas geológicas activas que nos están amenazando con una nueva destrucción en miles de vidas humanas y destrucciones colosales como las de 1931 y 1972.

Y la preocupación de numerosos especialistas en sismología, autoridades del Instituto de Estudios Territoriales (INETER) y la mía propia, están creciendo porque presuntamente en este momento hay un “silencio sísmico”, es decir, las fallas locales de Managua y otras del país, han dejado de estar tan activas como antes, lo cual se debe, afirman estos especialistas, a que se supone hay en esas rajaduras de la Tierra, acumulación de energía, que podría liberarse mediante otro Terremoto en Managua, o fuera de Managua, pues la historia que cuento en este mismo artículo indica que todo el territorio nacional ha sido sacudido por numerosos terremotos desde el siglo antepasado.

Hasta hace poco tiempo, después de 25 años registrados sistemáticamente, ocurrieron 30,000 sismos leves y fuertes, los cuales han disminuido en los últimos años y meses, según Alejandro Rodríguez y Fabio Segura Mojica, ambos especialistas y altos funcionarios del INETER.

Aquí en Managua, además de las fallas muy locales, están también las del Volcán Apoyeque (Península de Chiltepe) o de Mateare, una de las más peligrosas, que cruza subsuelo frente a Miraflores, Ciudad Sandino, Hospital Vélez Páiz, y hace un giro por la Carretera Sur hacia El Crucero, y los técnicos aseguran que se interna en Masachapa, al Sur de San Rafael del Sur.

Otra falla enorme es la de Cofradías o Aeropuerto Sandino, cuya rotura en el subsuelo se prolonga desde Ticuantepe hasta el interior del Lago de Managua.

Además, estamos cometiendo el gravísimo error histórico (lo afirmé también en sesiones del Concejo Municipal de Managua) de continuar arrasando los árboles, matorrales y hierbas de los Lomos de El Crucero, de donde podría venirnos un nuevo Aluvión (deslave, derrumbe, alud como en el Volcán Casitas durante el Huracán Mitch) como el ocurrido en octubre de 1876, el cual destruyó por primera vez Managua.

De allí, de Las Sierritas, de El Crucero, rodaron “cuesta abajo” los torrenciales de correntadas con lodo, árboles y rocas enormes que destruyeron Managua en octubre de 1876.

Con ese despale o deforestación, más construcciones de repartos, casas individuales y derrumbes de los árboles para siembras agrícolas, estamos propiciando, poniendo en peligro a más de un millón de pobladores de Managua, que están pendiente abajo de los Lomos de El Crucero (Sierras de Managua) hacia el Lago Xolotlán o de Managua.

Aquí mismo, para recordar el Terremoto de 1931, coloco información brevísima sobre los Terremotos más devastadores de hace 20 años hasta hoy 2010, incluyendo los Terremotos de Haití y Chile, ocurridos recientemente.

Además, les señalo, brevemente, los Terremotos que casi rompieron la Escala Ritcher al sobre pasar los 8 grados. Esa escala tiene medida hasta 10 grados Ritcher.

El Terremoto de Valdivia, Chile, en 1960, ha sido hasta el momento el más violento de todos los registrados, con 9,5 grados. Sobre este Terremoto hice un trabajo especial, ubicado al final de este artículo. Al ocurrir este Terremoto en Chile, en 1960, desaparecieron Islas y comunidades enteras por el Terremoto mismo y un Tsunami violentísimo, que causó estragos en toda la costa del Océano Pacífico hasta Japón. ¡Léanlo¡
Para ilustración de los amables lectores, les suministro aquí un listado de Terremotos de más de 8 grados Ritcher, ocurridos desde el Siglo antepasado, en el Siglo pasado y los ocurridos recientemente en este nuevo Siglo:
Valdivia, Chile, 9,5 grados, en 1960; Alaska, Estados Unidos, 8,4 Ritcher, 1964; México, 8,3, 1985; Indonesia, 9,0, 2004; Cachemira, 8,7, 2005; Chile, 8,8, 2010, con 795 muertos. Otros Terremotos de 8 grados Ritcher y de más de 8 grados:

San Francisco, California, 8,2, 1906; Lisboa, Portugal, 8,7, en 1755; 1268, Terremoto de 8,4 grados en Sicilia, Italia, 60,000 muertos; 26-01-1531, cerca de Lisboa, Portugal, Terremoto 8,1, dejó 30 mil muertos; 23-01-1556, Shanxi, China, Terremoto de 8,0, provocó un millón de muertos; 28-10-1746, Callao y Lima, Perú, Terremoto de 8,0 grados, provocó diez mil muertos, repartidos con cinco mil fallecidos en cada uno de estos lugares; Costa de Irán, junto al Mar Caspio, en 07-06-1755, Terremoto 8,1, quedaron como consecuencia 40 mil muertos; 01-11-1755, cerca de Lisboa, Portugal, Terremoto de 9,0 grados Ritcher, afectó África del Norte y todo el Mar Mediterráneo, dejando 100,000 muertos;

Sigue listado: 04-02-1783, en Calabria, Italia, se produjo un Terremoto de 8,9, el cual ocasionó 57,865 muertos; 04-02-1797, en los Andes Centrales, en Ecuador, América del Sur, se registró un Terremoto de 8,2. Ocasionó 44,000 muertos. Varios ríos desaparecieron como consecuencia de modificaciones en el suelo; 1838, Península de Osa, en Costa Rica, Teremoto 8,3, dejó 180 muertos; 13-08-1868, en Arica, Chile, se registró otro Terremoto de 8,5 grados Ritcher, el cual dejó 1,000 muertos, mientras al mismo tiempo se registraba la llamada “Guerra del Pacífico” en esa zona; 18-05-1875, en Cucula, Colombia, Terremoto de 8,5 grados, dejó 30,500 muertos; 20-12-1904, Punta Burica, Costa Rica-Panamá, se registró un Terremoto de 8,2 grados. En las publicaciones no se registró sobre la cantidad de muertos;

Continúa: 18-04-1906, cerca de San Francisco, California, Estados Unidos, Terremoto de 8,6 grados, el cual dejó 23,700 muertos; 16-12-1920, Hansu, China, Teremoto de 8,5 Ritcher, dejó 18,000 muertos; 1011-1922, Vallenar, Chile, y en San Juan, Argentina, Terremoto de 8,5 grados Ritcher. Ocasionó 80,000 muertos; 01-09-1923, Terremoto en Tokio, Japón, Terremoto de 8,3. Provocó 231,000 muertos; 01-10-1923, Kwato, Japón, Terremoto de 8,2 grados. Hubo 143,000 muertos; 02-03-1933, Costa Noroeste de Japón, Terremoto de 8,9 Ritcher. Se registraron 2,990 muertos; 15-01-1935, Quetta, Beluchistán, Terremoto de 8,0 Ritcher.

Resultados: 66,000 muertos; 24-05-1940, Lima, Perú, Terremoto de 8,0 Ritcher, consecuencias en vidas: 1,000 muertos; 1946, en María Trinidad Sánchez, República Dominicana, Terremoto de 8,1 Ritcher.

Consecuencias en vidas humanas: 1,700 muertos; 18-08-1959, en Montana, cerca del Parque Nacional Yellowstone, Estados Unidos, Terremoto de 8,2 Ritcher, más desplomes. No hubo muertos; 22-05-1960, Valdivia y numerosas Islas del Sur de Chile, en la orilla de los Andes y del Océano Pacífico, Terremoto de 9,5 Ritcher. Destrucción material colosal;

Sigue: 19-09-1985, en Lázaro Cárdenas y Michoacán, México, Terremoto de 8,1. Dejó 9, 500 muertos; 30-07-1995, Antofagasta, Chile, Terremoto de 8,0 Ritcher. Hubo tres muertos; 09-10-1995, Costa de Colima, México, Terremoto de 8,0. Se registraron 100 muertos; 15-08-2007, Oeste de Pisco, Perú, Terremoto de 8,0 Ritcher. El gobierno peruano reportó 1,000 muertos; 29-09-2009, Costas de Samoa, Terremoto de 8,3 Ritcher. Se informó de 100 muertos; finalmente, el 27-02-2010, el potentísimo Terremoto de 8,8 en Chile, donde la destrucción material fue enorme, más casi 800 muertos.

79 ANIVERSARIO DEL TERREMOTO DE 1931

* Managua ha sido golpeada en forma demoledora por la naturaleza implacable desde el aluvión de 1876 hasta los bombardeos aéreos somocistas de 1979

*Managua ha sido asimismo destruida y desgarrada por otros Terremotos, incluyendo el de diciembre de 1972

*León y Chinandega también golpeadas por sismos violentos

Este 31 de marzo, del año 2012, se cumplen 81 años

del Terremoto de 1931 en Managua, la diezmada capital nicaragüense que primero sufrió el llamado “Aluvión de Managua” en octubre de 1876, después en 1912 la primera invasión y agresión militar oficial de la marinería genocida del gobierno criminal de Estados Unidos; luego este Terremoto de 1931 y allí mismo la aparición funesta, otra vez, de los invasores asesinos gringos; posteriormente la masacre somocista del 22 de enero de 1967, después el Terremoto del 23 de diciembre de 1972 y finalmente el bombardeo aéreo somocista en septiembre de 1978 y en junio y julio de 1979.

Con estos hechos, todos conocidos en la Historia Nacional, se resumen los principales padecimientos catastróficos de la capital nicaragüense, sin incluir el genocidio masivo de los españoles “civilizados” contra la población indígena de Managua, a la llegada de Francisco Hernández de Córdoba a este territorio de Nicaragua, particularmente a Managua, en 1528.

La Managua de construcciones de taquezal y ranchos de paja se vino casi toda al suelo aquel martes 31 de marzo de 1931, cuando eran las diez y 23 minutos de la mañana, mientras la gente andaba haciendo sus diligencias cotidianas en centros comerciales, en los Mercados, en la “Boticas” (farmacias) y Pulperías, en las oficinas del gobierno central del traidor José María “Chema” Moncada Tapia, en la Alcaldía o Comité del Distrito Nacional; en el Puerto del Lago de Managua, en las Estaciones del Ferrocarril o circulaban a pie y en carretones jalados por caballos en las pocas calles torcidas de la Capital.

Según el historiador Gratus Halftermeyer, el temblor o terremoto del 31 de marzo de 1931 comenzó lento…y en segundos el movimiento se convirtió en un sacudión infernal, que provocó la destrucción casi total de la Ciudad de Managua, mayoritariamente construida de taquezal en aquellos días.

Este historiador capitalino añade que casi al instante se originaron incendios imparables en boticas o farmacias, por los químicos existentes en ellas, y que centenares o miles de pobladores que habían resultado ilesos o con heridas leves, “como locos” buscaban bajo los escombros a sus padres, madres, hermanos, familiares y amigos, esperanzados en rescatarlos vivos de los escombros.

Los datos suministrados por Halftermeyer indican que murieron unas 1,500 personas atrapadas bajo los escombros de casas y edificios que se derrumbaron en plena luz del día, en medio de una afixiante nube de polvo que envolvió a la Ciudad de Managua, más el incendio que presuntamente se extendió por los cuatro costados de la Capital, que entonces tenía como límites el Campo de Marte por el Sur y el Lago de Managua por el Norte.
Los relatos recogidos por Halftermeyer señalan que murieron casi todos los prisioneros de la cárcel que había en Managua, y que inclusive fallecieron soldados y oficiales gringos invasores, que jefeaban a los también soldados de la Guardia Nacional somocista.

Sólo en los Mercados San Miguel y Candelaria se identificaron 65 cadáveres de mujeres vendedoras y 17 de varones que presuntamente eran cargadores de canastos y realizaban otros oficios como lavadores o eran del mantenimiento interno de los Mercados.

En esos días, recordemos nuestra historia de lucha por la Soberanía Nacional, el General Sandino combatía en el Norte, Centro, Oeste y Este del país a los soldados invasores del Ejército del Gobierno criminal de Estados Unidos, y era el presidente de Nicaragua José María “el tal Chema” Moncada Tapia, el traidor y vendepatria del Pacto del Espino Negro, en Tipitapa, firmado entre Moncada y el jefe de los invasores norteamericanos, un tal coronel Stimpson.

Según las denuncias, aparecieron en el escenario dantesco y mortal del Terremoto, como anuncio infernal, precisamente, los militares de la Marina de Guerra de Estados Unidos, quienes tenían intervenido el país desde 1912-1926 por pedimentos de los vende-patria conservadores y liberales, encabezados por Moncada Tapia, Adolfo Díaz Resinos y Emiliano Chamorro Vargas, fieles servidores de los yanquis.

En vez de dedicarse a auxiliar a los heridos, a los que agonizaban con los escombros encima y en medio del afixiante polvasal y avance de incendios, los interventores yanquis con soldados de la Guardia Nacional (jefeada en ese momento por oficiales gringos) se dedicaron a prender fuego, a hacer “un cinturón de incendios” en la Ciudad, argumentando que de ese modo estaban “salvando Managua de la destrucción total”.
Aquello fue un magnífico truco para dedicarse a saquear limpiamente los centros comerciales de la ciudad, tal como hicieron los guardias nacionales genocidas somocistas horas después del Terremoto del 23 de diciembre de 1972, ocurrido en la madrugada.

Nunca se supo cuántos fueron exactamente los muertos en marzo de 1931. Se ha dicho que fueron no menos de 1,500, otros afirman hubo 2,000 muertos. El principal daño, al fin de cuentas, lo hicieron aquellos invasores yanquis, que inclusive remataban a los heridos con sus fusiles, las mismas armas de guerra que estaban utilizando para matar campesinos en el Norte de Nicaragua, donde el General Sandino y el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional los habían hecho morder el polvo de la derrota una y otra vez.

La Capital quedó sumida en un “Valle de Lágrimas”. La sangre de los heridos y muertos se mezcló con el polvo o se resbaló suavemente hacia las aguas del Lago de Managua, y según el historiador Gratus Halftermeyer los muertos fueron lanzados a una fosa común en el Cementerio Occidental, similar a lo ocurrido al registrarse el Terremoto del 23 diciembre de 1972, cuando otros diez mil muertos (20,000 mil muertos, afirman algunos historiadores capitalinos) fueron echados en fosas comunes del mismo Cementerio Occidental.

De acuerdo con la versión histórica recogida por Halftermeyer, quedaron en pie, en 1931, sólo el Palacio Nacional, el Palacio de Comunicaciones, los dos Mercados (San Miguel y Candelaria), el Teatro Variedades, la Casa del Águila (una cervecería), los templos: Candelaria, San Antonio y San Pedro, la Penitenciaría (cárceles), la armazón de hierro de la Catedral en construcción, la Casa Pellas, el Club Social, el Palacio del Ayuntamiento (Alcaldía) y la Casa Presidencial, que los conservadores habían construido en la Loma de Tiscapa, en 1925.

Entre los muertos identificados de aquellos días, en libros de Historia he encontrado los siguientes:
Don Gilberto Saballos, don Napoleón Ré, señorita María Huezo, don Francisco Avellán, dos mujeres de apellido Stadtagen, doña Chepita Oreamuno y sus hijos: Pedro, Vicente y José Antonio Mora Oreamuno; don Pedro Pablo Argüello, don Federico Morris, un alemán cafetalero; doña Francisca Montealegre viuda de Solórzano, doña Paula Morales de Delegado, Inés Saballos, Chepita Sevilla, Dominguita Cubillo viuda de Corea, Margarita Selva viuda de Robleto Gallo, Elsa Anzoátegui de Mejía, María Leticia Abea, Ernestina Hurtado viuda de Ruiz, Dora y Soledad Hurtado, Sinforoso Sáenz, Enrique Elizondo, Roque Matamoros, Carmen Fonseca Saballos, Leopoldo Rosales, Alicia Baca de Godoy, Ramón Reyes, Sor Conchita-superiora del Hospital General de Managua, José Moreno (tipógrafo), Rosa Cifuentes, María Arce, Telma Leal, Adolfo Romero, Egonn Lenz, Edda Irías Zamora, Josefa Sandino, Yelba Castillo, Aurora Sandino, Blanca Monge, Alicia Sandino, Graciela Meléndez, Juana Mercado, Gregoria García, Rosa viuda de Mejía, Carmela Ruíz, Margarita Ramírez, Leticia Martínez, Petronila Zambrana…

Inés Martínez, Sabina Cajina, Matilde Cáseres, Luisa Toval, Eugenia Torres, Alicia Alemán, Virginia Silva M., Ana Castillo, Petronila Aguilar, Josefa de Rodríguez, Gertrudis Benavente y su hijo Armando, Carmen Guillén de Estrada, Sofía Rivera, Ana Rosa García, Josefa Bermúdez de Cuadra, Isabel Picado y su hija Isabel, Juana Rivera, Francisca viuda de Castillo, Juana Guillén, Rosalía Martínez, Carmen Malespín, Mauricia Rodríguez E., Petronila Aguilar, Ana Castillo, Herminia de Meléndez, María Galo viuda de Ruiz, Ritana de Morales, Margarita Baca, Olga Morales A., Matilde de Briceño, Mercedes Fitoria, , Jacinta Miranda y su nieta Amanda Miranda, Leonor Castillo y su hijo Domingo Castillo, Genoveva de Tapia, María Fonseca, Teresa Dubón, María de Helen Péters, Virginia Muñoz, Rosa Palacios, Berta López, Juana Méndez, Rosa Luna viuda de Quintana, Rosario Robleto, Dolores Santamaría viuda de Solórzano, Francisco Meléndez, Alfredo García, José Francisco Picado, Salomón Rivera, Clemente Cabezas, Domingo Fonseca, Jesús Estrada, Manuel Fonseca, Gustavo Munguía, Adán Sandino, Julio Espinoza G., Juan Galeano, José M. Baltodano, Tiburcio Rayo, Adolfo Romero, Luis Castillo y Jesús García.

Los managuas, a pesar de la horrible adversidad, se levantaron nuevamente como el Ave Fénix de las cenizas y reconstruyeron Managua en el mismo sitio, encima de donde estuvieron los escombros dejados por el Terremoto del 31 de marzo de 1931, esta vez, mayoritariamente edificada con taquezal y construcciones de cemento de mala calidad.

Y “la novia del Xolotlán” fue destruída otra vez el 23 de diciembre de 1972. Esta vez fueron más de 10, 000 los muertos (¿fueron 20,000?) y no menos de 50 mil heridos, golpeados y seres humanos que se volvieron “locos” o nerviosos por semejante sacudión terráqueo.

Anastasio Somoza Debayle, y su pacotilla de asesinos y ladrones, se robaron las donaciones internacionales, y Managua volvió a levantarse como una inmensa rueda o abanico centrífugo en torno a su centro tradicional destruido. Hoy Managua es una Ciudad policéntrica, es decir, de muchos centros, con casi 400 Asentamientos Humanos Espontáneos consolidándose, de 15 kilómetros de largo por ocho kilómetros de ancho, desde el Aeropuerto Augusto C. Sandino hasta el kilómetro 13 de la Carretera Sur. En total ahora tiene 604 vecindarios entre Asentamientos Humanos Espontáneos, Repartos, Colonias, Barrios antiguos y Barrios Progresivos.

Esperemos que no vuelvan a ocurrir Terremotos devastadores similares a los de 1931 y de 1972, pues temo lo peor debido a que todo el mundo construye como se le antoja en Managua, sin respetar las recomendaciones técnicas del Instituto de Estudios Territoriales (INETER) y del Ministerio de la Construcción y Transporte.

Otros Terremotos en Managua y Nicaragua

Según investigaciones extraídas de narraciones de los colonizadores genocidas españoles, en 1520 se registró un sismo muy fuerte, “sentido” por comunidades indígenas que en esos momentos estaban siendo asesiadadas por los representantes del régimen colonial español en los casos de Rivas, Granada y Managua, unos pocos años antes de la fundación de León Viejo, al pie del Volcán Momotombo y en la orilla Noroccidental del Lago Xolotlán o de Managua.

En 1610 se inició un nuevo período de violentas erupciones del Volcán Momotombo, acompañadas de Terremotos poderosos que destruyeron León Viejo, la Capital Provincial, fundada por los españoles en la orilla Noroeste del Lago Xolotlán o de Managua.

Estas erupciones y Terremotos destructivos obligaron a los españoles colonizadores a trasladar pobladores indígenas (nuestros abuelos Chorotegas e Imabites) hacia el territorio actual de León, al Oeste de Nicaragua.
Ya estando fincado León actual en la llamada “Loma del Conejo”, de donde es hoy la Iglesia del Calvario, rumbo a Catedral (Patrimonio Cultural de la Humanidad, declarado por la UNESCO) y Subtiaba, se produjo otro Terremoto en 1663, el cual destruyó una parte de las nuevas edificaciones coloniales, y hasta se relata que este movimiento sísmico se “sintió” en todo el territorio colonial de la Provincia de Nicaragua, e inclusive habría provocado desviación del cauce del Río San Juan, situado entre el Lago de Nicaragua y su desembocadura en el Océano Atlántico o Mar Caribe.

En 1739 se registró un Terremoto destructivo en Diriomo, Diriá (ambos territorios en el Departamento de Granada) y todos los llamados “Pueblos Blancos”, situados entre el Departamento de Masaya y el Departamento de Carazo. No hay detalles de cuántos muertos y heridos hubo, ni de cuántas casas y edificios sucumbieron por este Terremoto.

Mayo de 1844. Un Terremoto destruyó parte de la Ciudad de Rivas, especialmente derrumbe de casas y edificios públicos, pero no hay detalles en este informe.

El 11 de octubre de 1885, a las diez de la noche, se produjo un temblor, sismo muy fuerte, o Terremoto que afectó a las ciudades de León, Chinandega y Managua. Los relatos no registran muertos, pero eso sí mucho pánico entre los pobladores de estas tres ciudades, más daños significativos en algunos edificios públicos y viviendas. Decenas de miles de pobladores sacaron sus colchones, sábanas y colchas, para dormir en parques, patios baldíos, calles y andenes de las tres ciudades mencionadas.

El 29 de abril de 1898, a las diez de la mañana, se produjo un temblorón o sismo muy fuerte en Managua, León y Chinandega, el cual causó 7 muertos, daños serios en edificios, decenas de casas se cayeron, una gran cantidad de viviendas quedaron dañadas, hubo campanarios de iglesias derrumbados, mercados y edificios públicos gubernamentales dañados. Estaba el general liberal José Santos Zelaya López en el gobierno central.
29 de junio de 1919. Se produjo un sismo muy violento en casi toda la faja del Océano Pacífico de Nicaragua, ocasionando pánico generalizado entre los pobladores de ciudades y pueblos de Carazo, Rivas, León, Chinandega y Managua.
4 de octubre de 1926, a las dos de la mañana. Se registró un temblor o sismo muy fuerte en Managua, en Masaya y León. Según los datos obtenidos en periódicos viejos, muy limitados en información, este movimiento terráqueo afectó seriamente edificaciones de haciendas o fincas cafetaleras en El Crucero (al Sur de Managua). Además, se cayeron edificaciones como la Penitenciaría y campanarios en iglesias de Managua. Este sismo se “sintió” hasta en El Sauce, Municipio del Departamento de León.

31 de marzo de 1931. Y llegó la fecha fatídica del 31 de marzo de 1931, cuando se produjo el Terremoto que destruyó por segunda vez Managua, un día Martes Santos, a las diez de la mañana. En esta investigación histórica se relata lo que, más o menos, aconteció al desatarse el Terremoto de 1931.

25 de abril de 1938. Siete años después, se registró otro Terremoto en los alrededores del Volcán San Cristóbal, el más alto de Nicaragua. Cuando llegaron los españoles colonizadores genocidas al territorio de Chinandega (la Tierra del Cacique Agateyte, de nuestros abuelos indígenas Subtiabas o Maribios), encontraron que el Volcán San Cristóbal estaba en erupción y se registraban temblores continuos. Esas erupciones y temblores de 1938 afectaron seriamente las viviendas de las poblaciones de Telica, Malpaisillo y El Sauce, y las fincas cafetaleras que habían en las faldas de los Volcanes San Cristóbal, Casitas, San Jacinto o Santa Clara y Telica.

Domingo 11 de enero de 1953. En esta fecha, un sismo muy fuerte
afectó específicamente a las ciudades de Somoto y Ocotal, respectivamente ubicadas en los Departamentos de Madriz y Nueva Segovia. Hubo grietas en centenares de viviendas en ambas ciudades y sus poblados pequeños. Se registraron grandes grietas profundas en caminos, carreteras y derrumbes colosales en edificios geológicas antiguos del Norte de Nicaragua.

Abril y mayo de 1955. Se registró un enjambre de sismos violentos en los Municipios de Mateare (Managua) y Nagarote (León). En las ciudades principales de ambos Municipios hubo edificaciones derrumbadas, especialmente en haciendas o fincas productoras de leche. Una parte del enjambre de sismos se “sintió” en Managua, y en los lados Norte y Este de Nicaragua.

Enero de 1968. En este mes se produjo en Managua un Terremoto, focalizado en el subsuelo de la Colonia Centroamérica, situada en la orilla de la salida de la Carretera a Masaya. No hubo muertos, pero casi todas las casas resultaron seriamente dañadas en esta Colonia popular relativamente nueva.

23 de diciembre de 1972, a las doce y media de la noche, en vísperas de la Navidad se produjo el ya famoso Terremoto, que destruyó Managua-Capital por tercera vez, pues la primera vez fue destruida por el Aluvión de octubre de 1876.
Sobre este Terremoto de 1972 he escrito dos trabajos aparte (titulados “Managua “noqueada hace 37 años” y Managua tiembla desde hace 50,000 años, ubicados ambos en INTERNET), ya que soy uno de los sobrevivientes de este cataclismo capitalino; tuve que participar ayudando a salvar gente entrampada en los escombros y además, curiosamente, yo estaba preso en las Cárceles de El Hormiguero. Salí de esa Cárcel a las diez de la noche del 22 de diciembre, unas horas antes del Terremoto. Esta Cárcel se derrumbó completamente. Una parte de los prisioneros murieron aplastados por la construcción colapsada y otros fueron muertos a tiros por la Guardia Nacional.

15 de diciembre de 1985.En esta fecha se registra un sismo muy fuerte en el Sur de Nicaragua, paralelo a la Costa del Océano Pacífico. Resultaron afectadas, aunque no gravemente, poblaciones de la Ciudad de Rivas y Buenos Aires, donde numerosas casas se cayeron y algunas decenas de pobladores resultaron golpeados.

Septiembre de 1992. Un Snami 7.3 Richter en el Océano Pacífico afectó gravemente a los Balnearios costeros de Casares, Huehuete, Pochomil, Masachapa, El Tránsito, “Miramar”, Poneloya, Las Peñitas, Padre Ramos, etc. Hubo centenares de muertos y destrucción generalizada de edificaciones que eran usadas como Restaurantes, Hoteles, centros de diversión. Por supuesto, la destrucción de las viviendas fue generalizada en todos los balnearios mencionados.

Julio del 2000. Dos Terremotos de 5.4 Richter causaron destrucción severa en un poblado rural de las orillas de la Laguna de Apoyo, en territorio de Masaya. Hubo 5 muertos y casi todas las casitas se derrumbaron o quedaron seriamente dañadas.

3 de agosto del 2005. Un enjambre de sismos o temblores mantuvo en pánico a la población de la Isla de Ometepe, en el Lago de Nicaragua, acontecimiento sísmico que duró varios días. Hubo daños materiales menores. No hubo muertos.

Terremotos muy destructivos, fuera de Nicaragua

25 de enero de 1999. En la llamada Región Cafetalera de Colombia hubo un Terremoto de 6.2 Richter, con 14 réplicas. Causó 1,100 muertos y destrucción generalizada.

17 de agosto de 1999. En el Noroeste de Turquía y su antigua Capital, Estambul, se registró un poderoso Terremoto de 7.4 Richter. Ocasionó 17 mil muertos, 30 mil heridos y miles de viviendas y edificios fueron destruidos totalmente y dañados.

20 de septiembre de 1999. En Puli, Taiwán, isla china, se registró un violento Terremoto de 7.6. Este Terremoto estremeció a toda la Isla Taiwán y produjo 2,411 muertos, 9,000 heridos y más de un millón de damnificados.

13 de enero del 2001. En San Salvador, El Salvador, se registró un Terremoto de 6.6 Richter. Este sacudión terráqueo dejó un saldo mortal de 1,142 muertos, 8,000 heridos, un millón 160 mil damnificados, 37 desaparecidos, 92 personas soterradas en los escombros. Se derrumbaron 41, 302 viviendas, 73 iglesias, cinco edificios de Hospitales, 36 Centros de Salud derrumbados, 111 Escuelas dañadas, 82 edificios públicos caídos totalmente y dañados graves. El gobierno salvadoreño valoró las pérdidas materiales en 3,000 millones de dólares
26 de enero del 2001. En Gujarat, India, un Terremoto de 6.9 Richter ocasionó 15,500 muertos, decenas de miles de heridos y destrucción generalizada en edificios y viviendas.

21 de mayo del 2003. En Argelia, país africano, situado en la orilla Sur del Mar Mediterráneo, se registró un poderoso Terremoto 5.8 Richter, el cual desencadenó un maremoto o snami que alcanzó la Península Ibérica, o sea, a España y Portugal. Hubo 2, 273 muertos, 10, 243 heridos y mil desaparecidos.

26 de diciembre del 2003. En el Sureste de Irán, en el suelo asiático Persa, concretamente en la Ciudad de Bam, se produjo un Teremoto 6.3 Richter. Dejó una estela trágica y enlutante de 26,271 muertos, decenas de miles de heridos y 200,000 seres humanos iraníes sin hogar.

24 de diciembre del 2004. Ya es conocido por el mundo entero el Terremoto de Indonesia, de 8.9 Richter, el cual desató un poderosísimo maremoto, originado en la Isla de Sumatra, una de las casi 13,000 islas en este archipiélago complejo, situado en las cercanías de la parte más profunda del Océano Pacífico.

El epicentro se registró en un sitio llamado Acep. Este colosal movimiento terráqueo ocasionó 200,000 muertos, centenares de miles de heridos, varios miles de desaparecidos, destrucción general en numerosas ciudades y poblados campesinos tailandeses.

El Terremoto y Maremoto encontró desprevenidos, en pleno día, a casi 200 millones de seres humanos que habitan este archipiélago, ubicado casi en los límites en que teóricamente se juntan los Océanos Índico y Pacífico. Este poderoso Terremoto tuvo varias réplicas igualmente destructivas.

Además, este Terremoto y Maremoto, cuya violencia sísmica fue como la explosión de centenares de bombas atómicas juntas, inclusive alteró en varios centímetros el eje Norte de la Tierra, según los comentarios hechos por varios especialistas en el tema de los Terremotos.

28 de mayo del 2005. Esta vez en un sito llamado Nías, en la misma Sumatra, en Indonesia, se produjo un nuevo Terremoto, de 8.7 Richter, el cual causó otros 1,300 muertos y más destrucción material.

8 de octubre del 2005. En Pakistán, fronterizo con la India y ubicado en la orilla del Océano Índico, se desató otro Terremoto de 7.6 Richter, en este sector asiático, entre Cachemira (India) y Pakistán. Hubo 86,000 muertos, más de 100,000 heridos y destrucción elevada en edificios públicos y viviendas.

27 de mayo del 2006. Otro Terremoto en Indonesia, esta vez en la Isla de Java. El Terremoto alcanzó la intensidad o magnitud de 6.2 Richter. Causó 6,234 muertos, 20,000 heridos y mucha destrucción material.
17 de julio del 2006. En la misma Isla de Java se produce un nuevo Terremoto, ahora de 7.7 Richter, el cual a su vez desencadena una poderoso maremoto, que ocasionó 596 muertos, varios miles de heridos y mucha destrucción material.

16 de agosto del 2007. Fue muy conocido o publicitado el Terremoto de Perú, específicamente en las ciudades de Pico, Ica, Chica y Cañete. Hubo más de 500 muertos, 1,000 heridos y tremenda destrucción material.

Aluvión de octubre de 1876

He dejado de último lo del Aluvión de 1876. Este aluvión, avalancha o deslizamiento de tierra se registró del ocho de octubre de 1876 en adelante, cuando llovía copiosamente, de forma imparable en el Sur de Managua, específicamente en las llamadas Sierritas de Managua, o sea, en la cordillera montañosa existente al Sur de la Capital, la cual se extiende en arco desde el complejo volcánico de Masaya hasta el borde del Lago de Managua, en las cercanías de la pequeña Ciudad de Mateare.

Por esa llovedera intensa, hubo derrumbes en ese arco montañoso llamado Sierras de Managua. Ese derrumbe arrastró enormes cantidades de agua, lodo, suelo, árboles y rocas enormes y todo tipo de objetos, hasta llegar a las calles de la Ciudad de Managua, especialmente a la llamada “Avenida del Centenario”, la cual posteriormente fue conocida como “La Calle del Aluvión”.

Hubo centenares de muertos, unos arrastrados por la correntada hasta el Lago de Managua y otros quedaron sepultados por el lodo. La destrucción de Managua fue generalizada. Fue la primera destrucción de la Ciudad Capital. Uno de los ciudadanos más activos en socorrer gente cuando se registraba el Aluvión fue el general José Santos Zelaya López, quien poco tiempo después se convirtió en Alcalde de Managua y en 1998, jefeando la Revolución Liberal, alcanzó la Presidencia de la República.

Sobre este Aluvión de octubre de 1876 muy poco saben los managuas, debido a que estos acontecimientos poco son estudiados en los Colegios y Universidades capitalinas.

Comentarios finales: Cuando era yo Concejal del Frente Sandinista en Managua, en el período de enero del 2005 a enero del 2009, propuse, exigí que la Alcaldía de Managua, con el Ministerio de la Construcción y Transporte, hagan una revisión cuidadosa y exigente en torno a las construcciones de casas, edificios, puentes en cruces de cauces y calles, con el fin de que no se repitan los desastres mortales de 1931 y 1972, cuando ocurra un nuevo Terremoto, porque el subsuelo de Managua es extraordinariamente sísmico.
Además, pedí que no se sigan autorizando construcciones de Repartos, Colonias y Edificios hacia el Sur de Managua, es decir, en los Lomos de El Crucero (cordillera o Sierras de Managua); que se hagan obras ingenieras para evitar la erosión de los Terrenos de la Cuenca Sur, con el fin de que no se vaya a repetir el Aluvión de octubre de 1876.

Inclusive, solicité que se obligue a los dueños de negocios, Repartos, Edificios, Colegios, Universidades, etc., que dejen siempre un pedazo de suelo sin cobertura de cemento, ni pavimento, con la finalidad de que se infiltre agua a las corrientes de agua subterránea, para tener de dónde obtener agua para beber, todo lo cual debe ir acompañado de reforestación en toda la Cuenca Sur y todo el Municipio de Managua.

Dije que los ciudadanos de Managua, hombres y mujeres, pareciera que más bien trabajan inconscientemente en preparar a Managua para que sufra una nueva catástrofe natural, como las ya mencionadas, las cuales podrían amortiguarse tomando las medidas preventivas correspondientes.

El Concejo Municipal no me escuchó. Sólo hubo eco en el Alcalde Dionisio “Nicho” Marenco Gutiérrez, quien también se muestra preocupado por el futuro de Managua.

Fuentes consultadas: Historia de Frutos Halftermeyer, recopilación de Alejandro Morales H., documentación oficial del Instituto de Estudios Territoriales (INETER), Crónicas de los colonizadores españoles, “El Terremoto más bárbaro de la Historia”, de Gustavo Tijerino; y vivencias personales del autor durante y después del Terremoto de 1972.

Febrero del 2009.
Actualizado 16 de marzo del 2010.

Terremotos violentísimos, ocurridos en los últimos 20 años

El Terremoto reciente en Chile, de 8,6 grados Richter, provocó portentosa destrucción material y casi 1,000 muertos, en el centro y sur chileno.

Este Terremoto, según especialistas en sismología, fue 50 veces más poderoso que el de Haití, el pasado 12 de enero, tuvo lugar a las 03.36 hora local (06.36 GMT), cuando la mayoría de los 17 millones de chilenos, dormían.

Lasa región más dañadas por este potente Terremoto fueron Concepción y Maule, este último situado a 300 kilómetros de Santiago de Chile.

Por su importancia y actualidad, citamos aquí algunos de los Terremotos más devastadores ocurridos en el mundo en los últimos 20 años en el Mundo o Madre Tierra:

El 16 julio de 1990, en Manila y varias provincias filipinas, fueron sacudidas por un sismo de 7,7 grados Richter, causante de 1.597 muertos y gran destrucción material.

El 20 octubre de 1991, en Uttar Pradesh, Norte de la India, unas 2.000 personas resultaron muertas por un Terremoto de 6,1 grados Richter. La destrucción material fue muy levada en edificios, casas, casas, carreteras, caminos, etc.

El 22 marzo de 1992, el Este de Turquía, situada en la Península de los Balcanes y Asia Anterior, fue arrasado por un Terremoto también violento de 6,3 grados, causante de 1,000 víctimas humanas y dejó a 50.000 personas sin hogar, más enorme destrucción material.

El 13 diciembre de 1992, en La Isla de Flores, en Indonesia, asimismo fue devastada por un temblor de 7,5 grados, dejando 2.500 muertos, decenas de miles de damnificados y destrucción considerables en edificios, casas, caminos y carreteras.

El 30 septiembre de 1993, hubo 7,600 víctimas mortales y 15.846 heridos, debido al Terremoto de 6,4 grados en el estado indio de Maharastra, donde asimismo la cantidad de heridos y damnificados fue elevado y considerable la destrucción material.

El 17 enero de 1995, en Kobe, Ciudad del Oeste del Japón, un Terremoto de 7,2 grados Richter ocasionó 6.400 víctimas mortales, más decenas de miles de damnificados y daños materiales significativos en edificios, casas e infraestructura en general.

El 28 mayo de 1995, en la ciudad de Neftegorsk, en el extremo Oriental de Rusia, hubo 1.989 fallecidos tras un Terremoto violento de 7,5 grados.

El 28 febrero 1997, mil ciudadanos iraníes murieron por un Terremoto de 5,5 grados en el Noroeste de Irán, donde estos fenómenos con frecuencia sacuden el subsuelo de la antigua Mesopotamia. El gobierno iraní informó entonces de que hubo decenas de miles de damnificados y considerable destrucción material en viviendas e infraestructura.

El 10 mayo 1997, al Este de Irán, especialmente en la provincia de Jorasán, fue devastado por un Teremoto de 7,1 grados, causante de 1.560 muertos, decenas de miles de damnificados y destrucción material abundante en edificios, calles y carreteras.

El 4 febrero 1998, en el Distrito de Rustaq, al Norte de Afganistán, al menos 4.400 personas fallecieron en un Terremoto violento de 6,1 grados, el cual tuvo una réplica de 6 grados Richter, tres días después, en la misma zona, causando la muerte a otras 250 personas o seres humanos afganos.

El 30 mayo 1998, en una provincia llamada Tajar, al Noreste de Afganistán, se desencadena otro Terremoto de 7,1 grados, causante de otras 5.000 víctimas mortales.

El 18 julio 1998, un potente maremoto o Tsunami, con olas de hasta diez metros de altura, causó 3.000 muertos en la costa Norte de Papúa-Nueva Guinea, en territorio de Oceanía, en el Sur de la Madre Tierra.

El 25 enero 1999, un Terremoto de 6,2 grados Ritcher, sacude la región cafetalera de Quindio, en Colombia, dejando como resultados fatales 1.100 colombianos muertos, más varios miles de damnificados y abundantes daños materiales.

El 17 agosto 1999, en el Noroeste de Turquía, incluido Estambul, un Terremoto de 7,4 grados, provocó la muerte de 17.000 seres humanos y unos 30.000 heridos, más decenas de miles de damnificados y destrucción material elevada en edificios, casas e infraestructura.

El 26 enero 2001, al menos 15.500 perdieron la vida por un Terremoto de 6,9 grados en la escala Richter con epicentro en Bhuj, Estado Noroccidental hindú de Gujarat, donde hubo decenas de miles de heridos y damnificados, más destrucción de edificios, casas de habitación e infraestructura como carreteras y caminos.

El 21 mayo 2003, un Terremoto de 5,8 grados ocasionó 2.273 muertos, 10.243 heridos y más de mil desaparecidos en Argelia, África

– 26 diciembre 2003.- 26.271 personas murieron por un terremoto de 6,3 grados en la ciudad de Bam, sureste de Irán, que quedó destruida en un 70 por ciento, dejando sin hogar a dos tercios de los más de 200.000 habitantes.

– 26 diciembre 2004.- La isla indonesia de Sumatra fue devastada por un terremoto de 8,9 grados, con epicentro en Aceh, con más de 280.000 víctimas mortales en doce países de Asia y África.

– 28 marzo 2005.- El oeste de Sumatra sufrió un terremoto de 8,7 grados Richter y causó 1.300 muertos.

– 8 octubre 2005.- En Cachemira, fronteriza entre Pakistán y la India, murieron 86.000 personas y 40.000 resultaron heridas en un temblor de 7,6 grados.

– 27 mayo 2006.- En la isla de Java, Indonesia, un sismo de 6,2 grados Richter dejó al menos 6.234 muertos, 20.000 heridos y 340.000 desplazados.

– 15 agosto 2007.- Un movimiento telúrico de 8 grados en la escala Richter arrasó la costa de Perú y provocó 513 víctimas mortales y 1.090 heridos.

– 12 mayo 2008.- Wenchuan, China, fue el epicentro de un terremoto de 7,8 grados, que dejó 90.000 muertos.

– 6 abril 2009.- 299 personas perdieron la vida en un temblor de 6,2 grados que sacudió el centro de Italia, con epicentro en la región de Los Abruzos. La localidad de L’Aquila fue la más afectada.

– 30 septiembre 2009.- Tres mil personas fallecieron y 450.000 perdieron sus hogares en la isla indonesia de Sumatra, como consecuencia de un terremoto de 7,6 grados de Richter y una réplica de 6,8 al día siguiente.

– 12 enero 2010: Haití sufrió un terremoto de 7 grados en la escala de Richter, el peor en su historia, que dejó 217,000 muertos.

9,5 destruyó, hundió y arrastró poblaciones con maremotos en Chile, en mayo de 1960

Teremoto de Valdivia casi rompe la escala Richter

A esta crónica-reportaje, encontrada navegando en INTERNET, le hecho algunas mejoras, con el fin de leerla y reflexionar sobre los peligros que nos acechan a las poblaciones asentadas sobre subsuelos fallados como los de Managua, San Salvador, Guatemala, en la misma Valdivia de Chile; en Perú, en Costa Rica, México, Irán, India, en China, Portugal, España, Mediterráneo, Turquía, Grecia, etc Su autoría es mía, sólo en parte..

Recordemos asimismo la mortandad ocasionada por el terremoto y Tsunami en Indonesia, recientemente, el cual produjo destrucción material generalizada, más de 200,000 muertos y alteración en el eje de la Tierra.

Si bien es cierto que no sólo Valdivia (Puerto y Ciudad Industrial de Chile) fue afectada por el famoso terremoto de 1960, es la Ciudad donde se registró aquella tristemente célebre intensidad récord de XI a XII en Escala de Mercalli y 9,5 en Escala Richter.

Simplemente el mayor movimiento telúrico jamás registrado. 10 grados en Richter es lo máximo en movimientos terráqueos o Terremotos.

El Terremoto ocurrió el 22 de mayo de 1960, a las 15,11 horas (19,11 GMT) y fue “sentido” en todo el Cono Sur de América.

El epicentro se localizó a 39.5° de Latitud Sur y a 74.5° de Longitud Oeste

El hipocentro se ubicó a 60 kilómetros de profundidad.

2.000 personas murieron (4.000 a 5.000 en toda la región), 3.000 resultaron heridas. 2.000.000 de chilenos perdieron sus hogares por este poderosísimo Terremoto de 9,5.

Los ríos cambiaron su curso. Nuevos lagos nacieron. Las montañas se movieron. La geografía, como nunca se había visto, se modificó marcadamente.

En los minutos posteriores al Terremoto, un violentísimo Tsunami arrasó lo poco que quedaba en pie en las ciudades y poblados afectados, tanto en zonas urbanas como rurales.

El mar se recogió (o se retiró) por algunos minutos y luego una ola gigantesca se levantó hacia las playas del Océano Pacífico, destruyendo a su paso casas, puentes, botes y, por supuesto, matando a miles de vidas humanas e igualmente a millones de animales acuáticos marinos y terrestres.

Algunos barcos, lanchas y yates fueron a quedar a kilómetros del mar adentro, y Río Valdivia arriba, el cual desemboca en el Océano Pacífico.

Como consecuencia del sismo o Terremoto de Valdivia, se originaron tsunamis que arrasaron las costas de Japón (138 muertes y daños por U$ 50 millones), Hawaii (61 muertes y U$75 millones en daños), Filipinas (32 muertes y desaparecimientos). La Costa Oeste de Estados Unidos también registró un tsunami que provocó daños por más de U$ 500.000. Todos estos lugares mencionados, están ubicados a varios miles de kilómetros de Valdivia, situado en el lado Oeste del fajón continental de Chile, en la orilla del Océano Pacífico.

Descripción de la catástrofe

La triple catástrofe del 21 y 22 de mayo de 1960 – dos terremotos y un maremoto que asolaron trece de las entonces 25 provincias del país, dejaron una profunda huella en el espíritu de la población y deterioraron gravemente la economía de la nación. En pocos minutos se perdieron centenares de vidas y fue arrasada la infraestructura chilena, parte del territorio se hundió en el mar, aparecieron nuevas islas y otras fueron borradas por el Tsunami.

Tres derrumbes de tierra bloquearon el desagüe natural del Lago Riñihue, hacia el Río San Pedro, amenazando con asolar los pueblos ribereños y la parte baja del territorio de Valdivia. En dos meses un contingente encabezado por el Ingeniero Raúl Sáez Sáez logró evitar la tragedia.

A las seis de la madrugada con dos minutos del 21 de mayo, gran parte del país, desde el Norte Chico hasta Llanquihue, fue despertado por un brusco movimiento sísmico. Las comunicaciones de Santiago al Sur quedaron abruptamente interrumpidas. Los primeros boletines se conocieron a través del periodista Enrique Folch (conocido como “El Repórter X”), quien a través de Radio del Pacífico informó sobre comunicaciones captadas de radioaficionados de Coronel, Chillán, Concepción, Angol, Talcahuano y otros pueblos del Sur chileno, relativas al desastre. El presidente chileno de entonces en 1960, Jorge Alessandri, quien había hecho ya un estreno catastrófico el día de su elección al registrarse el Terremoto de las Melosas en 1958, debió suspender el tradicional Mensaje ante el Congreso, así como las celebraciones del Combate Naval de Iquique de 1879 preparados para ese día. Además llovió intensamente toda esa jornada en el Sur de Chile.

Cuando ya se había iniciado una cadena de información y solidaridad, en una relativa calma, el día domingo 22 de mayo a las tres de la tarde con diez minutos un nuevo y más intenso terremoto se dejó sentir en la Zona Sur, especialmente en la misma Valdivia.

Estrictamente hablando, en Chile hubo 9 terremotos entre el 21 de Mayo y el 6 de Junio de 1960
(informe del subdirector del Instituto de Sismología de la Universidad de Chile Edgar Kausel):
Epicentro Fecha y Hora Magnitud Richter*
1 Concepción y Lebu Mayo 21 06,02 horas 7.25
2 Concepción Mayo 21 06,33 horas 7.25
3 Concepción Mayo 22 14,58 horas 7.5
4 Valdivia Mayo 22 15,10 horas 7.5
5 Valdivia Mayo 22 15,40 horas 8.75
6 Península de Taitao Mayo 25 04,37 horas 7.0
7 Isla Wellington (Puerto Edén) Mayo 26 09,56 horas 7.0
8 Península de Taitao Junio 2 01,58 horas 6.75
9 Península de Taitao Junio 6 01,55 horas 7.0
* Se refiere a la Escala Richter Standard (Ms), reportada entonces por la Universidad de Georgetown y el Boston

College de EE.UU. , y los observatorios Villa Ortúzar de Buenos Aires e Instituto Geofísico Los Andes, de Bogotá, Colombia.

Actualmente se usa una modificación que considera la geometría de la falla y el momento sísmico (Mw), que le asigna al Terremoto de Valdivia un valor de 9.6.

Ciudades y pueblos más afectados

De Norte a Sur, los primeros daños importantes fueron detectados en Talca, donde la carretera longitudinal se hundió un metro en un tramo de 50 metros al Norte del cruce con el Río Maule.

En Constitución la Escuela Vocacional fue seriamente dañada, debiendo suspenderse las clases.
En Parral hubo dos muertos y se derrumbó el edificio de la Policía de Investigaciones.
Quirihue y San Carlos resultaron con varias viviendas destruidas (Registro Civil y Compañía de Teléfonos en este último).

Los retenes de Carabineros de Ñiquén y Tanilboro fueron destruidos.

En Chillán murieron cinco personas y el 20 por ciento de sus edificios registró daños considerables. Era el punto más Austral del país que mantenía comunicaciones normales con Santiago.

En Yungay pereció una persona y cayeron varios edificios.

En Tomé hubo 5 muertes y numerosas viviendas destruidas, tanto por el Terremoto como por el Tsunami registrado el día 22 de mayo.

En Dichato hubo dos muertos y el barco pesquero Ube varó o encalló cerca de la playa. En Talcahuano perecieron diez personas y se dañó gravemente el 65% de las viviendas (había entonces un total de 13.000), quedando otro 25% en condiciones inhabitables. Horas de terror se vivieron cuando la tarde del 22 se registró un Tsunami que hizo subir el nivel de la playa en tres metros, debiendo evacuarse la población de Rocuant Morro. Los edificios de la Aduana, el Teatro local, la Clínica Talcahuano, la Gobernación y varias casas comerciales debieron ser, entre otros, posteriormente demolidos.

En Concepción se estimó en 125 los muertos y 300 los heridos. No hubo suministro normal de agua potable durante cinco días, así como de servicios telegráficos, telefónicos y de electricidad. Más de 2.000 viviendas resultaron destruidas, especialmente en la zona vecina a Talcahuano, habitada por gente de menores recursos. El puente sobre el Río Bío Bio se destruyó en tres partes, especialmente en la zona aledaña a Concepción, donde se derrumbó un tramo de 45 metros. Los edificios de los diarios La Patria y El Sur, así como de la Casa Correccional Buen Pastor, Convento de las Monjas Sacramentinas, Liceo de Niñas, etc., sufrieron daños y víctimas considerables. La vía férrea entre Concepción y San Rosendo se interrumpió a la altura de Talcamávida. La usina de Huachipato estuvo a punto de sufrir daños irreparables al suspenderse la energía eléctrica y comenzar a enfriarse la mezcla en su interior (habrían tenido que dinamitarla).

En Lota hubo 18 muertos y 30 heridos. Los minerales de carbón fueron peligrosamente inundados por los derrumbes en su interior.

Coronel registró tres muertos y destrucción del 50% de sus casas.
Los Ángeles sufrió daños en el 70% de sus viviendas y en la mayoría de sus edificios públicos. Curiosamente la mayoría de las fachadas permanecieron indemnes.

En Curanilahue hubo un fallecido.

En Lebu murieron nueve personas y hubo daños importantes, especialmente en la mina La Victoria de Lebu.

En Angol se dañó el 82% de las viviendas y 6.000 personas perdieron sus hogares. Hubo tres muertos. La Escuela Normal, Liceo de Niñas, Casa Hogar e Instituto Comercial sufrieron enormes daños. El Cementerio prácticamente se derrumbó, dejando a la vista los esqueletos y cadáveres de sus nichos (fui testigo directo del hecho). La Cárcel y la Intendencia fueron también seriamente dañadas.

Los Sauces, Victoria, Traiguén y Collipulli sufrieron daños de considerable magnitud. En esta última localidad el Viaducto del Malleco fue dañado interrumpiéndose por varias semanas el tránsito de trenes.

Carahue sufrió la destrucción del 40% de sus viviendas.

Temuco no registró víctimas fatales, pero si siete heridos y enormes daños en las carreteras de acceso a Pucón y ciudades vecinas. Hubo interrupción de servicios eléctricos y de comunicaciones por varios días.
El Lago Villarrica se desbordó inundando las casas aledañas a sus riberas.

El pequeño pueblito indígena Peihueco, al interior de la provincia de Cautín, fue virtualmente sepultado por un alud de tierra, registrándose la dramática muerte de 300 de sus habitantes y desapareciendo otros 50.

Toltén, Puerto Saavedra y Queule, situados en zonas bajas en la costa de Cautín, no registraron muchos daños por el terremoto mismo. El tsunami posterior, sin embargo, los asoló sin piedad. Puerto Saavedra fue borrada de la faz de la tierra. Sus casas fueron arrastradas por el mar más de dos kilómetros tierra adentro. Sólo una casa resistió la embestida. Su población, a la sazón de 2.500 habitantes, alcanzó a correr hacia tierras altas, alertada por la sirena de bomberos, que aulló incesantemente, huyendo de tres olas gigantes sucesivas que destruyeron todo a su paso. Cincuenta de ellos, sin embargo, perecieron en el lugar. Toltén y Queule no corrieron mejor suerte y también fueron asoladas por las olas.

Valdivia, sitio del epicentro, quedó a oscuras. Se reportaron quince muertos y cien heridos. El 40% de las casas fue destruido. El desborde del Río Calle inundó centenares de casas y el centro comercial quedó parcialmente destruido. La Isla Teja y los barrios Collico y Las Ánimas debieron ser evacuados. La avenida Costanera fue anegada por el río y casi todos los puentes resultaron inutilizables. La torre del Cuerpo de Bomberos y el Hospital de la ciudad quedaron también inoperables. Alrededor de 20.000 personas perdieron sus hogares.

Otro pueblo que sufrió las graves consecuencias del maremoto fue Corral, donde lamentablemente sus habitantes no alcanzaron a ponerse a salvo y fueron llevados por el mar junto a sus casas y animales.

Poblaciones completas, como la de pescadores de la Caleta San Carlos, fueron arrasadas por las olas marinas gigantescas, registrándose centenares de muertos y desaparecidos. En esta zona, que es una bahía en la cual desemboca el Río Valdivia en el Océano Pacífico, varias naves o embarcaciones se encontraban fondeadas en sus puertos. Entre éstas estaban el barco “Carlos Haverbeck”, el vapor de pasajeros “Prat”, los remolcadores “Pacífico” y “Chanchorro”, “El Canelo”, el vapor “Santiago” y el buque de dragado “Covadonga”. Los cuatro primeros se hundieron.

“El Canelo” varó o encalló en un brazo del Río Valdivia y el “Santiago” lo hizo frente a Niebla. La “Covadonga” arrasó una escuela y varias casas y quedó en el Río Putimay. Un voluntario del Cuerpo de Bomberos de Corral, que estaba haciendo sonar la sirena para advertir a la población del maremoto que se avecinaba, fue arrastrado mar adentro aferrado a una tabla, logrando ser rescatado al día siguiente a varios kilómetros del lugar.

Lauris Sterns nos informa que ella fue testigo presencial y señala que la Isla Teja no quedó totalmente aislada, que la torre del Cuerpo de Bomberos resultó destruida, que lo que hacían sonar era una campana y no una sirena y que los puentes quedaron inoperables por vehículos, pero se podía transitar a pie. Señala además que un remolcador (no sabe su nombre, pero puede que sea uno de los mencionados en la página), en Corral fue levantado por la ola del maremoto y depositado, tierra adentro, detrás de los edificios de los Altos Hornos, una Refinería de acero en Corral.

Los Morros, San Carlos, Amargos, Camino Amargos, Corral Bajo, La Aguada, San Juan, Ensenada, Niebla y Los Molinos prácticamente desaparecieron. En Mehuín sólo una casa resistió el embate, pero treinta de sus habitantes murieron o desaparecieron.

En La Unión hubo un herido y un desaparecido. Uno de sus molinos se derrumbó, al igual que la Municipalidad, maestranza, tiendas y bodegas de frutos.

Osorno sufrió la destrucción de cincuenta casas y hubo ocho muertes, muchos de ellos niños que asistían a la función de la tarde del Teatro de la ciudad. Su Catedral, Iglesia Alemana y Banco del Estado fueron seriamente dañados. Bahía Mansa, Pucatrihue, Maicolpué y Choro Traiguén prácticamente desaparecieron.

Río Negro y Purranque debieron lamentar la destrucción de sus principales edificios (molinos, hospital, hoteles y varias tiendas y casas).

Frutillar, Llanquihue y Puerto Varas sufrieron pocos daños con el Terremoto, aunque en esta última hubo ocho muertos. Peulla lamentó dieciocho víctimas fatales y grandes daños. Los caminos de acceso se interrumpieron en varios puntos.

En Puerto Montt se registraron treinta muertos y cientotreinta heridos. El 90% de sus viviendas fueron destruidas ya sea por el Terremoto, los incendios posteriores (como fue el caso de la Comisaría) o por el tsunami (edificios portuarios, Aduana y viviendas costeras). El muelle de la caleta Angelmó desapareció, igual que gran parte de su recién inaugurada población Modelo.

Ancud no corrió mejor suerte, sumándose a las calamidades mencionadas, entre otras, la acción de una incesante lluvia huracanada. El oleaje marino se desbordó hasta la Plaza de Armas y las poblaciones Pudeto, La Arena y El Castillo fueron arrasadas. Muchos pescadores intentaron huir mar adentro en sus propios botes o en la lancha de Carabineros “Gloria”, pero fueron sorprendidos por el Tsunami, el que hundió la lancha con treinta personas a bordo, y alrededor de nueve botes con sus respectivas familias.

Castro sufrió una suerte similar, con los edificios más antiguos arrasados por el Terremoto del 22 de mayo, su centro cívico consumido por los incendios subsecuentes y sus edificaciones portuarias barridas por el maremoto.

*Pablo E. Barreto Pérez: Periodista, editor, investigador histórico, Cronista de la Capital, fotógrafo, Orden Independencia Cultural Rubén Darío, Hijo Dilecto de Managua, Orden Servidor de la Comunidad, Orden José Benito Escobar Pérez de la Central Sandinista de Trabajadores (CST nacional) y Orden Juan Ramón Avilés de la Alcaldía de Managua.

Colonia del Periodista No. 97, frente al portón del Parque, en Managua.
Teléfonos: 88466187, 88418126 y 22703077

Anuncios

Acerca de Pablo Emilio Barreto Pérez

Pablo Emilio Barreto Pérez es: *Orden Independencia Cultural Rubén Darío, *Orden Servidor de la Comunidad e Hijo Dilecto de Managua.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a !Terremotos, Terremotos¡, !Terremotos¡, Managua demolida por Terremoto de 1931: hace 81 años

  1. sofia amarillo dijo:

    esta muy buena la informacion

  2. I am glad to be a visitor of this consummate web web site! , appreciate it for this rare info ! .

  3. massiel lezama dijo:

    que bunisimo

Los comentarios están cerrados.