Mujeres asesinadas en 2009: son 1, 493, ¿otra epidemia de salud pública?

Ultimadas por sus parejas: ¿machismo, celos incontrolables, peleas por poder familiar?
Mujeres asesinadas en 2009, son 1,493, ¿otra epidemia de salud pública?

Pablo E. Barreto Pérez

Numerosos medios informativos centroamericanos (periódicos, televisoras, radioemisoras y en INTERNET), publicaron hace pocas semanas que 1,493 mujeres fueron asesinadas o muertas por sus parejas (esposos, compañeros de vida marital permanente, o amantes y violadores) en el año 2009, cortando las estadísticas en noviembre del año pasado.

Las publicaciones mencionadas se dieron a propósito del Día Internacional de la No Violencia contra las Mujeres, promovido por las Naciones Unidas, cuyas autoridades están cada vez más preocupadas porque este fenómeno social está, aparentemente, creciendo en el Mundo entero y convirtiéndose en otra epidemia de salud pública como los accidentes de tránsito en Centroamérica y América Latina.
Las estadísticas publicadas indican que en Guatemala hubo 546 mujeres asesinadas, 475 en El Salvador; 325 en Honduras, 69 en Nicaragua, 49 en Panamá y 34 en Costa Rica.

En el caso de Nicaragua, se informaba que de las 69 mujeres asesinadas, 7 eran niñas. El primer lugar en los crímenes contra mujeres, se afirmaba, lo ocupan Managua, Matagalpa y la Región Autónoma del Atlántico Sur.

Se informaba que de los 69 hombres responsables de estos crímenes contra igual número de mujeres asesinadas en 2009, sólo 17 de ellos están en prisión después de haber sido enjuiciados en los tribunales correspondientes.

En las publicaciones referidas se mencionan como causales: celos incontrolables, machismo, peleas por problemas financieros, control de los hijos, juicios y denuncias de mal trato de mujeres en contra de los hombres o maridos, etc.

Parte de los datos sobre cantidades de asesinatos de mujeres fueron aportados por el Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional de Honduras. Buscando información en INTERNET me encontré con el Blog de los “Padres Divorciados”, el cual sostiene que asimismo hubo casi similar cantidad de hombres asesinados por sus parejas mujeres.
Presuntamente, en Honduras, en el mismo año 2009, fueron asesinados 32 hombres a puñaladas o cuchilladas por sus mujeres o parejas. El Blog mencionado de “Padre Divorciados” indica que 380 hombres se suicidan al año, aunque no dice dónde, debido a que en las peleas matrimoniales o de parejas, los hombres se ven enjuiciados o exhibidos públicamente y pierden todo: casas, hijos, propiedades diversas, vehículos, porque las mujeres y sus hijos son presuntamente favorecidos en los tribunales de Justicia.

Otras publicaciones españolas en Internet aseguran que en España se suicida un padre de familia diariamente, debido a las peleas de parejas, por divorcios, separaciones, por pérdidas de propiedades, por separación de sus hijos, por pérdida del empleo debido a las mismas causas, y que 32 hombres promedio son asesinados al año por sus mujeres.
Y como parte de este asunto se introduce un elemento más preocupante, en los medios informativos centroamericanos, fue destacado con ribetes de escándalo el asesinato del nicaragüense Yamil Hernández López y sus tres hijos pequeñitos por parte de su esposa tica Melina Montero Navarro.

Según esas informaciones periodísticas, Montero Navarro le dio veneno a su esposo Hernández López y a los tres hijos de ambos: María de los Ángeles, 8 años; María Celeste, 3 años; y Sebastián de ocho meses.
Este hecho doloroso y horrible ocurrió en una urbanización de Costa Rica. Yamil Hernández López era de Masaya, Nicaragua.

¿Qué pasó realmente? ¿Por qué Montero Navarro le dio veneno a su marido y a sus hijos y, para colmo, después le prendió fuego a la casa y se envenenó ella también? Montero Navarro también murió, sin que dejase indicios de por qué mató a sus hijos y a su marido Hernández López.
Casi al mismo tiempo en que se daban estas publicaciones mencionadas en Centroamérica, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y un organismo de siglas FIDEG, publicaron un estudio, en el cual se indica que los niveles de violencia en contra de las mujeres en América Latina señalan que nuestras féminas sufren distintos grados de violencia y que los países que más se destacan por este fenómeno social, son:
Perú con un 70 por ciento. Es decir, de 100 mujeres, 70 de ellas sufren algún grado de maltrato. México también con el 70 por ciento. Chile con el 60 por ciento, Argentina 42 por ciento y Nicaragua el 32 por ciento.
En el caso de Nicaragua, las autoridades del gobierno central aseguran que especialmente con el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, las mujeres maltratadas están recibiendo atención más diligente por sus denuncias de mal trato tanto en la Policía como en los Juzgados o tribunales judiciales en todo el país.

En Nicaragua inclusive funciona el Ministerio de la Familia y en la Policía, en cada Departamento, funciona una Unidad especial llamada “Comisaría de la Mujer” para recibir denuncias de las mujeres, y se les da acompañamiento en los enjuiciamientos a los hombres acusados por maltrato físico y sicológico, y también por demandas de alimentación para los hijos, porque son centenares o miles los hombres (jóvenes, adultos y viejos) que tienen hijos con sus mujeres, a las cuales dejan solas en la manutención de los chavalos.

Conozco personalmente a decenas de hombres que sencillamente embarazaron a mujeres jóvenes, y cuando vieron que estas iban a tener o parir hijos, dieron la vuelta, como cualquier cobarde, y se fueron.
También es notorio el llamado “machismo” de algunos hombres tratando de imponerse a las mujeres por razones de supuestas superioridades, o porque cuando eran novios o enamorados no les encontraban defectos a las mujeres, y ahora sí se los encuentran.

U ocurre que las mujeres se mantienen “muriéndose” de celos, trabando peleas por asuntos financieros, o estas parejas no se ponen de acuerdo en cuanto a las formas de conducir a los hijos, por la escuela y la ropa de los hijos, por los libros y cuadernos, y poco a poco se van trabando en peleas enemistosas, en vez de calmarse y ponerse de acuerdo, etc.
El llamado “machismo” es virtualmente ejercido, desarrollado, consolidado y perfeccionado por la familia, por los hombres y las mujeres. El “machismo” es una conducta de supuesta superioridad alentada en forma sigilosa y encubierta por el sistema capitalista, cuyas raíces o influencia la sufrimos todos los seres humanos donde el capitalismo salvaje tiene dominio económico, social y religioso, como en Nicaragua y la mayor parte de América Latina, pues nos inculca desesperación por el consumo de cosas triviales, por la moda, por la avaricia o codicia, la incomprensión, nos impone sus valores morales y culturales, etc.

Este fenómeno del asesinato de mujeres por parte de sus maridos lo voy a continuar ampliando, porque me parece nos interesa a todos los centroamericanos y latinoamericanos profundizar sobre este asunto, con la finalidad de educarnos, comprendernos mejor, para vivir en paz, para evitar que nos estemos matando por desacuerdos matrimoniales o maritales, por accidentes de tránsito y por todas aquellas enfermedades prevenibles, incluyendo el cáncer en mujeres y hombres.

Pablo E. Barreto Pérez: periodista, investigador histórico, fotógrafo, Cronista de la Capital, Orden Independencia Cultural Rubén Darío, Hijo Dilecto de Managua, Orden Servidor de la Comunidad del Movimiento Comunal Nicaragüense, Orden José Benito Escobar Pérez de la Central Sandinista de Trabajadores (CST nacional) y Orden Juan Ramón Avilés de la Alcaldía de Managua.

Residente en la Colonia del Periodista No. 97, frente al portón del parque, en Managua. Teléfonos: 88466187, 88418126 y 22703077.

Anuncios

Acerca de Pablo Emilio Barreto Pérez

Pablo Emilio Barreto Pérez es: *Orden Independencia Cultural Rubén Darío, *Orden Servidor de la Comunidad e Hijo Dilecto de Managua.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.