Ladrones deben ir a la cárcel y devolver lo robado al Estado

Ladrones deben ir a la cárcel y devolver lo robado al Estado

Pronunciamiento del Consejo de Fortalecimiento de Participación Ciudadana, de la Alianza de Organizaciones Comunitarias del Periférico Sur y del Movimiento Comunal Nicaragüense del Distrito III, Managua

En representación de nuestras organizaciones comunitarias y de participación ciudadana en Managua, y en nombre de la ciudadanía honrada de Nicaragua, condenamos a la banda de corruptos y ladrones que saquearon el erario público (tesoro del Estado, dinero y recursos naturales de todos los nicaragüenses) en estos pasados 16 años de gobiernos neoliberales, entre el 25 de abril de 1990 y 10 de enero del 2007, y que actualmente buscan desesperadamente cómo evadir impunemente a la justicia y la vindicta popular mediante una asquerosa amnistía, con la cual pretenden eludir acusaciones estatales en los Juzgados del Crimen, no ir a la cárcel, ni devolverle al Estado nicaragüense todo lo que le han robado.

Doña Violeta Barrios viuda de Chamorro desmanteló 550 empresas estatales productivas, el Ferrocarril del Pacífico de Nicaragua, varios miles de Centros de Desarrollo Infantil Rurales, mandó al desempleo a más de medio millón de nicaragüenses; por su culpa se inició el éxodo de nicas a Costa Rica y le “perdonó” la deuda de 17,000 millones de dólares al gobierno criminal de Estados Unidos por su agresión económica y militar a Nicaragua, más destrucción de valiosa infraestructura local, y la matanza de otros 40,000 seres humanos, en la década del 80.

Estos 17,000 millones de dólares debían pagarse por sentencia de la Corte Internacional de Justicia de la Haya, de las Naciones Unidas, pero doña Viole actuó como si ese dinero era suyo y no del Estado nicaragüense.

Es conocidísimo que don Arnoldo Alemán Lacayo inició su robadera sin cesar en la Alcaldía de Managua, a partir de abril de 1990. En la Comuna capitalina se robaron hasta la maquinaria pesada y liviana que dejó la Junta de Reconstrucción de Managua, en abril de 1990, y entregada públicamente en el Malecón de Managua.

Alemán Lacayo llegó por fraude electoral a la Presidencia en 1996. Se dedicó a robar, robar, robar y robar, al extremo de que sus mismos compinches liberales le denunciaron las Huacas I y II, más lo del “narcoyet”, lo de las vaquillas del Instituto Rural, lo de “La “Chinampa”, lo del avión de los seminoles cargado con sacos de reales hacia la Isla del Gran Caimán. Sus denunciantes le totalizaron 600 millones de dólares robados al Estado nicaragüense, parte de lo cual fue exhibido públicamente en un Juzgado del Crimen capitalino, encabezado por la doctora Juana Méndez.

En la época del régimen supercorrompido de Alemán Lacayo, ya andaba en medio otro superladrón del tesoro público de Nicaragua: don Eduardo Montealegre Rivas, el quiebrabancos y saqueador más connotado de la oligarquía conservadora liberal local.

Alemán Lacayo salió de la Presidencia en el 2001, y en ese año llegó don Enrique Bolaños Geyer, o sea la continuación genuina de saqueo, de abandono, de desprecio en contra de los pobres, de profundización de la privatización de servicios públicos como la salud, la educación, la energía eléctrica, las telecomunicaciones, y en este período hasta pretendieron vender el agua potable nicaragüense a quienes fueran los mejores postores.

Según las denuncias ya instaladas en los juzgados capitalinos, con quiebra de bancos (CENIS) y todo lo robado al Estado, a nosotros los nicaragüenses, nos fueron robados otros 17,000 millones de córdobas, entre el 2001 y enero del 2007.

Después de robarnos sumas colosales de dinero en nuestras narices, de provocar inclusive centenares o miles de muertes por confiscación de servicios elementales del Estado en contra de los más pobres, ahora pretenden usar los cargos diputadiles, obtenidos por votos mediante mecanismos del mismo Estado y para colmo intentan utilizar también la Asamblea Nacional, un Poder del Estado Nicaragüense, para autoaprobarse una Ley de Amnistía que los deje impunes, sin culpa alguna, por haber robado y destruido gran parte de las propiedades del Estado nicaragüense.

Rechazamos y les condenamos a estos ladrones esos intentos de amnistiarse; y exigimos a las autoridades judiciales nicaragüenses que se continúen los juicios correspondientes, para que esta banda de ladrones, ubicada entre abril de 1990 y enero del 2007, sean todos llevados a la cárcel y obligados a devolver todo lo robado al Estado nicaragüense.

Consejo de Fortalecimiento de la Participación Ciudadana
Alianza de Organizaciones Comunitarias del Periférico Sur de Managua
Movimiento Comunal Nicaragüense del Distrito III, Managua

Managua, 7 de febrero del 2010.

Nota: Sobre este tema ya escribí un artículo titulado “¿El Cártel de los ladrones del erario estatal en Nicaragua?”, el cual les invito a leer en esta misma Página Web o Blog que generosamente nos permite en forma gratuita “Wordpress” en Internet.

Este es un tema de obligatoria discusión para los nicaragüenses y para todos aquellos ciudadanos y ciudadanas honrados del mundo entero, pues pienso no debemos seguir permitiendo que un puñado de bandidos se apropie o robe los recursos nacionales estatales de cada uno de nuestros países, porque ese hecho de apoderarse del dinero del Presupuesto Nacional, por ejemplo, es, en parte, lo que nos tiene sumidos en la pobreza a algunas naciones como la de Nicaragua, donde abundan los recursos naturales, pero estas bandas de bandidos se los roban de forma impune.

Pablo E. Barreto Pérez: periodista, investigador histórico, fotógrafo, Cronista de la Capital, Orden Independencia Cultural Rubén Darío, Hijo Dilecto de Managua, Orden Servidor de la Comunidad del Movimiento Comunal Nicaragüense, Orden José Benito Escobar Pérez de la Central Sandinista de Trabajadores (CST nacional) y Orden Juan Ramón Avilés de la Alcaldía de Managua.

Residente en la Colonia del Periodista No. 97, frente al portón del parque, en Managua. Teléfonos: 88466187, 88418126 y 22703077.

Anuncios

Acerca de Pablo Emilio Barreto Pérez

Pablo Emilio Barreto Pérez es: *Orden Independencia Cultural Rubén Darío, *Orden Servidor de la Comunidad e Hijo Dilecto de Managua.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.