La Solidaridad conquista voluntades

Gobierno decreta 2010 Año de la Solidaridad en Nicaragua

La Solidaridad conquista voluntades

*Los pueblos o naciones pobres o “en vías de desarrollo” se unen en comunión de intereses en América Latina, África y Asia

• Solidaridad es comunidad de criterios. Es apoyo y defensa mutuos, respaldo incondicional, es dar lo de uno sin esperar nada a cambio. ES protección, es amor al prójimo.

Pablo E. Barreto Pérez

Sí, la solidaridad de unos seres humanos hacia otros, conquista voluntades. Hay momentos difíciles, cruciales, en los cuales seres humanos, comunidades, pueblos enteros y naciones, urgen muestras de solidaridad porque están pasando hambre, sufren desastres naturales, o están sufriendo una agresión o invasión militar de un país neocolonial o imperialista o capitalista salvaje, como le ocurre en estos momentos a los pueblos iraquí, afgano, paquistaní y palestino, por ejemplo, agredidos por sus agresores de siempre: Estados Unidos, Reino Unido e Israel, nación impuesta con un gobierno de criminales, precisamente, por las dos potenciales imperiales mencionadas desde 1948.

“La solidaridad es la ternura de los pueblos”, dijo una vez el Comandante Tomás Borge Martínez, cuando era el Ministro del Interior o de Gobernación, durante el régimen revolucionario sandinista, en la década del 80.

Los pueblos, naciones o repúblicas pobres del llamado Tercer Mundo se solidarizan, se unen cada vez más, con más conciencia de seres humanos oprimidos, explotados y agredidos por los países neocoloniales grandotes (capitalistas salvajes), cuyas jefaturas de gobiernos y oligarquías locales sólo piensan en cómo robarnos nuestros recursos naturales (petróleo, gases, energía, aguas, metales, elementos atómicos, peces, dinero… y de paso destruyen nuestras culturas, nuestro Medio Ambiente y contaminan mortalmente la atmósfera de la Madre Tierra), pero jamás se les ve un acto de solidaridad con nuestras naciones pobres o en “vías de desarrollo”.

Dichosamente, nuestros pueblos y naciones pobres y en “vías de desarrollo” en América Latina, en África y Asia, están cada vez más conscientes de que la Unidad, la Solidaridad, la estrecha cooperación de mutuo beneficio es cada vez más indispensable para salir del atolladero del subdesarrollo, precisamente impuesto fundamentalmente por las ocho naciones imperialistas más industrializadas, cuyos gobiernos y oligarquías salvajes de manera egoísta sólo buscan cómo enriquecerse lujuriosamente a costas de nuestros recursos naturales, los cuales roban mediante invasiones y agresiones militares desde hace más de 500 años en América Latina, en África y Asia.

Sí, dichosamente nuestros pueblos y gobiernos progresistas han despertado, tienen conciencia de que no podemos seguir siendo “eternos productores” y a la vez “eternos perdedores”, porque los países imperialistas y neocoloniales (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Canadá, etc.) han venido robándose nuestros naturales más valiosos, con los cuales ellos se mantienen en opulencia repugnante, y para colmo mediante sus empresas trasnacionales se nos llevan esos recursos naturales, que ya convertidos en objetos de comercio controlado totalmente por ellos, nosotros nos vemos obligados a pagar los precios que ellos mismos imponen.

La Solidaridad, la Unidad, la Cooperación estrecha entre los pueblos y naciones pobres o “en vías de desarrollo” no les conviene a los gobiernos y oligarquías de naciones o países neocolonialistas o imperialistas o capitalistas salvajes, porque ya no pueden explotarnos, ya no pueden robarnos descaradamente cómo lo han venido haciendo desde hace varios siglos en América Latina, África y Asia.

La Solidaridad, Unidad y Cooperación estrecha es vital para los pueblos o naciones empobrecidas por saqueo colonial y neocolonial como las nuestras en América Latina, Asia y África.

Terrorismo estatal: contrario a la solidaridad

La Solidaridad, Unidad y Cooperación entre gobiernos progresistas o de izquierda, mejor dicho: gobiernos “parecidos a sus pueblos” y políticos (cas) patrióticos, no vendepatrias, no peleles ni traidores, irrita a los gobiernos de naciones de capitalismo salvaje porque ya no pueden robarse abiertamente nuestro petróleo, nuestros metales preciosos, nuestros pescados, nuestras materias primas para producir medicinas caras, ya no puedan instalar sus bases militares de dominación, ni organizar sus dictaduras militares genocidas, las cuales en el pasado les permitieron precisamente robar lo más que pudieron y mantener dominio pleno de nuestros países, al mismo tiempo que mataban a millones de seres humanos por oponerse a su opresión genocida.

Algunos especialistas o historiadores sostienen que sólo Estados Unidos, en más de 100 años de dominación colonial y neocolonial, mediante más de 250 invasiones y agresiones militares, ha matado a más de 23 millones de seres humanos en América Latina, África y Asia, y continúa matando gente en Iraq, en Afganistán, Paquistán, Palestina (a travez de Israel) y en Colombia, por ejemplo.

Solidaridad es afinidad de intereses, comunidad de criterios, coordinación de acciones de beneficio hacia una parte o mutua, es unión, apoyo mutuo, defensa mutua, es amor de unos pueblos hacia otros, es identificación política e ideológica, es identificación clasista o proletaria entre los pueblos y naciones, es respaldo de unas naciones hacia otras y especialmente la solidaridad se manifiesta cuando los pueblos y naciones luchan por su liberación nacional y por la construcción de una sociedad nueva y del socialismo en sustitución del capitalismo salvaje, opresor, genocida, ladrón y expoliador brutal como el de Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, etc.

Solidaridad activa, de hermandad permanente, cooperante en numerosas disciplinas gubernamentales es, por ejemplo, la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de nuestra América (ALBA), la cual tanto irrita, enfada, enfurece y sofoca a los gobernantes genocidas norteamericanos, especialmente a las oligarquías sangrientas norteamericanas y latinoamericanas, cuyos jefes se desesperan porque ahora ven rebelados a los pobladores pobres, cuyos lomos antes flagelaban con sus látigos patronales-esclavistas, sin que nadie los castigara a ellos (oligarcas, vendepatrias, peleles y bandidos), pues controlaban todo: Estado, gobierno, Ejército, Policía, cárceles, economía, tierras, recursos naturales, petróleo, gases, oro, cobre, todos nuestros metales, el espacio aéreo, las aguas…!todo¡, y de paso nos mandaban a matar por andar protestando contra estos crímenes sin castigo todavía.

Solidaridad activa, independentista, regionalista y de cooperación estrecha entre naciones y pueblos pobres o “en vías de desarrollo”, es o son la Unidad de Naciones Africanas y UNASUR del Cono Sur del Continente Americano. Ambas organizaciones regionales tienen ya acuerdos importantísimos, precisamente, para coordinar acciones mutuas de solidaridad, de cooperación, de intercambio comercial, de intercambios de conocimientos científicos y de accionar conjunto en proyectos de orden social y económico.

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, es en este momento la presidenta de UNASUR, a la cual ha definido como instrumento vital de defensa de los intereses regionales y populares de América del Sur.

Solidaridad: vital para los pueblos

A las naciones pobres o “en vías de desarrollo” les es vital la Unidad, solidaridad y cooperación estrecha, pues el pasado colonial y neocolonial (y una mezcla de neonazifascismo en estos antiguos colonizadores sangrientos) para indicarnos que estos antiguos opresores y saqueadores no unirán esfuerzos con nosotros para vencer la pobreza impuesta por ellos, tampoco nos ayudarán a revertir nuestro Medio Ambiente dañado (destruido por ellos a lo largo de 500 años de dominación colonial) y tampoco cooperarán para eliminar la contaminación de la atmósfera con gases de efecto invernadero, pues son ellos mismos quienes en más de un 80 por ciento propician la contaminación atmosférica que está provocando alteraciones aceleradas en el Clima a nivel planetario.

En América Latina, África y Asia quedó demostrado con el funcionamiento del llamado “neoliberalismo” o “globalización de la economía” por parte del capitalismo salvaje, que al revés de solidaridad hacia los seres humanos, hacia los animales, hacia las plantas o bosques en general, este puñado de mafiosos del imperialismo egoísta, racista, engreído, genocida y neonazifascista, sólo está interesado en cazar o robar recursos naturales ajenos, y para lograrlo, mienten descaradamente y desencadenan agresiones e invasiones militares como la de Iraq, Afganistán, Paquistán y Colombia; sí Colombia, un país o enclave colonial del gobierno genocida de Estados Unidos, donde han instalado bases militares con centenares de miles de hombres armados en busca de apoderarse de recursos naturales de Venezuela, Bolivia, Ecuador, Argentina, Brasil, Perú, la misma Colombia, etc.

Las muestras de solidaridad mutua entre nuestros países pobres o “en vías de desarrollo” son evidentes. Estados Unidos tiene enorme cantidad de recursos financieros y científicos acumulados, pero no da ni un ápice para ayudarle a países pobres o “en vías de desarrollo” a resolver sus problemas más urgentes.

Al revés, sus compinches oligárquicos de Nicaragua y los mismos yanquis, por ejemplo, a partir de 1990 comenzaron robadera sin parar hasta enero del 2007, y jamás se produjo un solo acto de solidaridad desde el gobierno neoliberal, mucho menos por parte de los gobernantes o de la oligarquía vendepatria del país.

Violeta Barrios viuda de Chamorro, Arnoldo Alemán Lacayo y Enrique Bolaños Geyer, juntos o separados, saquearon el país, lo dejaron en bancarrota, con apagones o sin energía eléctrica hasta por 14 horas diarias; privatizaron los servicios estatales de salud, educación, energía eléctrica, telefonía, ¡casi todo¡, y casi logran también vender el agua.
Todo esto es contrario a la solidaridad. Es, además, una traición a la Patria, porque la misma Constitución Política del Estado prohíbe hacer estas felonías.

Solidaridad revirtió apagones de 14 horas diarias

En cambio, veamos con sólo dos ejemplos la otra “cara de la moneda”. Al tomar posesión el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, presidido por Daniel Ortega Saavedra, inmediatamente, el gobierno de Venezuela, por medio del ALBA, recibió combustibles en condiciones favorables, pronto instaló plantas eléctricas nuevas para acabar con los apagones eléctricos generados por los gobiernos neoliberales; y con esa misma solidaridad de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de nuestra América, Nicaragua está ampliando aceleradamente su producción de energía eléctrica, al extremo de que en pocos años será autosuficiente y podrá apoyar solidariamente a otras naciones de Centroamérica.

Eso es solidaridad, apoyo incondicional de unos gobiernos progresistas a otros Estados también progresistas.

Y así es de solidario el Programa “Operación Milagro”, iniciado, desarrollado y mantenido por el gobierno revolucionario socialista cubano, y ahora multiplicado con esfuerzos mutuos de otras naciones como Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Guatemala, Haití, Honduras (antes del golpe de Estado gorila), Panamá, Uruguay, Paraguay, Perú, Angola… En total en 35 países, en muchos de los cuales también se desarrolla el otro Programa “Yo sí Puedo” y “De Martí a Fidel”, con un contenido de solidaridad, de respaldo y apoyo humanitario profundo, sólo posible, para conducirlo, entre hombres y mujeres con conciencia revolucionaria y de justicia social encaminada a que todos y todas podamos compartir, sin egoísmo, sin codicia malvada, todo lo que da nuestra Madre Tierra.
Hasta marzo del 2009, la “Operación Milagro” había realizado 1,600,000 cirugías, que le habían devuelto la visión en los ojos a igual número de seres humanos ancianos, adultos, jóvenes y niños, quienes jamás hubieran podido leer nuevamente un libro, un periódico, una revista, o ver placenteramente la Naturaleza, de no ser por la Solidaridad del pueblo y gobierno revolucionario cubano y por el ALBA.

Solidaridad en “Operación Milagro” y “Yo sí Puedo”

Hasta hace pocos meses, en Nicaragua, esa “Operación Milagro” devolvió la visión a 25,000 ciudadanos nicaragüenses, operados mayoritariamente en un Hospital de Ciudad Sandino, en Managua.

Y con el “Yo sí Puedo” y “De Martí a Fidel” se alfabetizaron ya más de medio millón de nicaragüenses. La existencia de analfabetos le conviene a los explotadores, y por eso, ellos, los oligarcas y sus mozos serviles no podrán nunca solidarizarse con el pueblo pobre. Para el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional han sido prioridad estos programas mencionados, más Programas emblemáticos como “Hambre Cero”, “Usura Cero”, mejorar la salud y la educación en todo el país, aunmentar la producción de comida, mantener, por ejemplo, el valor del pasaje congelado en los autobuses urbanos de Managua es una demostración de solidaridad de primerísimo orden por parte del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional; entregar ahora masivamente las escrituras de propiedades de lotes y casas es una muestra cariñosa de solidaridad que jamás estará presentes entre la burguesía reaccionaria, porque esta siempre tiene en sus planes sacarle provecho económico o ganancias o dinero y político a las desgracias de los pobladores.

La Solidaridad conquista voluntades. Sólo he citado algunos ejemplos notorios de solidaridad.

Y como a mi personalmente me gusta la solidaridad, la cooperación, el respaldo mutuo entre los seres humanos, especialmente entre los pobres, me place el nombramiento gubernamental, por Decreto Presidencial, del año 2010 como Año de la Solidaridad.

Felicito al presidente Daniel Ortega Saavedra por esa decisión justa, para darle continuidad a la labor de acercamiento entre el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional con los pobladores pobres o empobrecidos por los gobiernos neoliberales, pues muchos nicaragüenses empobrecidos requieren de apoyo o respaldo solidario para salir de la pobreza extrema en que los dejaron los demanteladores del Estado Nacional (550 empresas, Ferrocarril, 17,000 millones de dólares: Violeta Barrios viuda de Chamorro- Toño Lacayo Oyanguren), los saqueadores de 600 millones de dólares (Arnoldo Alemán Lacayo) y los ladrones de 17,000 millones de córdobas (Eduardo Montealegre Rivas. Enrique Bolaños Geyer).

Sugiero, tanto hacia el interior de Nicaragua como en América Latina, África y Asia, que medidas gubernamentales como esta de promover la solidaridad activa entre los seres humanos, incluya convencer a la gente en general de la importancia clave de la solidaridad en las relaciones nuestras, para ir terminando con el lastre del egoísmo, la codicia, la envidia, el odio clasista de los oligarcas y sus lacayos hacia el pueblo, con el fin de que todos podamos compartir el bocado de pan que nos suministra la Madre Naturaleza o Tierra sin andar pensando en qué provecho económico, financiero o político voy a sacar del hecho de suministrar un plato de comida o un paquete de medicinas para el vecino o un prójimo cualquiera.

28/12/09

Pablo E. Barreto Pérez: periodista, editor, investigador histórico, fotógrafo, Cronista de la Capital, Orden Independencia Cultural Rubén Darío, Hijo Dilecto de Managua, Orden Servidor de la Comunidad del Movimiento Comunal Nicaragüense, Orden José Benito Escobar Pérez de la Central Sandinista de Trabajadores (CST nacional) y Orden Juan Ramón Avilés de la Alcaldía de Managua.

Residente en la Colonia del Periodista No. 97, frente al portón del parque, en Managua. Teléfonos: 88466187, 88418126 y 22703077.

Anuncios

Acerca de Pablo Emilio Barreto Pérez

Pablo Emilio Barreto Pérez es: *Orden Independencia Cultural Rubén Darío, *Orden Servidor de la Comunidad e Hijo Dilecto de Managua.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.