Cambio Climático Global: ¿Contaminadores mortales de la atmósfera se burlan de la Humanidad?

En Cumbre climática de Copenhague nos trataron como “pordioseros”
Medio Ambiente o Madre Tierra: ¿Contaminadores mortales de la atmósfera se burlan de la Humanidad?

*¿Cuáles son los compromisos de los países capitalistas salvajes más industrializados con relación a Kioto?

Pablo E. Barreto Pérez

Escrito en 2009.

La Cumbre del Clima Global, organizada y efectuada por las Naciones Unidas en Copenhague, Dinamarca, sencillamente fracasó, porque los representantes de las naciones imperialistas (son los ocho grandotes), o países más altamente industrializados del capitalismo salvaje y responsables directores del más alto porcentaje de contaminación de la atmósfera con miles de toneladas de gases de efecto invernadero, se burlaron una vez más de la inmensa mayoría de naciones pobres o en vías de desarrollo, pues en vez de comprometerse con metas concretas de limitar y acabar con estos gases mortales para la vida de nuestra Madre Tierra y para la vida de 7,000 millones de seres humanos y de los animales domésticos y silvestres y de las plantas o vegetación general; sí, en vez de comprometerse en ese sentido, se dedicaron a ofrecer varios miles de millones de dólares y euros, para que reforestemos, como si estuviéramos pidiendo dinero como pordioseros.
Así nos ven, así nos vieron en Copenhague. Estos países de capitalismo salvaje (Estados Unidos, Canadá, Italia, Francia, Alemania, Reino Unido, etc.) son los que fundamentalmente contaminan la atmósfera, contaminan mares, océanos, lagos, ríos, destruyen montañas, nos roban descaradamente nuestros recursos naturales, porque siguen actuando como colonizadores crueles, despiadados y malvados, y no aceptan las responsabilidades que tienen en la destrucción de la Madre Tierra desde que los colonizadores europeos y estadounidenses (romanos, ingleses, franceses, alemanes, holandeses, portugueses, españoles, japoneses, noruegos, daneses…) aparecieron como fieras hambrientas en nuestros territorios de África, Asia y América, matando a nuestros indígenas y pobladores negros (70 millones sólo en América, sostiene Luis Suárez en su libro “Un Siglo de Terror en América Latina”), robándose nuestros metales, petróleo, y otros recursos naturales, y de paso arrasando bosques, llevando enfermedades contagiosas y contaminando nuestro Medio Ambiente, sano antes de que estos colonizadores malvados aparecieran como el mismo infierno en nuestras amadas tierras.
Y también han usado las bombas atómicas para matar gente, y esos ensayos previos de bombas atómicas tienen contaminados y deformados, con cánceres, a varios miles en Montana, territorio norteamericano, por ejemplo.
En la Cumbre del Clima, en Copenhague, quedó claro de que maniobraron nuevamente para no comprometerse, no aceptaron que son los responsables de enviar chorros imparables, enormes, de gases de efecto invernadero a la atmósfera, lo cual provoca, precisamente, el calentamiento en ascenso en la superficie de nuestra Madre Tierra o Naturaleza.
Esos chorros de gases de efecto invernadero salen de los escapes de  mil 200 millones de camiones, automóviles, camionetas, motocicletas, tractores, autobuses, etc., la inmensa mayoría de los cuales están en Estados Unidos, en Francia, en Japón, en Italia, en Alemania, en el Reino Unido…, y de las chimeneas de fábricas enormes en los países capitalistas salvajes industrializados, y también de los aerosoles, y todos van hacia la atmósfera, porque no hay suficientes árboles para “chuparse” estos gases mortales para la capa atmosférica y para el futuro de los seres vivos en nuestra Madre Tierra.
Sí, son las naciones capitalistas más industrializadas las más responsables de este crimen horrendo contra la Naturaleza o Madre Tierra. Además de fabricar y tener la mayor cantidad de vehículos en circulación, por ejemplo, Estados Unidos representa apenas el cuatro por ciento de la población mundial, pero se consume más del 25 por ciento de la energía de nuestro Planeta Tierra. Imaginémonos juntos, entonces, a estos países capitalistas salvajes industrializados causándonos daños como este de los gases de efecto invernadero contra toda la Humanidad, contra todos los seres vivos, contra la Madre Tierra, y poniéndonos, con esas prácticas terribles, en rumbo a estar en coma, ¿en cuánto tiempo?, ¡tal vez en menos de 100 años¡, como digo en otro artículo colocado en mi página o blog en INTERNET http://www.pabloemiliobarreto.tk, la cual pueden visitar, leer y reproducir con sólo mencionar la fuente.
Al artículo mencionado lo he titulado: Cambio climático global: ¿Comienzo de una transición hacia la muerte de los seres vivos?, y agrego un subtítulo: Círculo Polar Ártico ya desapareció 300 kilómetros, mientras en la Antártida 152 kilómetros cúbicos de hielo se derriten al año.
No hubo acuerdos concretos, los evadieron. Las Naciones Unidas y sus autoridades, fracasaron en sus esfuerzos por lograr que los “grandotes”, los contaminadores principales, se comprometieran a resarcirle, compensarle a la Madre Tierra, el daño que le han hecho y que por tanto se lo hacen a la especie Humana, a todos los seres vivos (animales domésticos y silvestres) a los bosques, a las aguas, a las praderas…Le han ocasionado daños profundos, fatales, a la capa superficial de la Madre Tierra, a la que han despojado de sus bosques, de su vegetación protectora, han provocado la desaparición de 600 lagos conocidos en el Mundo, la desaparición de miles de ríos, han contaminado los suelos y las aguas superficiales y subterráneas con plaguicidas y hierbicidas, también han matado a millones de seres humanos con venenos de todo tipo, y todavía se burlan de nosotros, en nuestras caras, y nos dicen “tomá 10,000 millones de dólares, si querés, tomalo o los dejás”, como si se tratara de de “pordioseros” del Tercer Mundo.
La verdad es que la deuda que tienen con la Madre Tierra y con la Humanidad entera es impagable, y las víctimas, nosotros los habitantes de la Madre Tierra en su lado Sur, debiéramos promover que las mismas Naciones Unidas enjuicien por medio de la Corte internacional de La Haya (Holanda) a estos malvados capitalistas salvajes, pues no han pagado por estos crímenes contra la Naturaleza, así como sostengo que no han pagado los somocistas genocidas por haber destruido las tierras y las aguas superficiales y subterráneas en nuestras tierras nicaragüenses.

21/12 /2009

Pablo E. Barreto Pérez: periodista, Orden Independencia Cultural Rubén Darío, Hijo Dilecto de Managua, Orden Servidor de la Comunidad del Movimiento Comunal Nicaragüense, Orden José Benito Escobar Pérez de la Central Sandinista de Trabajadores (CST nacional) y Orden Juan Ramón Avilés de la Alcaldía de Managua.

Residente en la Colonia del Periodista No. 97, frente al portón del parque, en Managua. Teléfonos: 88466187, 88418126 y 22703077.

Anuncios

Acerca de Pablo Emilio Barreto Pérez

Pablo Emilio Barreto Pérez es: *Orden Independencia Cultural Rubén Darío, *Orden Servidor de la Comunidad e Hijo Dilecto de Managua.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.