¿Por qué tanto pánico por candidatura de Daniel Ortega Saavedra?

Foto Pablo E

¿Oligarcas “chingastosos” también temen reelección de 105 Alcaldes?
¿Por qué tanto pánico por candidatura de Daniel Ortega Saavedra?

Pablo E. Barreto Pérez

Tal pareciera que el gallinero clueco o zoológico oligárquico, sus lacayos seguidores y los representantes de la Embajada Norteamericana en Managua, se llenaron de pánico, o se perturbaron, fueron estremecidos y asustados en extremo, inmediatamente después del anuncio de los magistrados constitucionales de la Corte Suprema de Justicia, acerca de que Daniel Ortega Saavedra y 109 Alcaldes sandinistas pueden ser candidatos nuevamente y, a lo mejor, ser reelectos todos en las elecciones nacionales y municipales venideras.
Mayor fue el espanto mostrado cuando el Consejo Supremo Electoral admitió o aceptó la Resolución de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, según pude leer y escuchar en los medios informativos privados, de derecha, de manipulación, de fabricación de mentiras, en los cuales se acostumbra publicar cotidianamente sólo lo que les conviene a los propietarios de estos instrumentos propagandísticos y publicitarios al servicio de los “chingastes” de la oligarquía rancia: banqueros, terratenientes-latifundistas, comerciantes grandotes, intelectuales mercenarios, todos ellos al mismo tiempo fieles subordinados del gobierno criminal de Estados Unidos y de empresas trasnacionales monopólicas.
Sí, los pude notar descontrolados, fuera de sí, enloquecidos, furibundos, tartamudeándoles el cerebro o el razonamiento, y me pregunto: ¿Por qué tanto miedo o escándalo?, pues en este caso concreto sólo se trata de que tanto Daniel Ortega Saavedra, Presidente de la República actualmente; y 105 Alcaldes sandinistas pueden ser candidatos nuevamente a ocupar esos cargos en las elecciones nacionales y municipales venideras.
Nadie los ha electo todavía. Si la gente, el pueblo dueños de sus votos, no los quisiera elegir, no los elige. Me pregunto nuevamente: ¿Por qué tantos temores?
Tanto los magistrados liberales (en la Corte) como otros grandes “oráculos”, “sesudos” insuperables como no hay otros, en sus declaraciones públicas dieron “cátedras de Derecho Constitucional”, hablaron de asaltos a la media noche, de abusos, de “dictadura” en ciernes (me imagino que andan añorando a la dictadura somocista, demolida por la Revolución Sandinista en julio de 1979), de abusos incalificables, etc.
¿Por qué tanto desparpajo en el zoológico político burgués nicaragüense?, pregunto ora vez. Y razono de esta manera. Estos mismos oligarcas “chingastosos” y sus lacayos seguidores, incluyendo algunos periodistas, aseguran que el Frente Sandinista de Liberación Nacional anda mal electoralmente, repiten como loras entrenadas lo del “38 por ciento” para indicar de que no hay forma de que el FSLN gane elecciones nacionales y municipales; dicen que ellos tienen candidatos ganadores superestrellas, llaman a todos sus compinches políticos a unirse contra el Frente Sandinista, aseguran que están sólidos como colchón ancho y largo de rocas lisas de ríos…
Entonces, ¿por qué tanta tembladera en los centros de poder oligárquico local y del imperio genocida norteamericano?
¡Ah¡, es que realmente no expresan en sus medios informativos privados que estos partidos políticos de extrema derecha sí están mal electoralmente, pues están claros de que la población en general ha valorado tal como son los daños económicos, sociales, educativos, de salud, de luz eléctrica, del mal servicio en el agua potable, del trato inhumano y malvado contra la población en general; sí, males ocasionados por los tres gobiernos neoliberales verdugos, peleles y vendidos en estos 16 años pasados, desde 1990 a enero del 2007, período en el cual se robaron 17,000 millones de córdobas, sin incluir la destrucción general mencionada, más el “perdón” abusivo y criminal de haberle “perdonado” al gobierno criminal de Estados Unidos el pago de los 17,000 millones de dólares, según sentencia de la Corte Internacional de las Naciones Unidas (ubicada en La Haya), en junio de 1986, la cual mandó a que el gobierno norteamericano pagase esa suma por daños a Nicaragua por la agresión militar mercenaria estadounidense.

Los daños ocasionados por estos tres gobiernos neoliberales a la Nación y al pueblo en general fueron inmensos, incalculables, pues sólo basta mencionar que destruyeron y vendieron el Ferrocarril del Pacífico de Nicaragua, desmantelaron más de 500 empresas que había dejado funcionando plenamente el Estado o régimen revolucionario sandinista, descuartizaron la Reforma Agraria, echaron de “reculada” la Reforma Urbana, mandaron a cerrar proyectos lecheros y productivos agropecuarios enormes como Chiltepe y Sébaco, por ejemplo; cancelaron la Alfabetización de Adultos, abandonaron y destruyeron las Carreteras principales del país, persiguieron a los productores agropecuarios, privatizaron la educación, la salud, la telefonía, el servicio eléctrico, provocaron racionamientos eléctricos de hasta 12 horas todos los días; vendieron las empresas más productivas a gánsteres internacionales, robaron descaradamente lo más que pudieron del Presupuesto Nacional, Arnoldo Alemán Lacayo desmanteló las empresas constructores de la Alcaldía de Managua y propició que se robaran toda la maquinaria que el régimen revolucionario había colocado en la Comuna capitalina…
Prometieron construir 150,000 casas, aunmentar la plantilla de empleo en el Estado y en el sector privado, pero todo ocurrió al revés, por centenares de miles los nicaragüenses tuvieron que abandonar Nicaragua e irse en éxodo forzado a Costa Rica, El Salvador, Guatemala y Estados Unidos; provocaron hambre por esas políticas criminales desatadas desde 1990; estos tres gobiernos neoliberales, además, empujaron planes para despojar de sus casas, lotes y tierras a más de 300,000 familias.

Yo mismo fui víctima primero de represión malvada, pues don Arnoldo Alemán Lacayo me mandó a echar preso por la quema de la Alcaldía de Managua en noviembre de 1991, en lo cual nada tuve que ver; y después, el 14 de abril de 1994, me echaron 180 matones, jefeados por Frutos Chamorro Argüello, para que me quemaran el Apartamento No. 1 en que vivía con mi familia en el kilómetro 11 de la Carretera Sur.

Terminaron de destruir los Bosques y el Medio Ambiente. Vendieron y se robaron recursos naturales valiosos. Al 2006 habían otros centenares de ríos desaparecidos, y recordémosle a don Arnoldo Alemán Lacayo sobre qué trato les dio a los damnificados del Huracán Mitch en Posoltega y de cuánto se robaron de las ayudas extranjeras para quienes lo habían perdido todo. Desataron el analfabetismo, otra vez, casi al 40 por ciento.
Nicaragua fue dejada en Banca Rota, “patas arriba”, como decimos, arrasada financieramente por esta banda de villanos oligárquicos y sus lacayos, llegados al gobierno, por desgracia, en 1990
Todo este rosario malvado, de guillotinas y hogueras contra el pueblo pobre, lo recuerdan bien estos maleantes, y saben que estas imágenes están frescas en la memoria popular nicaragüense.

A esto se suma, por supuesto, que el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, del Frente Sandinista de Liberación Nacional, encabezado por Daniel Ortega Saavedra, electo mediante elecciones nacionales y votos de quienes ya no soportábamos a los gobiernos neoliberales mencionados, inmediatamente, este nuevo gobierno, tomó medidas urgentes para revertir todas las calamidades públicas ocasionadas por los tres gobiernos de: Violeta Barrios viuda de Chamorro, Arnoldo Alemán Lacayo y Enrique Bolaños Geyer.

Se terminaron los apagones, se acabaron los negocios privados con la salud y educación; volvió la Alfabetización, llegó la Alternativa Bolivariana para las América, se crearon los Programas Hambre Cero, Usura Cero, el pasaje en el transporte colectivo urbano en Managua sigue costando 2.50 córdobas, inmediatamente se reconstruyeron carreteras destruidas, se han construido números puertos, a los pobladores se les da un trato más humano ahora, inclusive hoy se les ayuda a repatriar a sus muertos a los ciudadanos nicas en Costa Rica; se han construido “casas para el Pueblo”, “Calles para el Pueblo”…
Se ha promovido que los pobladores se organicen de mejor manera en los Consejo del Poder Ciudadano, para actuar conjuntamente con el gobierno central y la Alcaldías sandinistas; los servicios eléctricos y de agua potable ahora están llegando a sitios remotos, la voz de la gente humilde se escucha nuevamente en las asambleas y reuniones con el Presidente Daniel Ortega y los ministros del gobierno; la Cultura popular ha vuelto a ser del dominio de los pobladores organizados…

Se están desarrollando multitud de proyectos eléctricos pequeños para muchas comunidades lejanas que nunca tuvieron esos servicios; los jubilados están recibiendo mejor trato y se les han resuelto la mayoría de sus peticiones; los Lisiados de Guerra, hombres y mujeres de ambos bandos, están obteniendo respuestas positivas a sus demandas; a los desmovilizados de Guerra asimismo se les están resolviendo sus demandas.
Nicaragua está incluida en la Alternativa Bolivariana para las Américas. Ha fortalecido su posición en la Organización de Estados Americanos, el gobierno es amigo de UNASUR, ha mejorado su influencia en las Naciones Unidas, nuestro país tiene mucho peso en el Sistema de Integración Centroamericana…
En resumen, el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional tiene una imagen similar a la del pueblo pobre, se funde entre los menos favorecidos, allí tiene su popularidad, lo cual al mismo tiempo se ha ampliado, ¿en cuánto?, el número de votantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional.
Daniel Ortega Saavedra, a la cabeza del gobierno y la mayoría de los funcionarios más importantes del régimen gubernamental del Frente Sandinista, han venido trabajando arduamente a favor de las políticas nacionales que ha puesto en práctica el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional.
Esto provoca miedo, pánico, perturbación entre los integrantes de los partidos políticos derechistas, entre sus jefes, lacayos y seguidores, porque saben que este Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional le ha venido cumpliendo sus promesas al pueblo, y que Daniel Ortega pone al gobierno al servicio del pueblo. En cambio, los gobernantes neoliberales mencionados, pusieron sus gobiernos al servicio de la oligarquía local, de sus lacayos y peleles, del gobierno gringo criminal y de las trasnacionales. Esos tres gobiernos neoliberales fueron como juntas administradoras de esos intereses antipatrióticos y antipueblo.
A esas razones se debe el miedo mostrado por estos políticos derechistas rabiosos, que despotrican contra las futuras candidaturas electorales de Daniel Ortega y de los 105 Alcaldes sandinistas.

Si el Frente Sandinista está en “la lona”, como dicen estos “oráculos” derechistas”, ¿por qué se preocupan? Si eso es así, el Partido Liberal Constitucionalista y su aliado el “Cenis” Montealegre Rivas, tendrían ya ganadas las elecciones nacionales y las elecciones municipales venideras.
Si eso fuera así, yo no estaría con miedo. Pero, saben, por supuesto, que además de ganar las elecciones nacionales del 2006 y las municipales del 2008, también serán ganadas por el FSLN las elecciones nacionales y municipales venideras, porque la base electoral del partido rojinegro se ha ampliado mucho por su vinculación directa con los menos favorecidos o pobres de Nicaragua.
A todo este asunto de la posibilidad de reelegir Presidente, Vicepresidente, Alcaldes, Vicealcaldes, Diputados, Concejales y Magistrados, sería formidable, de una vez por todas, que se establezca asimismo la revocación de estos funcionarios públicos, para que no volvamos a tener en estos cargos a mañosos como don Arnoldo Alemán Lacayo o pleitistos de gallera como Quiñónez Tuckler, o diputados, concejales, magistrados y alcaldes que no llegan a trabajar. Los funcionarios públicos son empleados del Estado y de los pobladores y se les pagan dietas o sueldos para que desempeñen esos cargos tal como lo indican las leyes respectivas.

Pablo E. Barreto Pérez: periodista, investigador histórico, fotógrafo, Cronista de la Capital, Orden Independencia Cultural Rubén Darío, Hijo Dilecto de Managua, Orden Servidor de la Comunidad del Movimiento Comunal Nicaragüense, Orden José Benito Escobar Pérez de la Central Sandinista de Trabajadores (CST nacional) y Orden Juan Ramón Avilés de la Alcaldía de Managua.
Residente en la Colonia del Periodista No. 97, frente al portón del Parque, en Managua. Teléfonos: 88466187, 88418126 y 22703077.

Anuncios

Acerca de Pablo Emilio Barreto Pérez

Pablo Emilio Barreto Pérez es: *Orden Independencia Cultural Rubén Darío, *Orden Servidor de la Comunidad e Hijo Dilecto de Managua.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.