Movimiento femenino revolucionario patriótico, al rescate

Foto Pablo E

Movimiento femenino revolucionario patriótico, al rescate

*Pablo E. Barreto Pérez

(Escrito en octubre del 2008)

Un grupo numeroso de mujeres patriotas, revolucionarias y sandinistas, se reunieron el fin de semana pasado, discutieron sobre el papel negativo que han estado jugando algunas dirigentas antiguas de la Asociación Nicaragüense de Mujeres “Luisa Amanda Espinoza” (ANMLAE), y en rebeldía coherente anunciaron la formación del Movimiento de Mujeres Sandinistas.

El anuncio oficial señala que el Movimiento de Mujeres Sandinistas se extenderá a todo el país. Asimismo, señalaron un rosario de aspectos negativos de la ANMLAE actual, cuyas dirigentes abandonaron a las Madres de Héroes y Mártires, ya no hablan de los Héroes y Mártires, no defienden a la Revolución Popular Sandinista y además han atacado suciamente, en numerosas ocasiones, al FSLN y a su secretario general, Daniel Ortega Saavedra.
En el anuncio mencionado se decía que se disponen, las integrantes del Movimiento de Mujeres Sandinistas, a defender al Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, a su presidente Daniel Ortega Saavedra y a la compañera Rosario Murillo Zambrana, quien, precisamente, ha sido blanco de vilipendios venenosos gratuitos por parte de este grupo de dirigentas de ANMLAE, que hoy también funciona como otro Organismo No Gubernamental.

No tuve el privilegio de estar presente en la asamblea femenina en que se tomó esta decisión, porque no me invitaron, aunque algo me soplaron ellas mismas, entre otras, Isabel Aráuz y Mercedes Cuaresma.
Me alegró mucho, de verdad, escuchar este anuncio de “darle vuelta” a ese antiguo movimiento de mujeres, dizque sandinistas, cuando en realidad se han dedicado a atacar con cuchillos filosos al Frente Sandinista y a algunos de sus dirigentes rojinegros.

Conozco bastante ANMLAE porque cuando era uno de los periodistas y fotógrafos del Diario BARRICADA, le daba cobertura periodística a las actividades organizativas, educativas y de promoción de ayudas a las afiliadas de la Asociación feminista en todo el país, y especialmente en Managua. Este trabajo lo hacía voluntariamente y también orientado por la Dirección del Diario BARRICADA y por la Dirección Nacional del Frente Sandinista.
ANMLAE fue constituida formalmente en organización de masas del régimen revolucionario en 1980. Formó parte de las “Fuerzas Fundamentales de la Revolución Popular Sandinista”, junto a la Central Sandinista de Trabajadores y la Asociación de Trabajadores del Campo, por ejemplo.

ANMLAE fue como la heredera de la Asociación de Mujeres ante la Problemática Nacional (ANPRONAC), formada mucho antes del Triunfo de la Revolución Sandinista. En ANPRONAC participaban mujeres que fueron guerrilleras y combatientes sandinistas y, por supuesto, eran parte del aparato político, ideológico, propagandístico y militar del Frente Sandinista por el derrocamiento del sistema dinástico somocista, fundado este por el gobierno genocida de Estados Unidos en 1934, después de asesinar a Sandino y a todos los miembros del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional.

Al fundarse por orientaciones de la Dirección Nacional del FSLN, a ANMLAE se le colocó el honroso nombre de Luisa Amanda Espinoza, enfermera, revolucionaria, sandinista, guerrillera, que cayó combatiendo en condiciones totalmente desventajosas, orgullosa y con el arma patriótica en las manos, a la guardia genocida somocista en León.
Hablar de ANMLAE en la década de los 80, significa referirse a una de las organizaciones populares más masivas del régimen revolucionario sandinista. Era meterse en el alma orgullosa de las mujeres sandinistas, que desde esa trinchera revolucionaria reclamaban sus derechos históricos, reclamaban por las marginaciones pasadas en el somocismo genocida y más atrás en los dominios de terratenientes latifundistas y oligarcas; promovían una rebeldía concertada con los dirigentes de la Revolución, para ir abriendo las brechas cerradas antes y darles a las mujeres los lugares justicieros que merecen desde puntos de vista sociales, políticos, ideológicos, económicos, académicos, y la verdad es que por medio de ANMLAE hubo avances justicieros enormes para las mujeres en el país.
Por medio de ANMLAE muchas mujeres sencillas se hicieron conocidas, pudieron estudiar con algunas facilidades, obtenían beneficios alimenticios, médicos y laborales por medio del régimen revolucionario; se les facilitaba salir al exterior a estudiar carreras profesionales junto a los hombres.
Pero al llegar 1990, al perder las elecciones el FSLN, ahí está el pero… algunas dirigentes de ANMLAE empezaron a cambiar de comportamiento, algunas cerraron filas con los promotores del “Movimiento de Renovación Sandinistas” (MRS) en 1995 y también comenzaron ataques sucios, públicos, en contra del secretario general del Frente Sandinista, Daniel Ortega Saavedra, uno de los principales protectores de esta organización femenina en la década del 80, porque en ella se ubicaban asimismo centenares de Madres de Héroes y Mártires.

Con el pasar de los años, este asunto se ha ido agravando, porque además de ataques sucios, también fue abandonada la organización como tal, al extremo de que los niveles organizativos, los niveles participativos dentro de la organización femenina, se vinieron al suelo, y de hecho, no de derecho, se fue convirtiendo en una especie de Organismo No Gubernamental, que promovía proyectos de sobrevivencia, en vez de la lucha por mantener fuerte la organización y meterse, asimismo, en la lucha política sostenida del Frente Sandinista para lograr la reconquista del poder político, y de ese modo ubicarse como en el pasado reciente de la década del 80 en el enfrentamiento contra los oligarcas locales, sus lacayos rastreros y contra el gobierno genocida de Estados Unidos de Norteamérica.
A estas alturas, ANMLAE “es un cascarón”, un nombre, un recuerdo de una organización femenina que movía a decenas de miles de mujeres en Nicaragua, a favor de la Revolución Sandinista y de las mujeres pobres, a favor de las féminas necesitadas de apoyo del régimen revolucionario.

ANMLAE es ahora “un cascarón” que ya no funciona a favor de los intereses de las mujeres sandinistas, no representa los ideales de aquellas mujeres de ANPRONAC y mucho menos que represente los ideales revolucionarios sandinistas de Luisa Amanda Espinoza, ni de Arlen Siú, ni de Angelita Morales Avilés, ni de Claudia Chamorro, ni de Mildred Abaunza, etc.
Me parece justo, indispensable, entonces formar un nuevo movimiento femenino sandinista, que responda a los intereses de las mujeres revolucionarias, de las patriotas, de las sandinistas.
Saludo entonces el advenimiento del Movimiento de Mujeres Sandinistas. Antes, en 1984, me declararon Amigo Fraterno de ANMLAE. Hoy yo mismo me proclamo Amigo Fraterno del Movimiento de Mujeres Sandinistas.

Adelante, compañeras, jóvenes y adultas, protejan a las Madres de Héroes y Mártires, rescaten la Memoria de los Héroes y Mártires, organicen a las mujeres sandinistas en función de la Revolución Sandinista y del socialismo salvador de la Humanidad.

Managua, 20 de octubre del 2008.

* Pablo E. Barreto Pérez: periodista, editor, investigador histórico, fotógrafo, Cronista de la Capital, Orden Independencia Cultural Rubén Darío, Hijo Dilecto de Managua, Orden Servidor de la Comunidad del Movimiento Comunal Nicaragüense, Orden José Benito Escobar Pérez de la Central Sandinista de Trabajadores (CST nacional), Orden Juan Ramón Avilés de la Alcaldía de Managua.
Residente en la Colonia del Periodista No. 97, frente al portón del parque, en Managua.
Teléfonos: 88466187, 88418126 y 22703077.

Anuncios

Acerca de Pablo Emilio Barreto Pérez

Pablo Emilio Barreto Pérez es: *Orden Independencia Cultural Rubén Darío, *Orden Servidor de la Comunidad e Hijo Dilecto de Managua.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.