¿Nobel de la Paz a Obama? ¿Por qué razones justificadas?

Foto Pablo E

¿Nobel de la Paz a Obama? ¿Por qué razones justificadas?

*¿Una nueva burla a la Humanidad? ¿Qué nueva maldad se esconde tras ese otorgamiento de Premio Nobel?

*Se mencionó como candidato al Premio Nobel a Evo Morales Aymara, presidente de Bolivia, ¿por qué no se lo dieron a este luchador social incansable, por ejemplo?

Pablo E. Barreto Pérez

También yo he quedado sorprendido por el anuncio inesperado de que el presidente norteamericano, Barack Obama, será galardonado con el Premio Nobel de la Paz, en diciembre de este año 2009.
Sí, asombrado, desconcertado, porque hasta hoy he sabido que quienes han conquistado este preciado galardón internacional, proveniente de un Comité Nobel considerado muy serio, han sido personajes sacrificados, precisamente, por la causa noble de la Paz entre los pueblos y naciones, como Henry Dunant, la misma Cruz Roja Internacional, Oficina Internacional para los Refugiados, Amnistía Internacional, Liga de Sociedades de la Cruz Roja, Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, Annuar El Sadat (fue presidente de Egipto), Martin Luthert King, Madre Teresa de Calcuta, Dalai Lama del Tíbet, Adolfo Pérez Esquivel, Rigoberta Menchú, a Nelson Mandela y Willen Dekler, a Neil Finsen, a Simon Perez y Yaser Arafat (Israel-versus Palestina), a la Organización Internacional del Trabajo, entre otros, todos ellos, mayoritariamente, por hacer trabajos a favor de la causa de la paz, por las mejorías labores y sociales en favor los pueblos pobres y naciones empobrecidas por el saqueo del “capitalismo salvaje”, en los combates a enfermedades contagiosas que se convertían en epidémicas; por los derechos indígenas a vivir dignamente como el resto de seres humanos de la Madre Tierra, y de algún modo cumplieron aquel dicho popular de “por sus obras los conoceréis”.
Ciertamente, este Premio Nobel de la Paz también se lo han dado, desde 1901 hasta hoy, también a personajes e instituciones que tal vez no lo merecían porque precisamente estuvieron involucrados en hechos de agresiones militares, contrarios a la Paz.
Barack Obama, negro, abogado, político demócrata, luchador, hombre culto, merecedor de algún respeto fuera de su nación; es decir, la antítesis de su antecesor en la Casa Blanca, míster George Walker Bush, hombre muy violento, ignorante, vicioso, anglosajón ególatra y hasta rabioso racista, fascista y discípulo hitleriano, como dijo Fidel Castro Ruz; con ambiciones desmedidas y representante descarado y genuino de los intereses más agresivos y voraces de los oligarcas, políticos corrompidos y jerarcas militares norteamericanos, quienes viven pesando, todo el tiempo, en cómo fabricar armas de exterminio masivo en sus Complejos Industriales Militares; y de cómo dominan al resto del mundo, y de cómo ese mundo se pone a sus pies por las amenazas de agredirlos militarmente, y también de paso robarse sus recursos naturales como petróleo, metales, alimentos, etc.
No, definitivamente, Obama, no es Bush genocida y ladrón por naturaleza. Sin embargo, Obama representa en la jefatura del Estado Federal norteamericano, ubicado en la Casa Blanca, al frente del gobierno de Estados Unidos, sí, representa a un régimen imperialista, un régimen de empresas trasnacionales expoliadoras, encabeza a un gobierno que administra estos intereses de capitalismo salvaje, dirige un gobierno que desde su aparición en la Historia de América y del Mundo ha estado involucrado en robos de grandes extensiones de territorio a México, por ejemplo; apropiaciones de otras tierras como Hawai, situado a varios miles de kilómetros de sus fronteras, y además, según especialistas tiene en su listado de infamias alrededor de 250 agresiones e invasiones militares a otros países o naciones, hechos que arrojan unos 23 millones de muertos, más los heridos, mutilados y saqueo de recursos naturales.
Mi Patria, Nicaragua, ha sido agredida militarmente en numerosas ocasiones por Estados Unidos, mientras sus gobernantes se proclamaban como “buenos vecinos”, pero en realidad han sido nuestros “vecinos violentos”. Mandaron a derrocar a José Santos Zelaya López en 1909, nos agredieron en 1912, año en que nos mataron a varios miles de patriotas, entre los cuales se contaba Benjamín Zeledón Rodríguez; “mancornados” con traidores o peleles conservadores locales, volvieron a invadirnos en 1926; esta vez se “mancornaron” con traidores liberales, fue necesario que el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional, encabezado por el General Sandino, los expulsara del país; asesinaron a traición a Sandino y dejaron organizada la Guardia Nacional como ejército permanente de intervención armada, organizaron y financiaron la tiranía somocista genocida hasta julio de 1979; nos volvieron a agredir en la década del 80, y los embajadores gringos en Managua han continuado entrometiéndose en nuestros asuntos internos nicaragüenses.
Eso ha sido el gobierno norteamericano en América Latina y otras partes del mundo.
No dudo de las “buenas intenciones” del presidente Barack Obama. Pero esas “buenas intenciones” se estrellan, seguramente, en todos esos intereses internos en Estados Unidos, donde las 21 Agencias de Inteligencias, el Pentágono yanqui (Ministerio de Defensa) y sus generales conectados directamente con las grandes empresas industriales imperialistas o capitalistas salvajes, tienen sus planes de dominación imperial contra todo el mundo, al cual pretenden seguirle imponiendo mercados dominados por ellos, siguen fabricando enormes arsenales de armas de exterminio masivo, y se dan el lujo de hablar en público de la fabricación de aviones “letales, silenciosos, de espionaje perfeccionado, capaces de volar todo el tiempo” y de “atacar en cualquier rincón del mundo”, como decía George Walker Bush.
Yo no creo que hayan cambios en esas políticas tradicionales profundamente agresivas de esos sectores guerreristas y mercantilistas de Estados Unidos.
El mismo Obama ya se vio metido en ese laberinto guerrerista, de agresiones militares a países lejanos de sus fronteras y de saqueo de recursos naturales, también ajenos, heredados por su antecesor George Walker Bush.
Obama prometió poner fin a las agresiones militares en Irak, Afganistán y Pakistán; prometió cerrar las cárceles en Irak y en Guantánamo, donde el ejército yanqui tortura, humilla y denigra a centenares de ciudadanos de todas partes del mundo.
La Bahía de Guantánamo le fue arrebatada por Estados Unidos a Cuba desde 1903. La agresión militar a Afganistán y Pakistán se registra desde la década del 80. La agresión e invasión militar norteamericana a Irak, “mancornada” con el Reino Unido, está allí desde marzo de 1903, y ya mataron a más de 100,000 ciudadanos irakíes.
Esta agresión militar a Irak, además, contó con la complicidad del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, cuyos miembros se hicieron “los locos” cuando el maniático criminal Bush montaba todo el operativo de agresión, basado, además, en mentiras aberrantes e infames, pues inventó que el presidente irakí, Sadam Huseim, ocultaba armas químicas de exterminio masivo.
Además, el gobierno de Estados Unidos y el régimen agresivo norteamericano (pues allí están involucrados militares, oligarcas, los 21 aparatos de inteligencia yanquis, el Departamento de Estado (Cancillería), el Congreso y los cubanos gusanos agresivos de Miami) no ha suspendido el Bloqueo económico y comercial a Cuba, al revés, el presidente Obama renovó esas medidas inhumanas contra los cubanos.
Se sospecha justificadamente que la Casa Blanca, el Congreso yanqui, especialmente el Pentágono (Ministerio de Defensa), los 21 órganos de inteligencia coordinados por la CIA criminal y el Departamento de Estado (Cancillería) están involucrados en el golpe militar en Honduras, porque no les gustó “el mal ejemplo” que estaba dando Zelaya Rosales al consultar al pueblo sobre referéndum y posibles Constituyentes, pues es peligroso tocar el “estatu quo”, es decir, los intereses de las oligarquías locales y norteamericana.
El gobierno de Obama está procediendo a instalar siete bases militares dentro de territorio colombiano, lo cual constituye una amenaza para la estabilidad y la paz en América del Sur, lo cual ha sido denunciado reiteradamente por los mandatarios sureños de UNASUR.
Asimismo, el gobierno de Estados Unidos, encabezado por Obama, está instalando radares de espionaje en Costa Rica, ¿para espiar a quiénes? ¿Con qué fines el espionaje?
El gobierno norteamericano no ha dado pasos concretos para el desarme nuclear. Este armamento atómico, en poder de potencias militares, es una amenaza de terror, de extermino, para toda la Humanidad, una amenaza para la Paz Mundial.
Entre sus argumentos, el Comité Nobel indica que se le dará el Nobel a Obama por “su extraordinario esfuerzo a favor de fortalecer la diplomacia y la cooperación internacional”.
¿Es “diplomacia” y “cooperación internacional” mandar a matar más gente en Afganistán con bombardeos aéreos y ataques balísticos de infantería?
George Walker Bush también mandó a matar gente en Irak en nombre de “la paz” y “contra el terrorismo”. Teodoro Roosevelt nos recetó las políticas del “gran garrote” y comenzó la formación de una plaga de dictaduras militares en América Latina, en los primeros años del siglo 20, también en nombre de la Paz. Le dieron el Premio Nobel de la Paz en 1906.
En vez de cooperación de su Estados Unidos y su gobierno con otras naciones pobres, Obama presidente norteamericano, se dedicó con apuro y diligencia burocrática a tomar colosales sumas de dinero del Tesoro de Estados Unidos, de centenares de miles de millones de dólares, para dárselos a los propietarios oligárquicos de poderosos bancos privados, cuyos dueños son responsables de la infame e inhumana crisis capitalista global que golpea como olas de Snami y vibrar de terremotos violentísimos a la mayoría de seres humanos en la Madre Tierra.
A Henry A. Kissinger, canciller norteamericano del gobierno criminal de Richard Nixon, le entregaron el Premio Nobel de la Paz porque fue, supuestamente, uno de los artífices del Tratado de París, para ponerle fin a la agresión militar yanqui a Vietnam. El premio Nobel le fue asignado también a Le Duc Tho, negociador vietnamita, quien declinó recibirlo, seguramente por ética política revolucionaria, pues le zumba recibir una distinción honrosa de estas conjuntamente con los agresores militares de tu país.
Además, Kisinger fue también uno de los impulsores o artífice del golpe militar fascista en Chile, donde mataron a Salvador Allende Gousen, presidente electo en votaciones, asesinaron e hicieron desaparecer a decenas de miles de chilenos, todo en combinación con la CIA, el Pentágono gringo y los generales gorilas genocidas, jefeados por Augusto Pinochet Ugarte.
Henry Dunant fue el fundador de la Cruz Roja. Fue el primero en recibir el Premio Nobel de la Paz, en 1901. Dunant se vio involucrado en la batalla sangrienta y mortal de Solferino (Municipio de Italia) entre franceses napoleónicos y austríacos. Atendió a todos los heridos de ambos bandos, sin discriminación, a lo que llamó “labor humanitaria neutral”, y después de esto se dedicó a promover la paz y la cooperación entre los pueblos.
A Thomas Woodrow Wilson, presidente de Estados Unidos, le dieron el Premio Nobel en 1919 por haber contrubuido a la creación de la Sociedad de Naciones Unidas, pero no se dijo que el mismo Wilson mandaba tropas militares que en alianza con otros países imperialistas europeos y los contrarevolucionarios rusos, invadieron territorio de Rusia, mataron a centenares de miles de seres humanos y actuaban con odio profundo contra el primer Estado Socialista del Mundo.
Inclusive, este Wilson, presidente yanqui, fue asimismo uno de los artífices del llamado “Tratado de Versalles” (Francia), mediante el cual se impuso un armisticio a Alemania, al concluir la Primera Guerra Mundial. Algunos analistas piensan que este Tratado fue como “el caldo de cultivo” del nazifascismo genocida alemán, cuyo jefe asesino, expansionista y racista, Hitler, atizó el fuego de la venganza y desató la Segunda Guerra Mundial.
Le dieron asimismo el Premio Nobel de la Paz al general George Marshall, en 1953, por haber elaborado el llamado “Plan Marshall” para reconstruir Europa después de la Segunda Guerra Mundial, lo cual fue, en realidad, el inicio de un gigantesco negocio prestamista y a la vez el arranque de la guerra sucia llamada “guerra fría” contra la Unión Soviética y todo el régimen socialista europeo.
Vale la pena recordar que inicialmente las poderosas potencias capitalistas (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, etc.) alentaron la agresión de la fiera militar nazifascista alemana hitleriana contra Europa, porque soñaban con que esa fiera racista alemana derrotara y aniquilara al Estado Socialista Soviético. Estos cálculos y planes del “Tercer Reich por mil años” fueron fatales para el mundo entero y, por supuesto, los instigadores fueron también responsables de la matanza de 51 millones de seres humanos, lo cual se pudo evitar atajando a la bestia fascista; y entre esos instigadores seguramente estaba también el general Marshall, quien apareció en esos días con Wiston Churchil, uno de os ideólogos del reparto del mundo entero entre las potencias del capitalismo salvaje.
También hay ejemplos hermosos de instituciones internacionales y personajes que han recibido el Premio Nobel de la Paz entre 1901 y la actualidad. De 1901 a 2009, tendrían que haberse entregado 108 premios a igual número de personajes e instituciones. Hasta 1994 se habían otorgado 92 premios, de los cuales no se entregaron ocho,
Sólo voy a citar algunos ejemplos: Cruz Roja Internacional, Alto Comisionado de las Naciones para los Refugiados, Amnistía Internacional, Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia y Asociación Internacional de Médicos para la Prevención de la Guerra Nuclear.
Martin Luther King, abogado negro de Estados Unidos, evangélico, defensor intransigente de los Derechos Humanos y Civiles y de los negros humillados por el régimen anglosajón criminal de su país. Defendió sin vacilaciones esos derechos civiles y humanos de los negros norteamericanos, y sostenía que tenían los mismos derechos constitucionales de los blancos. Le fue otorgado el Premio Nobel de la Paz en 1964. Pareciera que los racistas blancos, anglosajones, sólo esperaron que le dieran el Premio, pues lo asesinaron a balazos en 1968.
A la Madre Teresa de Calcuta se le entregó este Premio Nobel de la Paz por su labor humanitaria, de pedir una mejor vida para millones de seres humanos en la India. Se le entregó a Adolfo Pérez Esquivel, argentino (década del 70-80), por su incansable labor de defensa de los derechos humanos, especialmente cuando las espantosas dictaduras o tiranías del Cono Sur del Continente (Pinochet en Chile, Videla en Argentina, más los otros gorilas de Ecuador, Paraguay, Bolivia, Brasil…) mataban decenas de miles de seres humanos, o los hacían desaparecer forzadamente en accionar conjunto con el gobierno criminal de Estados Unidos.
Se lo entregaron a Oscar Arias Sánchez, presidente de Costa Rica, porque fue uno de los promotores de la Firma de los Acuerdos de Paz de Esquipulas en Guatemala, Centroamérica, en la década del 80.
Este Premio Nobel de la Paz se lo otorgaron a Mijail Gorbachov, en 1990, ¿por qué?, ¿por haber desarmado y desarticulado a todo el Sistema Socialista? El argumento del Comité del Premio Nobel fue que Gorbachov: “…por su papel predominante en el proceso de paz que hoy caracteriza partes importantes de la comunidad internacional”, un razonamiento poco claro. ¿Fue premiado por acabar con el régimen socialista?
Les fue entregado el Premio Nobel de la Paz, en 1993, a Nelson Rolihaldl Mandela y Willen De Kler. En este caso el Comité del Premio Novel fue muy claro: “Por su integridad personal, su valor político y por sus esfuerzos conjuntos para desmantelar el sistema sudafricano del Apartheid y negociar la transición política de su país hacia una democracia multirracial”.
Es conocido en todo el Mundo el drama de Nelson Mandela y de su gente, la población Negra de Sudáfrica, que fue sometida por casi un centenar de años a las más brutales humillaciones. Mandela estuvo preso 27 años. De la cárcel fue a la Presidencia de Sudáfrica, ya cuando, gracias a la lucha del pueblo negro organizado y luchando en las calles, el Apartheid esclavista se derrumbaba estrepitosamente. Al momento del derrumbe, Willen De Kler era el presidente de los blancos tiránicos. De Kler se sumó a la lucha de Mandela y por eso ambos fueron galardonados justamente.
Un caso emblemático en América Central es el de Rigoberta Menchú, guatemalteca, quien recibió el Premio Nobel de la Paz en 1992. Para este otorgamiento también se fue bastante claro, pues el argumento indica: “En reconocimiento a su trabajo por la justicia social basado en el respeto de los derechos de la población indígena”.
Menchú, su familia, sus vecinos, amigos y el país entero, especialmente la población indígena Maya, a la cual ella pertenece, fueron víctimas de políticas de exterminio masivo del Ejército guatemalteco gorila genocida y del gobierno criminal de Estados Unidos, que ocupó militarmente el país desde la década del 50 cuando fue derrocado el gobierno progresista de Jacobo Arbenz Guzmán. Al gobierno yanqui genocida no le agradaron las reformas políticas, sociales y económicas emprendidas por el régimen gubernamental de Arbenz Guzmán y entonces había que emprender una política de genocidio, la cual fue detenida hasta hace poco tiempo. La justificación para el exterminio fue que Guatemala había “caído en las garras de la cortina de hierro comunista”. En realidad, Guatemala cayó en las garras genocidas de ambos ejércitos genocidas.
Repito: ¿Cuáles fueron las razones justificadas del Comité del Premio Nobel de la Paz para otorgarle este galardón al presidente Obama? Esas razones las veo muy pobres, tan pobres que el propio Obama se mostró sorprendido por el anuncio de que será galardonado en diciembre del 2009.
Insisto: Obama me parece un hombre respetable, bien intencionado (al menos por ahora), culto, profesional, político hábil, no es vulgar ni violento, ni odioso como Bush y Ronald Reagan, pero las razones para otorgarle el Premio Nobel de la Paz no las veo sólidas.
Me parecen mil veces más razonables las propuestas internacionales públicas para que el presidente boliviano Evo Morales Aymara se convirtiera en candidato formal a recibir el Premio Nobel de la Paz del año 2009. Morales Aymara, como la Menchú en Guatemala, ha sido un defensor eterno de los indígenas suramericanos, un luchador social y sindical incansable, y puesto en la Presidencia de Bolivia ha emprendido la recuperación de la Soberanía Nacional, de la dignidad nacional en un país que siempre estuvo atrapado en las garras del gobierno imperialista norteamericano.
Aunque no estoy de acuerdo, felicito al presidente Obama por su triunfo personal al recibir próximamente este galardón tan importante para los seres humanos en general y para Estados Unidos en particular, me imagino.
Pablo E. Barreto Pérez: periodista, editor, investigador histórico, fotógrafo, Cronista de la Capital, Orden Independencia Cultural Rubén Darío, Hijo Dilecto de Managua, Orden Servidor de la Comunidad del Movimiento Comunal Nicaragüense, Orden José Benito Escobar Pérez de la Central Sandinista de Trabajadores (CST nacional) y Orden Juan Ramón Avilés de la Alcaldía de Managua.
Residente en la Colonia del Periodista No. 97, frente al portón del parque, en Managua. Teléfonos: 88466187, 88418126 y 22703077.

Anuncios

Acerca de Pablo Emilio Barreto Pérez

Pablo Emilio Barreto Pérez es: *Orden Independencia Cultural Rubén Darío, *Orden Servidor de la Comunidad e Hijo Dilecto de Managua.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.