Apoyeque o Península de Chiltepe explosiva, en Managua

Apoyeque “duerme” debajo de una laguna verde
La Explosiva Chiltepe

* En sus lomos pelados tiene las famosas Puntas Chiltepe y Cimarrón o Cardón.

* En Punta Cimarrón, se afirma, fue encontrada una de las momias humanas más antiguas de América.

Pablo Emilio Barreto P.

Atraído por la curiosidad de conocer la “Punta Cimarrón” (o “Punta Cardón”), subí hace pocos días a la Península de Chiltepe, esa imponente elevación geológica que pareciera un barco inmenso introduciéndose desde Ciudad Sandino y Mateare hacia el interior del Lago Xolotlán o de Managua.
Ya había subido (y bajado al peligrosísimo cráter del Volcán Apoyeque) la Península de Chiltepe hace unos diez años, cuando abundaban todavía árboles de jiñocuabo, guácimos, guayacanes, madroños, ceibones, panamás, guanacastes, genízaros, etc., de los cuales quedan muy pocos.
Hoy es decepcionante ver cómo están pelados las faldas y la cúspide de esta cordillerita, en la cual se encuentran los Volcanes Apoyeque, Xiloá y Chiltepe.
Esta Península comienza con las elevaciones del Cerro San Carlos en las vecindades de Ciudad Sandino. Uno puede irse por el lado del Balneario de Xiloá, o toma un camino en las vecindades de Mateare, por donde se entraba al Proyecto Lechero de Chiltepe en la época del gobierno revolucionario sandinista.
Por ambos lados hay una carretera macadanizada en regular estado, porque los finqueros de la orilla del Lago de Managua le dan algún mantenimiento.
En el viaje me acompañó Víctor Zamora Velásquez, profesor de Karate y administrador de profesión.
En el texto de Geografía del doctor Jaime Incer Barquero no se dice cuál es la altura máxima de Chiltepe, un complejo volcánico peligroso, cuyos tres volcanes se suman a los 16 que en total tiene Managua bajo sus pies.
Nos fuimos por el Este, donde nos encontramos con que hay un portón en una de las fincas de Donald Spéncer, quien fue mayor de la Guardia Nacional somocista y hoy propietario de grandes extensiones de tierra en la planicie o sabana entre la elevación de Chiltepe y el Lago de Managua.
Casi enfrente de ese portón, uno se sitúa en medio, curiosamente, de la Punta Chiltepe y de la elevación que se dice es el Volcán Chiltepe.

¿Momia humana más antigua?

Un poco más adelante, dando la vuelta por el norte, llegamos a la llamada “Punta Cimarrón” (“Punta Cardón”, dicen los campesinos), la cual tiene forma de una pata de gallina en relación al cómo la Península es arqueada hacia el lado de Mateare.
Según escritos en el Museo Nacional, Dioclesano Chávez (fundador de ese Museo) y otros científicos nacionales encontraron en “Punta Cimarrón” la momia u osamentas humanas más antiguas de América más o menos en 1890.
Esos escritos indican que presuntamente las osamentas humanas fueron “prestadas” por José Santos Zelaya López a arqueólogos norteamericanos, quienes, por supuesto, nunca la devolvieron a sus legítimos dueños.
Zamora Velásquez y yo subimos por esa “Punta Cimarrón” hacia la parte más elevada de Chiltepe, por donde pudimos ver cómo han quedado también pelados los bordes del Cráter profundo del Apoyeque, el cual es como un embudo de unos 600 metros hacia el fondo, donde está una hermosa laguna verde, tan grande y profunda como Xiloá, la cual está separada sólo por una pared geológica en la misma Península.
Son pocos los que bajan a esta Laguna del Cráter del Volcán Apoyeque, porque esa bajada es vertical y llena de peligros, pues abundan las boas, cascabeles y rocas sueltas.
Allí en ese “embudo” geológico difícil también han destruido los árboles, lo cual hace más sofocante la bajada y la subida.

Apoyeque peligroso

El Volcán Apoyeque hizo su primera erupción explosiva hace unos 27 mil años, y la última ocurrió hace 2,500 años, la cual coincide con las afirmaciones de que varios volcanes de Managua estaban vomitando fuego, lava y cenizas casi al mismo tiempo, lo que dio lugar a emigraciones humanas como la registrada en las Huellas de Acahualinca.

De los materiales volcánicos del Apoyeque se han encontrado huellas (piedras, cenizas, etc.) en Tipitapa, Mateare y otros lugares.
El Volcán Apoyeque “está dormido”, apagado, según geólogos y sismólogos como Fabio Segura Mojica, quien afirma que a partir del Cráter de este portentoso Volcán se extiende una de las fallas geológicas más grandes de Managua, la cual está cerca del poblado de Mateare, y se la encuentra bajo el subsuelo de Mira Flores, por Las Piedrecitas y la Laguna de Nejapa.

En el texto de Geografía del doctor Incer Barquero no se informa sobre la altura de Chiltepe, pero pareciera tener elevación parecida a la de Los Filones de El Crucero (925 metros de altura).
Al subir a la cúspide de Chiltepe uno siente el calor sofocante, debido al despale y a las quemas frecuentes de las hierbas que come el ganado.
Me parece indispensable que las Alcaldías de Mateare y Ciudad Sandino junten esfuerzos para reforestar esta Península, con la finalidad de revertir esta alteración del clima en este sector de Managua, donde abundaron los pobladores indígenas antes de la llegada de los Españoles, y también hubo en abundancia flora y fauna, para alimento de seres humanos y animales.

– Península de Chiltepe fotografiada desde la cúspide del Cerro Motastepe.

– Pablo Emilio Barreto P. subiendo “Punta Cimarrón” o “Punta Cardón”.

– Víctor Zamora Velásquez en los lomos del lado norte de la Península de Chiltepe.

Anuncios

Acerca de Pablo Emilio Barreto Pérez

Pablo Emilio Barreto Pérez es: *Orden Independencia Cultural Rubén Darío, *Orden Servidor de la Comunidad e Hijo Dilecto de Managua.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.