Lago de Managua: Historia de navegación acuática en el Xolotlán capitalino

La última fue “La Chocoya”, desaparecida en 1983
Barcos y lanchas en el Lago de Managua o Xolotlán

Revive navegación comercial y turística para “Novia del Xolotlán”

Gobierno construye nuevos Puertos en Lago de Managua

Pablo E. Barreto Pèrez

En 1983 estaban todavía en pie los muelles o puertos respectivos, para embarcar y desembarcar con lanchas y barcos pequeños, frente al casco urbano de San Francisco Libre y frente a la Estación del antiguo Ferrocarril del Pacífico de Nicaragua, en Managua, o sea, cerca de los Barrios La Tejera y Los Pescadores.

Las últimas lanchas conocidas cruzaron los 32 kilómetros entre el Malecón de Managua y el muelle de San Francisco Libre, en los meses finales de 1982, un poco después de ocurrido el Huracán Alletta, que precisamente, inundó y dañó el embarcadero de San Pancho.

La última de esas lanchas que cruzó el Lago Xolotlán de Sur a Norte y viceversa, fue una conocida como “La Chocoya”, propiedad del Padre Cabello, un cura español que le prestó valiosos servicios a la Comunidad de San Francisco Libre.

Esa lancha “La Chocoya”, muy vieja en su estructura, pero de buena calidad la madera, había pertenecido al traidor conservador de Emiliano Chamorro Vargas, quien tenía una finca ganadera en el lado Norte del Lago de Managua o Xolotlán, en la orilla del Río Viejo, uno de los afluentes de este cuerpo de agua por el lado Norte, proveniente desde Jinotega.

No tengo información de cómo obtuvo esa lancha “La Chocoya” el Padre Cabello. Sin embargo, puedo afirmar que conocí esa lancha en 1974, precisamente cuando elaboraba un reportaje periodístico para el Diario LA PRENSA (donde trabajé como periodista del 5 de mayo de 1970 al 9 de junio de 1979) porque las inundaciones de siempre habían anegado de lodo y cortado la carretera de ingreso a San Francisco Libre.

No preciso la fecha exacta, pero el Padre Cabello había venido una vez más a Managua en su “La Chocoya” en busca de alimentos y ropa, pues la población del entonces “San Francisco del Carnicero” estaba aislada.
Cabello logró que fuese despachado un camión de la Acción Cívica de la Guardia Nacional genocida somocista, con granos básicos, vehículo en el cual me subí yo, para irme a realizar el reportaje periodístico.

El camión también quedó atascado en uno de los pegaderos. Fue necesario llevar la carga en partes a pie y en partes en carretas haladas por bueyes y en caballos hasta el escaso casco urbano del entonces San Francisco del Carnicero.

Puesto en San Francisco, mientras hacía mi reportaje periodístico, el Padre Cabello me invitó a dormir en su campamento, situado un poco al Oeste del Cementerio, en la orilla del Lago Xolotlán, y a la vez nos embarcamos en “La Chocoya” (equipada con un motor diésel) y fuimos a ver los lagartos y patos en la llamada Isla de los Pájaros, situada en el Norte del Lago de Managua. También fuimos esa misma noche a la Isla de Momotombito, ubicada frente al Volcán Momotombo. En ambas Islas vimos durmiendo en los árboles abundancia de patos, garzas, palomas, y otras aves, y los lagartos en manadas buscando presas a la orilla de las islas pedregosas.

“La Chocoya” atracaba en el muelle o puerto de San Francisco. Era un sitio rocoso, de piedra cantera, cuyo aspecto y ubicación conocí al detalle con la luz solar del día siguiente.

Podían atracar varias lanchas al mismo tiempo. Lo mismo ocurría con el muelle ubicado frente a la Estación del Ferrocarril, muy cerca de donde fue el llamado Malecón de Managua.
Mientras estaba en San Francisco, el Padre Cabello me mostró una laguna artificial, que él había construido cerca de la costa del Lago de Managua, para criar tilapias. Fue precisamente el Padre Cabello quien trajo este pescado egipcio a Nicaragua, y se supone que por las inundaciones de 1982, ocasionadas por el Huracán Alletta, pasaron al Lago Cocibolca o de Nicaragua.

En San Francisco conocí que había una Comunidad de Pescadores, de unos 100 en total, todos los cuales tenían sus botecitos o lanchitas para pescar en jornadas larguísimas en toda la parte Norte del Xolotlán. Esta pesca la utilizaban, y la siguen utilizando, para la comida y vender un poco para sobrevivir con sus familiares. Es común que pescaran guapotes, mojarras y gaspares, especialmente en las desembocaduras de los Ríos Viejo, San Antonio, Pacora y Sinecapa.

Fin de “La Chocoya” y del transporte acuático

El Padre Cabello me mandó a dejar a Managua en “La Chocoya” al siguiente día, porque había interés de que saliera el reportaje periodístico mencionado.
Solitaria, porque no habían otras lanchas grandes, “La Chocoya” seguía transportando mercancías o instrumentos de trabajo cuando el Padre Cabello así lo decidía.
A “La Chocoya” le llegó su final en junio de 1982, cuando el Huracán Alleta. Se le detuvo el motor diésel en medio Lago Xolotlán y el viento la arrastró hasta quedar varada frente a Punta Chiltepe, que es al mismo tiempo el Volcán Chiltepe, en el extremo Este de la Península de Chiltepe.

El Padre Cabello se había ido para España en ese año. “La Chocoya” fue rescatada y llevada al muelle o puerto de San Francisco Libre, donde fue desmantelada. En viajes posteriores que hice a San Francisco Libre, durante el régimen revolucionario sandinista, atraído en este caso por sequías prolongadísimas, pude ver que el motor diésel de “La Chocoya” había quedado tirado en un sitio cercano al muelle, mientras el agua del Lago Xolotlán se había retirado un 300 metros al Sur, dejando al muelle-puerto sin agua para que lancha alguna pudiera atracar en él. Las tablas, tablones, clavos y resto de armazón de “La Chocoya” también desaparecieron.

Cuento esta historia porque el aislamiento de San Francisco del Carnicero, rebautizado en 1979 como San Francisco Libre, pues su casi confinamiento ha sido dramático siempre que hay inviernos copiosos, y debido a que no podemos olvidar que en el pasado reciente, hace todavía 40 años, eran comunes las embarcaciones comerciales, de carga y turismo, en el Lago de Managua.

Hubo numerosos barcos y lanchas en Lago Xolotlán

Recordemos que cuando el General Augusto César Sandino y su Ejército Defensor de la Soberanía Nacional trabaron combate con los yanquis invasores y la Guardia Nacional genocida, en 1932, en el entonces San Francisco del Carnicero, a este sitio llegaban en carretas y mulas todavía partidas de ganado, cerdos, quesos y otras mercancías, que eran traídas de Matagalpa, Sébaco, San Isidro, La Trinidad y Estelí, y de San Francisco eran embarcadas en Barcos y Lanchas hacia el Puerto del Malecón de Managua.

Eran conocidos los Barcos “Managua”, “Cachete”, “Amalia” y “Progreso”, “Isabel”, “Angela”, “Francia” y las Lanchas “Pluma Blanca”, “Estela”, “Felícita”, “La Reforma”, “La Violeta”, La Gloria”, “La Vírgen, “Doña María”, “La Patria” y “La Chocoya”, según recuerda Maximino Padilla Velásquez, de 77 años, quien fue “cuque” o cocinero de uno de los barcos mencionados arriba.

Padilla Velásquez recuerda como algunos de los propietarios de aquellos Barcos y Lanchas a: Emiliano Chamorro Vargas, Rafael Cabrera, Rubén Cárcamo, Chepe Díaz y Lorenzo Ampié.

Estos Barcos y Lanchas transportaban a Managua la mercadería que llegaba a San Francisco del Carnicero en carretas y caballos, porque la Carretera Panamericana todavía era apenas un camino incipiente en las décadas del 30 y 40.

Recordemos otros datos interesantísimos en torno a este transporte acuático por el Lago de Managua, pues antes de iniciarse el Siglo 20, Rubén Darío y otros personajes conocidos, como José Santos Zelaya López, utilizaban estos Barcos y Lanchas, entonces de velas y vapor, entre Puerto Momotombo (donde fue León Viejo) y el Malecón de Managua.

Según el historiador capitalino, Gratus Halftermeyer, el presidente conservador, general Joaquín Zavala Solís (1879 a 1883) inauguró el funcionamiento del Ferrocarril de la Ciudad de León al Puerto Momotombo, “e inmediatamente quedó ya establecido el tráfico por vapores del Lago” entre el mismo Puerto Momotombo y el Puerto de la Ciudad de Managua.

El mismo historiador señala que el gobierno conservador (Joaquín Zavala Solís fue parte de los llamados 30 años de gobiernos conservadores) mencionado puso a funcionar, inicialmente y de inmediato, los Vapores o Barcos “Amelia”, “Francia” y “El Cachete”, y que ya en 1886 otro gobernante conservador ordenó que prestaran el mismo servicio, entre Momotombo y Managua, los Vapores o Barcos “Managua”, “Progreso” y “Angela”, de mayor calado los tres y mejor acondicionados para el transporte de pasajeros y de carga.
Este historiador Halftermeyer menciona que, precisamente, en ese año 1886 fue inaugurada la Biblioteca Nacional en un corredor del Palacio Nacional. Y que precisamente, en ese mismo año, vino a Managua el poeta niño Rubén Darío, quien fue puesto como empleado para cuidar de la Biblioteca mencionada. Hace ver el historiador que Rubén Darío llegó a Managua por medio del Ferrocarril entre León y Puerto Momotombo, de donde se trasladó en uno de los Barcos a la Ciudad de Managua.

El Ferrocarril del Pacífico de Nicaragua llegaba hasta Puerto Momotombo, procedente de León, pasaba por La Paz Centro y seguía rumbo al Puerto en que residieron los Indígenas Imabites. En el poblado de Momotombo, al pie del Volcán Momotombo,dentro del agua del Lago de Managua o Xolotlán, están todavía los vestigios de lo que fue el Puerto de Momotombo. Al instalarse la línea Férrea, o Ferrocarril, por toda la Costa Sur del Lago de Managua, fue perdiendo también influencia el sistema de transporte acuático en el Lago de Managua. La Carretera Panamericana (pavimentada) terminó de derrumbarlo.

Hubo muelles también en “desaguadero” o Río Tipitapa

Es importante recordar asimismo que hubo muelles en La Bocana de Tipitapa, en el sitio por donde siempre se produjo el “desaguadero”, o rebalse, del Lago de Managua o Xolotlán para dar origen al Río Tipitapa, que iba a juntarse con el Lago Cocibolca o de Nicaragua por medio del Paso de Panaloya y el Charco de Tisma, que en realidad funcionan como “Esteros” del Lago Cocibolca.

Este “desaguadero” o Río Tipitapa y “La Bocana de Tipitapa” fueron comunes todavía en la década del 50, y según relatos existentes cuando se efectuó el Pacto traidor del “Espino Negro”, el coronel Henry Stimpson, puso varias lanchas grandes, artilladas y con centenares de militares invasores, en el Río Tipitapa, a la altura del llamado “Puente del Diablo”.

Inclusive, hace varios años en algunos libros de textos escolares, muy viejos, era común que el gobierno tiránico somocista hiciera gala de su servilismo vendepatria con algunas fotos en que se veían aviones anfibios en el Lago Xolotlán, frente a Managua. Esos aviones fueron utilizados para matar pobladores en el Norte de Nicaragua y para combatir al Ejército Defensor de la Soberanía Nacional del General Sandino.

Otros relatos más antiguos indican que Francisco Hernández de Córdoba entró por el Río San Juan en 1524, se internó en el Lago Cocibolca, entró al Río Tipitapa y finalmente llegó, por medio del Lago Xolotlán o de Managua, al Puerto Momotombo, donde fundó la Ciudad de León Viejo, que sería destruida en 1610 por una erupción y terremoto, originados en el Volcán Momotombo.

Valga recordar también que varios centenares de pescadores de San Francisco Libre, Tipitapa y Mateare tienen sus lanchitas y botes de remos y de “motores fuera de borda”, con los cuales pescan todos los días en el Norte del Lago Xolotlán, porque frente a Managua, no hay pesca y si la hay, los peces están contaminados.

Según datos aportados por historiadores de Managua, el presidente conservador Pedro Joaquín Chamorro Alfaro (timbuco, 1875 a 1879) firmó disposiciones gubernamentales especiales para que se comenzara la instalación del Ferrocarril del Pacífico de Nicaragua entre el Puerto de Corinto y el Puerto de Momotombo, situado entonces al pie del Volcán Momotombo, en el extremo Oeste del Lago Xolotlán o de Managua, en la orilla misma de León Viejo.

“En el mes de julio se firmó la contratación del Ferrocarril entre el doctor López, ministro de Estado en los Despachos de la Marina de Guerra, Instrucción y Obras Públicas y don Francisco Deshón, cuya línea férrea debía arrancar del Puerto de Corinto, pasando por Chinandega debía llegar hasta las Playas del Lago de Managua y el derecho de usarlo por el término de noventa y nueve años, concediéndole igualmente al contratista y el derecho exclusivo por diez años de extender la línea hasta Managua y Tipitapa por medio de vapores”, sostiene Heliodoro Cuadra, uno de los historiadores de Managua.

Estos historiadores capitalinos señalan que en 1881, una Compañía de Vapores del Gobierno, encabezado por Joaquín Zavala Solís (1879 a 1882) puso a funcionar un Barco de vapor, para transportar pasajeros y cargas entre los Puertos o muelles de Managua, Momotombo, Mateare, varias Haciendas ganaderas al Norte del Lago Xolotlán, en San Francisco del Carnicero, en San Roque, en Punta Huete y en Tipitapa.

Puertos fueron muy activos

Cuadra, autor de Monografía de Managua, asegura:
“El capitán don Pablo Giusto, súbdito italiano, celebró contrato con el gobierno de Joaquín Zavala Solís, para establecer en esta ciudad (Managua) una Compañía de Vapores y navegación en el Lago de Managua, para hacer transporte de pasajeros y carga, exclusivamente al Puerto de Momotombo y viceversa”.

“Organizado el servicio lacustre, fue nombrado el capitán del “Amalia”, el súbdito español don Manuel Muñoz, padre de las estimables señoras doña Teresa y doña Carmen Muñoz, esposas de los señores Dr. David Campari y don Pablo Knoffler, espectivamente, ambos cabelleros desaparecidos”.
“No siendo suficiente un Barco para transportar el número de pasajeros y de carga que diariamente llevaba a Momotombo, don Francisco Solórzano, fuerte capitalista nicaragüense, mandó a traer otro Vapor más pequeño, el cual fue bautizado con el nombre de “Isabel”, siendo la madrina la hermosa señorita Amalia Zavala, hija del general Joaquín Zavala Solís (el presidente conservador, “timbuco” de esa época)”.

Continúa Cuadra: “Como el comercio iba ensanchándose, el gobierno del general Evaristo Carazo Aranda pidió otro Vapor (Barco), el cual fue llamado “Progreso”. En la administración del doctor Roberto Sacasa Sarria, se mandó a traer otro Vapor (Barco) que llevaba el nombre de “Angela”, por haber sido su madrina doña Angela Cuadra de Sacasa, esposa del aquel gobernante. Fue capitán del nuevo Vapor, don Jorge Melone, sucediéndole a éste, don Antonio Mayor, de Managua”.

“Y por último, una nueva Compañía de Navegación, organizada en esta Capital (Managua) cuyo gerente era don Francisco Solórzano Lacayo, celebró otro contrato con el gobierno del doctor Roberto Sacasa Sarria para traer un Vapor de las mismas dimensiones del “Angela”, llamado “Managua”, en honor a esta Capital, cuya tarifa de pasajeros y carga era tan barata, que le hacía competencia a los demás Barcos del gobierno, viéndose este obligado a comprarle el “Managua” a aquella compañía, la cual entró en liquidación”.

Añade Cuadra: “También, la Casa comercial Emilio Chesnay, radicado en esta Ciudad (Managua), mandó a construir un vaporcito, llamado “Francia”, para transportar carga del Puerto Momotombo a esta Capital (Managua). Después de varios años de estar en servicio el pequeño Barco, el señor Chesnay se lo vendió al gobierno”.

“El comerciante alemán, don Guillermo Jericho, establecido en esta Ciudad, mandó a construir una Lancha de grandes dimensiones, llamada “Momotombo”, la cual transportaba pasajeros y carga de esta Capital al Puerto Momotombo”.

“Con motivo de nuestras lamentables discordias civiles, los vaporcitos “Amalia”, “Isabel” y “Francia”, después de estar haciendo servicio de cabotaje entre los Puertos del Lago Xolotlán, tomaron otras denominaciones. El primero fue llevado en 1903 al Lago de Granada (Cocibolca) con el nombre de “El 93”; el segundo a Corinto con el nombre de “11 de Julio”, y el tercero con el nombre de “Nagarote”, el cual quedó siempre en este Lago, haciendo viajes a San Francisco del Carnicero y la Villa de Tipitapa”

Zelaya López vendió los barcos

Añade Cuadra: “El gobierno del general Zelaya López (1893 a 1909), no hallando qué hacer con tanto Vapor (Barcos), determinó vender el “Francia” a don Francisco Aguirre, fotógrafo cubano, radicado en esta Ciudad (Managua), quien explotaba un negocio de tejas y ladrillos que tenía en San Isidro, al Noroeste de la costa de este Lago (es decir, en la orilla de la Cordillera o Península de Chiltepe)”.

“En cuanto a los Vapores “Progreso”, “Angela” y “Managua”, el primero fue mandado a echar al Lago de Granada para hacer viajes a San Carlos y Puertos intermedios, por estar en mal estado el Vapor “Victoria”; siendo primer capitán del “Progreso” don Mercedes Pérez y el primer contador el autor (Cuadra) de esta Historia; el segundo lo desarmaron en la parte occidental del Taller Central, cuyas piezas según informes se han perdido, y el último lo dejó hundirse frente a dicho Taller el gerente del Ferrocarril Mr. O Conell, perdiendo el gobierno, con la destrucción de esos hermosos Barcos, varios millares de pesos. Por fin, hasta las piezas y calderas del Progreso se ignora su paradero”, señala la Historia escrita por Cuadra, quien informa en la página 306 de su libro que el 12 de octubre de 1892 fue celebrado el descubrimiento de América con un “desfile” de estos Barcos en el Lago Xolotlán o de Managua, mientras en la Casa Presidencial se historiaba sobre la llegada de Cristóbal Colón en 1492.

Juan Aburto (ya fallecido), escritor, cuentista e historiador de Managua, señala en un artículo publicado en Cien Años en la Vida de Managua: “A fines de los años 40, el gobierno local acordó construir un Malecón que partiendo del Embarcadero, frente a la Capitanía de Marina, se fuera extendiendo por el Oriente hasta la Planta Eléctrica, y por Occidente hasta la Escuela de Artes. Este Malecón tuvo buen principio, con una calzada ancha a lo largo de la costa, de manera que llegó a ser un gran centro de paseo para los capitalinos que desde la tarde hasta ya entrada la noche frecuentaban el lugar. Posteriormente se construyó una nueva atracción que consistía en un pasaje elevado como unos tres metros sobre el suelo y unos cuatro metros de ancho, que penetraba cerca de 100 metros dentro del Lago. En el extremo se levantaba un amplio local techado que tenía Restaurantes, Bares y Pista de Baile. Llevó en distintas épocas los nombres de “Casino de la Playa” y “Copacabana”.

A propósito de los Barcos que fueron desmantelados o hundidos frente a la Ciudad de Managua, en los últimos meses, frente adonde se construye actualmente el nuevo Muelle o Puerto de Managua, se han encontrado distintas piezas vitales de aquellos Barcos desaparecidos, entre otras, anclas y pedazos de madera de las estructuras de aquellas embarcaciones.

¿Cuántos fueron, realmente, los Barcos y Lanchas que hubo en el sistema de navegación oficial en el Lago Xolotlán o de Managua hasta 1982?

Mientras aquellas embarcaciones desaparecieron, se conservaron, han tenido vida siempre, por necesidad de sobrevivencia, las decenas de botecitos o lanchitas de varios centenares de pescadores de los Municipios de Managua, Mateare, San Francisco Libre y Tipitapa, los cuales todos los días andan de pesca en toda la parte Norte del Lago Xolotlán o de Managua.

Aporto estos datos históricos a propósito de que San Francisco Libre vuelve a estar aislado porque la Carretera no ha sido construida y debido a su emergencia de que se vuelvan a construir los muelles o puertos que les permitan a sus ciudadanos transportarse por la vía acuática, para superar la crisis que provoca el hecho de que la Carretera interna siempre se corta durante inviernos fuertes como este del 2007.

Ahora sí hay gobierno preocupado por los problemas de transporte de los pobladores, en este caso de los habitantes de la propia Ciudad de Managua, San Francisco Libre, Tipitapa, Mateare y Momotombo, que con frecuencia se quedan aislados porque los caminos quedan cortados en invierno, especialmente San Francisco Libre.
Con la finalidad de reiniciar este histórico servicio de transporte acuático en el Lago de Managua o Xolotlán, el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, de inmediato, por medio de la Empresa Nacional de Puertos, comenzó y ya está finalizando la construcción de un nuevo Muelle-Puerto sólido, frente al Teatro Popular Rubén Darío, en un área de 13, 166.22 metros cuadrados, frente a Managua, en la orilla del Lago de Managua, por donde fue el antiguo Puerto mencionado arriba.
El Director de la Empresa Portuaria, Virgilio Silva, anunció oficialmente que ya está siendo construidos otros Muelles-Puertos en San Francisco Libre y Puerto Momotombo, respectivamente al Norte del Lago Xolotlán y al Oeste del mismo, donde está ubicado el Volcán Momotombo y León Viejo.
Esto, según Silva, con la finalidad de facilitarle a los pobladores de estos sitios mencionados, su transportación personal y de mercaderías a la Ciudad de Managua y, al mismo tiempo, propiciar la recreación de los managuas mediante giras turísticas a León Viejo, a las Islas del Amor, Momotombito y de Los Pájaros, o sencillamente darse una paseadita por el Lago de Managua, cuyas negras están siendo “limpiadas” mediante procesos de filtración en varios puntos de las desembocaduras de las llamadas “cloacas” de Managua.

Managua, 25 de mayo del 2008.

Pablo E. Barreto Pérez: periodista, editor, investigador histórico, fotógrafo, Cronista de la Capital, Orden Independencia Cultural Rubén Darío, Hijo Dilecto de Managua, Orden Servidor de la Comunidad del Movimiento Comunal Nicaragüense, Orden José Benito Escobar Pérez de la Central Sandinista de los Trabajadores (CST nacional), Orden Juan Ramón Avilés de la Alcaldía de Managua y actual concejal del Frente Sandinista en la Capital nicaragüense.

Colonia del Periodista No. 97, frente al portón del Parque, en Managua. Teléfonos: 88466187, 88418126 y 22703077.

Anuncios

Acerca de Pablo Emilio Barreto Pérez

Pablo Emilio Barreto Pérez es: *Orden Independencia Cultural Rubén Darío, *Orden Servidor de la Comunidad e Hijo Dilecto de Managua.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Lago de Managua: Historia de navegación acuática en el Xolotlán capitalino

  1. NANCY VERONICA GUZMAN PRAVIA dijo:

    estoy elaborando una monografia titulada : el turismo y desarrollo sostenible en el lago xolotlán. me encantaría me envíes información a mi correo .gracias.

Los comentarios están cerrados.