América Latina: Nuevo poder político colectivo se impone en Latinoamérica

ALBA, Grupo de Río, Sica…!y la misma OEA resucitando¡
Nuevo poder político colectivo se impone en América Latina
*Naciones Unidas da el banderazo de emergencia de este poder emergente
*Gobierno criminal yanqui, en cambio, inició su declive
* Gorilas fascistoides, tiranos impuestos por Estados Unidos, pasan ahora al basurero

Pablo E. Barreto Pérez

El “golpe de Estado” gorilesco en Honduras contra el Presidente Constitucional, electo en las urnas por el voto popular, Manuel Zelaya Rosales, y la reacción inmediata de condenas provenientes de todo el Planeta Tierra, más la exigencia latinoamericana y de las Naciones Unidas (ONU) de que Zelaya sea restituido inmediatamente en su cargo presidencial, sin condicionamiento alguno, deja al descubierto en las tierras y cielo de América Latina que ha emergido un nuevo poder político independiente, antineocolonialista, antidominación yanqui; sí, un nuevo poder político, que ya no permite las humillaciones e infamias del pasado reciente por medio de la plaga de dictaduras militares que Estados Unidos impuso desde hace casi un siglo desde los confines de la Tierra del Fuego hasta los límites de Guatemala con México.
Hasta hace muy poco, el gobierno criminal genocida de Estados Unidos organizaba los golpes de Estado con sus aparatos de inteligencia (CIA y sus 20 sinónimas dentro del régimen gringo), el Pentágono (Ministerio de Defensa) y la Secretaría de Estado (Cancillería), y daba las órdenes correspondientes a sus servidores oligárquicos y ejércitos gorilas locales en América Latina y otras partes del Mundo, para imponer a asesinos y ladrones bestiales como los Somoza, Tiburcio Carías y Osvaldo López Arellano, (hondureños) Papa Doc Dulavier, Pérez Jiménez, “Mi general” Hernández Martínez, Rojas Pinillas, Rafael Leónidas Trujillo, Fulgencio Batista, Augusto Pinochet, Jorge Videla… todos, mancornados, vendidos al yanqui opresor, y actuando juntos en el saqueo de los recursos naturales y financieros; matando a centenares de miles de latinoamericanos y humillando las soberanías nacionales de nuestros países sometidos a políticas de terror imperialista del gobierno norteamericano desde cuando James Monroe decretó su política de “América para los americanos”, es decir, el Continente Americano para controlarlo ellos, robárselo ellos los gobernantes gringos.
Sí, ha emergido un poder nuevo en América Latina, representado por la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), el Grupo de Río, el Sistema de Integración Centroamericana (SICA) y el CARICOM (Caribe), cuyo accionar político regional conjunto, unido, solidario, coherente, fuerte, contundente, se puso de manifiesto al darle respaldo inmediato al presidente legítimo de Honduras, inmediatamente después de que los gorilas golpistas hondureños secuestraron al presidente Zelaya Rosales y a la Cancillera Patricia Rodas, y, además, los agredieron y los expulsaron hacia Costa Rica y México.
Es tan potente este poder político independiente, nuevo, defensor de las soberanías nacionales latinoamericanas, que la misma Organización de Estados Americanos (OEA), tradicional servidora rastrera y criminal de Estados Unidos, reaccionó también condenando el golpe de Estado gorilesco y asimismo demandó la reintegración inmediata de Zelaya Rosales en su cargo de Presidente de la República de Honduras o Patria de Francisco Morazán.
Los oligarcas de las 14 familias infames hondureñas y los militares gorilas de Honduras, más sus lacayos y vendepatrias locales, pareciera que no han podido entender que están, como digo, enfrentados a un nuevo poder político colectivo, de Unidad latinoamericanista, antineocolonialista, antiyanqui, antitrasnacionales expoliadoras, antigolpistas cavernícolas; están, pareciera que no logran entenderlo, ante una corriente liberadora, ante una Independencia Nueva, que en realidad es la Independencia soñada por Simón Bolívar (venezolano), Francisco Morazán (hondureño-centroamericano), José Martí (cubano) y el General Sandino (nicaragüense).
Esta nueva posición independiente quedó ya evidenciada en la Cumbre de Presidentes americanos en Trinidad y Tobago, donde el presidente gringo Obama, representante del Estados Unidos neocolonialista expoliador, agresor militar, saqueador de recursos naturales ajenos; promotor y administrador de los intereses de las empresas trasnacionales del imperialismo yanqui, quedó claro de la emergencia de ese poder político latinoamericano nuevo, pues allí mismo Barack Obama se vio sacudido por reclamos históricos y de exigencias de respeto a las soberanías nacionales y de la demanda de que debemos ser tratados “de igual a igual” como Naciones y Estados.
Sí, un poder político regional latinoamericano, unitario, solidario, nuevo, en el cual, representando digna y justicieramente a su pueblo hondureño humilde, se metió sin vacilaciones el Presidente Zelaya Rosales a través de PETROCARIBE y ALBA, lo cual, por supuesto, suministra independencia como país frente a Estados Unidos y los insolentes neocolonialistas rubios europeos, y a la vez atenta contra los intereses vendepatrias de los oligarcas (14 familias) locales y de los militares gorilas vendidos, más sus lacayos situados en medios informativos o de comunicación, propiedad de los extremistas de derecha en Honduras.
Estos golpistas gorilas (que seguramente tienen sus “escuadrones de la muerte” como en El Salvador, en Guatemala y como los hubo en Nicaragua, en Argentina y en Chile, por ejemplo) pretenden evadir esta nueva realidad política latinoamericana y centroamericana recurriendo a la violencia, al secuestro, a la expulsión y represión brutal contra el pueblo hondureño, y a la vez acusando al Presidente Zelaya Rosales por supuestos delitos de hasta “traición a la Patria”, cuando en realidad los traidores son ellos, pues tienen el comportamiento típico de los vendidos, el comportamiento primitivo, vulgar, irracional de los oligarcas y militares gorilas, que sólo piensan en favorecer sus intereses clasistas, sus privilegios de usurpadores de las riquezas nacionales para repartírselas unos cuantos empresarios, terratenientes-latifundistas, comerciantes grandotes y sus defensores situados en medios informativos de la misma extrema derecha.
Zelaya Rosales llegó a la Presidencia de Honduras, ciertamente, representando a uno de los partidos políticos tradicionales. Sin embargo, el Presidente Zelaya Rosales trascendió esos intereses mezquinos, conservadores, vendepatrias, y comprendió que el futuro del pueblo hondureño, el progreso e independencia del pueblo hondureño, están más allá de esos intereses clasistas privilegiados, que siempre han buscado que el yanqui opresor les ponga la bota, que los domine y esclavice, y los dirija sobre cómo gobernar, cómo robar, cómo saquear el erario nacional y permitir el saqueo a trasnacionales yanquis y de otras latitudes, y de cómo permitir la neocolonización o entrega de la Soberanía Nacional.
Por supuesto, a las 14 familias oligárquicas, a los terratenientes-latifundistas, grandes comerciantes y a los generales, coroneles y mayores gorilas de Honduras “no les cuadra” para nada que el Presidente Zelaya Rosales haya dado el paso de trascender al colocarse en la Alternativa Bolivariana para las Américas y PETROCARIBE, porque eso favorece a los pobres hondureños y atenta contra los intereses clasistas proimperialistas, con los cuales también cierran filas algunos dirigentes del partido político del presidente Zelaya Rosales.
¡Claro¡ Al ponerse a realizar consultas populares más allá de las fronteras de los intereses de la oligarquía y de los militares vendidos, me refiero a “la cuarta urna”, el Presidente Zelaya Rosales atenta contra esos intereses referidos, pues según el dominio burgués, mancornado con los intereses del gobierno criminal de Estados Unidos, “hay aspectos legales” o “consultas populares” que no deben hacerse, porque es peligroso, pues eso puede romper el “estatu quo” del dominio oligárquico local.
El mundo entero civilizado, los dirigentes de países con mentalidad racional, incluyendo las Naciones Unidas (ONU), condenaron el golpe gorilesco hondureño y exigen la restitución del Presidente Zelaya Rosales en su cargo de Presidente de la República de Honduras.
En el año 2000 el golpe de Estado gorilesco-oligárquico contra el Presidente Hugo Chávez Frías fracasó porque el pueblo venezolano organizado y consciente, y los militares patriotas dieron el contragolpea popular, mientras el gobierno criminal genocida de Estados Unidos, encabezado por el terrorista Bush, corrió a reconocer a los golpistas cavernícolas venezolanos.
Al ocurrir el golpe gorilesco en Honduras, el mundo entero ha condenado esta acción cavernícola, primitiva, vulgar, y gran parte del mismo pueblo hondureño está en las calles hondureñas, exigiendo que Zelaya Rosales retorne a su cargo de Presidente de la República. El mismo Barack Obama, presidente del gobierno genocida de Estados Unidos, dijo que Zelaya Rosales es el presidente legítimo de Honduras.
No le queda de otra, pues no puede hacer lo que hizo el fascista y terrorista Bush con relación al golpe en Venezuela porque ahora la impunidad gringa en América, también se acabó.
Sí, Obama no puede decir otra cosa, porque ya está claro de que ha emergido un nuevo poder político unitario en América Latina, que debe ser respetado por el antiguo invasor y agresor rubio, neocolonialista anglosajón o gobierno de Estados Unidos, pues los gobiernos latinoamericanos ahora, la mayoría inmensa “son gobiernos parecidos a sus pueblos”, representan realmente a sus pueblos sencillos, incluyendo a los pueblos originarios o indígenas, como ha dicho la presidente argentina, Cristina Fernández de Kirchner, y, ¡claro¡, estos gobiernos latinoamericanos (la gran mayoría) ya no representan los intereses expansionistas del régimen imperialista norteamericano.
Pase lo que pase, hagan lo que hagan los golpistas gorilescos fascistas, un poder nuevo ha emergido, dentro del cual está Zelaya Rosales apoyado resueltamente; en cambio ellos quedarán aislados, metidos en sus cuevas de cavernícolas y muy pronto tendrán que abandonar ese poder ilegítimo (usurpado vilmente) del que se han apropiado, y al mismo tiempo serán acusados de traición a la patria, por vendidos, por secuestros, por represión brutal a los hondureños, y pasarán, finalmente, al basurero de la Historia, como escoria y fango podrido del pensamiento y comportamiento más atrasado de Centroamérica.
Este poder político unitario nuevo, latinoamericanista, no es todavía el socialismo real, pero, eso sí, promueve comercio justo, solidaridad entre los pueblos que han sido tradicionalmente oprimidos por las oligarquías y los ejércitos gorilas y los gringos agresores; sí, son esos pueblos juntándose para compartir sus alimentos, sus recursos naturales, sus recursos financieros, sus tierras y sus cielos. Es la Segunda Independencia saliendo del túnel del tiempo, emergiendo de las cámaras de terror, implantadas hace más de 100 años por Estados Unidos; allí en esos túneles estábamos atrapados, encadenados, sometidos, hambrientos, enfermos, todos en busca de mejorarnos con lo que tenemos en recursos naturales en nuestras tierras sagradas y buscando cómo evitar que lo nuestro siga siendo robado o desperdiciado por bandidos como los oligarcas vendidos y sus pares clasistas del gobierno imperialista norteamericano.
Al emerger este nuevo poder político unitario de América Latina, se inició, al mismo tiempo, el declive del poder político y económico del régimen criminal yanqui, pues aquí en Latinoamérica ya no sea pasearán impunes ni agrederán como en su “patio trasero”, según la Historia reciente que hemos padecido en nuestras tierras pródigas, llenas de vida y gloriosas luchas, desde el Río Bravo hasta la Tierra del Fuego.
Ese nuevo poder político independiente, colectivo, latinoamericanista, es mi poder, lo defiendo porque representa independencia, Soberanía, dignidad, orgullo regionalista frente a los antiguos opresores neocolonialistas yanquis, aunque yo no soy funcionario público de ninguno de los “gobiernos parecidos a sus pueblos” en América Latina.
4 de julio del 2009.
Pablo Emilio Barreto Pérez: Periodista, investigador histórico, fotógrafo, Cronista de la Capital, Orden Independencia Cultural Rubén Darío, Hijo Dilecto de Managua, Orden Servidor de la Comunidad del Movimiento Comunal Nicaragüense, Orden José Benito Escobar Pérez de la Central Sandinista de Trabajadores (CST nacional) y Orden Juan Ramón Avilés de la Alcaldía de Managua.
Residente en la Colonia del Periodista No. 97, frente al portón del Parque, en Managua. Teléfonos: 88466187, 88418126 y 22703077.

Anuncios

Acerca de Pablo Emilio Barreto Pérez

Pablo Emilio Barreto Pérez es: *Orden Independencia Cultural Rubén Darío, *Orden Servidor de la Comunidad e Hijo Dilecto de Managua.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a América Latina: Nuevo poder político colectivo se impone en Latinoamérica

  1. Johne650 dijo:

    whoah this blog is fantastic i really like studying your articles. Keep up the good paintings! You understand, many individuals are looking around for this info, you could aid them greatly. eddadekgfcfc

Los comentarios están cerrados.