12 mil “orejas” y “jueces de mesta” tenían la G.N. y la O.S.N. somocista, en Nicaragua.

Por el accionar de ellos, fueron asesinados más de 50 mil nicaragüenses.

12 mil “orejas” y “jueces de mesta” tenían la G.N. y la O.S.N. somocista, en Nicaragua

• Integraban los “escuadrones de la muerte”, eran los torturadores, los informadores oficiosos de la guardia genocida y de la Oficina de Seguridad del somocismo, eran quienes espiaban y perseguían a estudiantes, opositores al régimen, a guerrilleros sandinistas y a todo aquel “sospechoso” “de atentar” contra el aparato opresor de la tiranía.

Pablo E. Barreto P.

Los yanquis invasores criminales asesinaron y arrastraron a cola de caballo el cadáver del Abogado y General patriota Benjamín Zeledón Rodríguez por las calles de Masaya, especialmente en Catarina, en 1912, lo cual fue presenciado por un joven de 17 años, que después el mundo entero conocería como el General Augusto C. Sandino, jefe del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional.

El resto de patriotas, obreros y artesanos, compañeros de batalla patriótica de Zeledón, fueron también asesinados o torturados con la colaboración plena de los vendepatria ya conocidos entonces, entre otros, Adolfo Díaz Resinos y Emiliano Chamorro Vargas, ambos Conservadores, empleados de Empresas mineras norteamericanas en Nicaragua, especialmente las que eran propiedad de Finlander Knox, canciller de Estados Unidos.

Se produjo la llamada “restauración conservadora” mediante hombres armados, agresores e invasores militares del Gobierno criminal de Estados Unidos.
Díaz Resinos y Chamorro Vargas se pusieron de acuerdo, nuevamente, con el Gobierno gringo en 1926 para que volvieran los buques de guerra de la marinería yanqui, porque esta vez los liberales, jefeados por el tal José María “Chema” Moncada Tapia, estaban en guerra contra los conservadores mediante lo que se conoció como “La Guerra Constitucionalista”.

Esta vez, los liberales y Moncada Tapia traicionaron a la Patria firmando el “Pacto del Espino Negro”, en Tipitapa, el 4 de mayo de 1927, con el Coronel Henry Stimpson, enviado plenipotenciario gringo, acostumbrado a efectuar crueldades inauditas y a ejecutar matanzas de gentes humildes en otras partes del mundo.

Stimpson, otros generales y coroneles yanquis y el mismo Moncada Tapia, urdieron la formación de una tal “policía”, después de la “pacificación” o desarme de liberales y conservadores, que dio origen a la creación de la Guardia Nacional o “Constabularia”, con la finalidad de convertirla en ejército de ocupación permanente con jefes gringos y nacionales y para fingir mejor el asunto, la fueron nutriendo con soldadesca nicaragüense ignorante.

Sandino, como es conocido en el mundo entero, no aceptó la “pacificación”, ni la entrega de las armas, se fue a la Mina de San Albino y de esa forma inició la Revolución de Liberación Nacional, para desalojar, en primer lugar, a las fuerzas militares de ocupación yanqui, bautizadas complacientemente ahora, en 1927, por las dos fuerzas políticas contendoras: liberales y conservadores.

El Presidente criminal gringo, Calvin Coodlige (1923-1928), pensó diabólicamente que su “Constabularia” o ejército de intervención permanente, debía estar por encima de los dos bandos locales: liberal y conservador y también por encima de los intereses nacionales de Nicaragua.

Pero el General Sandino con su Ejército Defensor de la Soberanía Nacional derrotó a los invasores de afuera y de la naciente guardia genocida del somocismo, provocando un problema que el Gobierno criminal de Estados Unidos decidió que debía resolverse con el asesinato del General de Hombres Libres en las calles de Managua, el 21 de febrero de 1934, porque el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional ponía en peligro los planes expansionistas yanquis en Centroamérica y América Latina.

La orden de asesinar a Sandino y sus acompañantes debían cumplirla los Jefes del naciente Ejército de ocupación, jefeado por Anastasio Somoza García, un falsificador de billetes de San Marcos.

Se produjo el magnicidio de Sandino y comenzó la cacería de todos los que integraban el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional, incluyendo persecusión implacable de los cooperativistas de Las Segovias y del Río Coco.

Desde entonces, la guardia sangrienta de los yanquis y del somocismo genocida, no cesó de asesinar, torturar, violar, burlarse de la legislación que ellos mismos hacían, robar sin cesar un solo día, hacer fraudes electorales, despojar de tierras a los campesinos, de sus casas a pobladores urbanos, asaltar recursos nacionales, apoderarse de bancos y de ayudas internacionales, hasta que fue demolida definitivamente el 19 de julio de 1979 por los combatientes del Frente Sandinista de Liberación Nacional, seguidores de la obra revolucionaria antiimperialista del General Augusto C. Sandino.

El mismo Somoza García, antes de que lo ejecutara el patriota Rigoberto López Pérez, en León, el 21 de Septiembre de 1956, y sus hijos Luis y Anastasio Somoza Debayle, crearon distintos organismos y formas opresoras, para sostenerse de manera sangrienta en el poder por 45 años, período en el cual mataron a más de 50,000 nicaragüenses.

Una de las primeras formas crueles de asesinar gente, inventada por ellos, fue la de aplicar lo que se conoció como “el pisa y corre…o ley fuga” a los prisioneros, y al primero que se lo aplicaron para matarlo, fue al abogado guatemalteco, Oliverio Castañeda, famoso porque supuestamente le dio veneno a varias mujeres de “alta alcurnia” burguesa de León, en 1933, mientras el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional, jefeado por Sandino, expulsaba del territorio nacional a los yanquis invasores y agresores de Nicaragua.

Al prisionero le decían: “correte, andate…”, el pobre preso corría y ahí nomás lo fulminaban a balazos.

Con este mismo método asesinaron a los patriotas Edwin Castro Wasmer, Ausberto Narváez Parajón y Cornelio Silva, en lo que se conoció como “La Aviación” o “Central de Policía” de la guardia genocida, donde, en realidad, era guarida de asesinos, torturadores y ladrones.

Poco a poco, en las décadas del 50 y 60, los Somoza fueron creando los organismos represivos y de asesinos que necesitaban para reforzar el trabajo opresor de la Guardia Nacional o Ejército de intervención permanente (GN) de Estados Unidos.

Aparecieron la Oficina de Seguridad, el Servicio Anticomunista, la “Mano Blanca” (o “escuadrones de la muerte”), las Brigadas Antiterroristas (BECATS), los AMROCS (militares retirados), los 12 mil “orejas” de la OSN, los “jueces de mesta” o “jueces de cañada”…

También los llamados “esbirros” o guardias, políticos somocistas corruptos y represivos y “matones oficiales” muy criminales y crueles como Pedro Nolasco Romero, Alberto “Macho Negro” Gutiérrez, Ronald Sampson, Alesio Gutiérrez, Juan Lee Wong, Franklyn Montenegro, Pablo Emilio Salazar, Juan Ángel López, Davison Blanco, Camilo González, Reynaldo Pérez Vega, Gonzalo “Vulcano” Evertz, Gustavo “el Tigre” Medina, Fermín Meneses Cantarero, Iván Alegret, Nicolás Valle Salinas…

Los “paramilitares” que operaban junto a la guardia, “los soplones” (civiles que informaban “voluntariamente”), el grupo represivo y atemorizante de la Nicolasa Sevilla, los torturadores especializados en las peores maldades como Gonzalo Lacayo, Ronald Sampson (cuñado de Somoza), Samuel Genie Amaya, el “Coto” Torres, los que realizaban secuestros forzados masivos, los “doble agentes”, los informadores “voluntarios” del somocismo, los intelectuales, periodistas y fotógrafos al servicio de la tiranía, que también perseguían oficiosamente a opositores al régimen, a estudiantes de secundaria y universitarios y, especialmente, a guerrilleros sandinistas y a quienes les daban apoyo.

Se ha informado que eran doce mil los “orejas” y “jueces de mesta”, entre los cuales se contaban: enfermeras, barberos, intelectuales, economistas, choferes de taxis, choferes de furgones, abogados, periodistas, agricultores. campesinos, finqueros, comerciantes, profesores universitarios, médicos, estudiantes de secundaria y universitarios, etc.

Los mismos Somoza, sus hijos, ministros del gobierno y torturadores usaban hasta tigres en las cárceles siniestras de la Oficina de Seguridad, en la Loma de Tiscapa, para mantener aterrorizados a los prisioneros, quienes, además, eran encapuchados y torturados de día y de noche con “chuzos eléctricos”, metiéndolos de cabeza en barriles de agua llenos de estiércol, etc.

Los “orejas” de la Oficina de Seguridad y de la guardia sangrienta eran informadores que recibían paga por reportar sobre quiénes andaban en actividades contrarias al régimen somocista genocida, o qué dijo un opositor en un mitin político, en una manifestación, en una cátedra universitaria, en las aulas escolares, en las redacciones periodísticas, etc.

Estos operaban mayoritariamente en las ciudades. Los “jueces de mesta”, en cambio, eran también informadores y al mismo tiempo matones que asesinaban ya fuese a balazos, machetazos, o provocando accidentes mortales en los caminos y montañas.

Por estos “orejas” y “jueces de mesta” fueron asesinados más de 50,000 nicaragüenses en el país.

Dos de esos “orejas” más famosos en la década del 60 fueron Arnoldo Alemán Lacayo y su hermano Agustín, en León.
Arnoldo, sí, el ladrón que ahora está en la cárcel ((¿?), hacía su labor de “oreja” en una bicicleta y montado en los jeeps patrullas (“Brigadas Antiterroristas, BECATS) de la guardia genocida somocista.
Esto último ocurría cuando don Arnoldo ya había espiado a alguien y se montaba en el jeeps para que los guardias fuesen a realizar la captura. Su hermano Agustín era “inspector” del Ministerio de Educación y mantenía informada a la guardia hasta de los últimos detalles sobre actividades políticas de los estudiantes y maestros de los colegios públicos y privados.

En León se hicieron famosos otros “orejas” y agentes de las Oficina de Seguridad como “El Chele” Aguilera, Toribio “Pipilacha” Obando, Nelson Regalado, el “cabo” Abelino Castillo y un tal Byron Benedith, quienes eran informadores y torturadores de estos organismos represivos de la tiranía somocista.

En el Municipio de Malpaisillo, cercano a León, se hicieron famosos los “orejas” Antonio Villegas, Antonio Urbina Debayle, Benigno Reyes Palacios, Félix Pedro Alfaro y Raúl Valle Molina, quienes fueron responsables, inclusive, del asesinato del guerrillero sandinista Jacinto Baca Jerez, en Rota.

Precisamente en las faldas del Volcán Rota asesinaban a los sandinistas y opositores. Previamente los secuestraban y los llevaban a unas cuevas de las faldas del Volcán Rota; allí los asesinaban.

Hasta después del Triunfo de la Revolución Popular Sandinista supe que este grupo de matones de Malpaisillo y Rota planearon mi asesinato, con el argumento de que “mucho jode”, pues en primer lugar yo formulaba denuncias en contra de estos somocistas genocidas cuando era cortador de algodón y trailero, precisamente en unas de las haciendas algodoneras de Benigno Reyes Palacios, donde me había convertido en uno de los dirigentes sindicales.

Después de realizar estos oficios de mozo algodonero, salté rápido a ser cobrador de la camioneta de pasajeros de Timoteo Flores, entre León y Malpaisillo, y luego en taxista de los Interlocales entre Malpaisillo y León, y al mismo tiempo en corresponsal del Diario LA PRENSA, mediante cuyas páginas continué las labores de denuncias contra los abusos de estos maleantes, lo que les puso más furiosos en mi contra.
Me lanzaron distintas acusaciones, incluyendo las de afirmar que los “calumniaba” porque salían las denuncias en el Diario LA PRENSA, entonces dirigido por el doctor Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, antisomocista sin tacha hasta que lo asesinaron el 10 de enero de 1978.

Me salvé de que me fueran a matar a las cuevas del Volcán Rota porque en 1969, de apenas 18 años, me trasladé a la Ciudad de León, a ejercer el periodismo reporteril radial, y al mismo tiempo LA PRENSA me nombró su Corresponsal en Occidente y todo el país, por órdenes del doctor Pedro Joaquín Chamorro Cardenal.

En otro pueblo cercano a León, en Momotombo (casi colindante con Malpaisillo), donde fue León Viejo colonial y en la orilla del Volcán Momotombo, se hizo famoso un “juez de mesta” u oreja” malvado llamado Santiago Huete, por perseguir, inclusive, a la familia del Guerrillero internacionalista Patricio Argüello Rayan.

En Managua, particularmente en Bello Horizonte, durante la Insurrección u Ofensiva Final contra la tiranía, se hicieron famosos los “orejas” Abraham “El gato” Zamora, Amán López, un piloto de apellido López, Carlos Miranda (este era trabajador de la Salud) y una mujer con el sobrenombre de “La Radio Bemba”. Debido a las informaciones de ellos, la guardia genocida sabía de las ubicaciones de trincheras de combate y de los jefes guerrilleros sandinistas..

Fueron famosos estos “orejas”, en Managua, y otras partes del país: “Carmelo Negro”, José María Palacios, Julio Gutiérrez, Pablo González, Carmela Pérez, Saúl Blandón, Rosario Luna, los hermanos Tirso y Asdrúbal Morales, Edmundo Morales Martínez, Roque Gutiérrez, José María Rodríguez, “El Gato” Abraham, “Mano Amarrada”, Antonio Rizo, Antonio Zeledón, Antonio Castillo, Santiago Meneses Vallecillo, Stedman Fagot Müller, Henry Castillo, Pedro Pablo “El Poeta Carpintero” Espinoza, “Cositas Sueltas”, Adolfo Tórrez, Augusto de La Rocha, el “Gato” Colindres, Adolfo Machado, Raúl Arróliga (padre), Felipe Reyes, Roberto Míxter, Iván Rosales Zamora, hermanos Iván y Hugo Rosales, Roberto Zamora, Ernesto Zamora Müller, Isidro León York, Agustín Hernández, Francisco Chavarría (padre), Francisco Chavarría Hernández (hijo), Rodolfo Mejía, un publicista de apellido Fisher, Julián Martínez…

Los “paramilitares” y “orejas” Ramón Valle Arancibia y Gabriel Valle fueron señalados como los responsables de darle la ubicación a la guardia genocida del Repliegue de Monseñor Lezcano a San Judas, el cual fue masacrado un poco al Este de la Embajada Norteamericana, donde perecieron 115 jóvenes el 15 de junio de 1979, hecho criminal genocida conocido ahora como la Masacre de Batahola.

El “oreja” y “soplón” Enrique Canales Espinoza fue señalado como el responsable de las muertes de los guerrilleros Casimiro Sotelo Sotomayor y Pedro Aráuz Palacios, quien era miembro de la Dirección Nacional del FSLN clandestino. Este sujeto era un “oreja” y “soplón” muy activo; se movía en la UNAN y en centros de educación secundaria.

Otro “oreja” no identificado fue el responsable de informar a la guardia genocida la ubicación de los jóvenes de la Colina 110, donde la soldadesca somocista genocida mató a 47 seres humanos el 15 de junio de 1979.

Varias masacres, ejecutadas por la guardia somocista en Waslala, fueron atribuidas a los informes oficiosos de los “jueces de mesta” Secundino Gómez y Francisco Hernández,

En Boaco se hizo famosa la “oreja” Liliam Mora. En Jinotepe había un sujeto al que le decían “El Mico de la Pila Grande”; también José Logo, Manuel Antonio López Mendieta, Roberto
Solórzano y Pedro Hernández Cordero.

En Chichigalpa, Chinandega, se hicieron famosos los “paramilitares” Hernán Ramírez Sánchez, Uriel Navarrete, Jesús Dávila y un “juez de mesta” asesino apodado “El Galope”.
Por las denuncias de los “orejas” María Elena “Nena” Martínez y Juan Brillo fueron asesinados los miembros de la familia de María Marcha de Castro, en Chinandega, el 5 de junio de 1979.

En Estelí se hicieron celebridades los “orejas” y “paramilitares” Migdonio, “El Perro Vergara”, “Chepón” Sobalbarro, Juan Moncada, Magdaleno Serrato y un tal “Bigarne”, quienes eran considerados como sujetos muy crueles y sanguinarios.

Se les atribuye haber contribuido para el asesinato de 40 personas en La Montañita y de Juan de Dios Muñoz y del ingeniero Raúl González Almendárez.

Marvin Corrales, otro “soplón”, fue el responsable de la muerte de José Benito Escobar Pérez, obrero, intelectual, uno de los fundadores del Frente Sandinista y miembro de la Dirección Nacional Histórica del FSLN. José Benito fue asesinado, en Estelí, el 15 de julio de 1978.

“Paco” Blandón igualmente se hizo famoso en Estelí por la masacre de Fernando y Paula Morales, Omar Rugama, Rosario y Jorge Luis Rugama Robleto, Rodolfo Espinoza y Antonio Portillo.

El “esbirro” Alesio Gutiérrez, coronel, masacrador por naturaleza, personalmente asesinó al doctor Casimiro Sotelo Montenegro, también a Hugo Medina, a Edmundo Pérez Flores y Roberto Amaya Ruiz, hecho ocurrido el 4 de noviembre de 1967, en el Barrio Monseñor Lezcano.

En abril de 1968 otro “esbirro” llamado Oscar “Moralitos” Morales Sotomayor, asesinó a golpes a David Tejada Peralta y después lanzó, supuestamente, su cadáver al Cráter Santiago del Volcán Masaya. Francisco “Chico Garand” Guzmán asegura que Moralitos en realidad destazó el cadáver de Tejada Peralta y lo lanzó a un hueco de tumbas colectivas que la Guardia Nacional genocida tenía en la Colina de Mokorón, frente a la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua o “Recinto Rubén Darío”

Por denuncias de “orejas”, 200 guardias genocidas, encabezados por el General asesino Samuel Genie, fueron asesinados el 15 de enero de 1970 los compañeros Leonel Rugama Rugama (poeta revolucionario esteliano), Mauricio Hernández Baldizón y Róger Núñez Dávila, hecho ocurrido frente al Cementerio Oriental, en Managua

Por el “soplo” de los “orejas” Enrique Gales, Abraham González, Carlos Guillén, Antonio Baltodano y José Espino, fueron asesinados, el 7 de Noviembre de 1976, los Compañeros Eduardo Contreras Escobar (miembro de la Dirección Nacional del FSLN), Silvio Reñazco, Rogelio Picado y Carlos Roberto Huembes, acontecimientos registrados en Satélite Asososca y Reparto El Dorado, contiguo a la Colonia Don Bosco, en Managua.

Los “paramilitares” Miguel Cordero y Alejandro Bravo Blanco asesinaron a los obreros de SOLECTRA: Germán Antonio Borge Esquivel, Jorge Altamirano Hernández y Pablo Torres Rivera, a quienes les pusieron pañuelos rojinegros en el cuello, para justificar el crimen como que eran “sandino-comunistas”. Esto ocurrió en agosto de 1978.

Por “soplos” del “oreja” Danilo Zeledón González fueron capturados y asesinados los jóvenes Guillermo Mendoza, Julio José y Virgilio Calero, cuyos cadáveres aparecieron mutilados y con señales de tortura en la “Cuesta de los Mártires” o “Cuesta del Plomo”.

En San Judas se hicieron conocidos los “orejas”: “Polvorón”, “El Pli”, “El Canoso”, “Pedro Pistola” y “Colocho”, quienes fueron los responsables directos de la mayoría de los crímenes de la guardia genocida somocista en este sector de Managua, donde capturaron y asesinaron, entre otros, a la doctora Erlinda López de Osorio y al doctor José Dolores Fletes Valle. El cadáver de López de Osorio apareció en las Lomas de Mokorón y Fletes Valle fue asesinado a cadenazos en el ZUMEN.

Los “paramilitares” y “orejas” Manuel Salvador “Foca” Medina y Freddy Gutiérrez fueron los responsables de la captura y asesinato de Carlos Iván Hernández, de una muchacha llamada Carmenza y de su esposo Francisco, cuyos cadáveres aparecieron en las cercanías del Teatro Popular Rubén Darío.

Otros “paramilitares” y “orejas”, llamados Raúl “Califa” Flores, Eddy Galán Méndez, Julio Sánchez Urbina e Ignacio Albarenga, fueron los responsables de la captura y del asesinato de los jóvenes Julio César Cerda Sánchez, Wilfredo Bonilla Largaespada, Alberto García Morales, Enrique Altamirano, Adolfo Serrano, Juan Mayorga, Pablo Adolfo Mayorga, Jorge Hernández y Carlos Sánchez, cuyos cadáveres aparecieron perforados a balazos en la “Cuesta de los Mártires” o “Cuesta del Plomo”, en Xiloá y en la Laguna profunda del Volcán Apoyeque, ubicado en la Península de Chiltepe, en julio de 1979.

En Matagalpa, los “orejas” María Vargas, Luciano García, José Valdivia, Octaviano Rodríguez, Gilberto José López, un tal “Pelagio” y Cleto López, denunciaron, participaron en la captura y asesinato de Santiago, Rogelio y Roberto Picado Sánchez y Gregorio Blandón, suceso ocurrido en El Tuma (La Dalia), en Septiembre de 1977.

Los “capitanes de cañada” o “jueces de mesta” Ernesto Larios Martínez y Juan Estrada fueron los responsables directos de la masacre de la familia González Hernández, la cual residía en “La Tronca”, también en Matagalpa.

Por denuncias, capturas masivas, torturas, masacres, robos, violaciones y terror impuesto en las calles de Matagalpa, en 1978 y 1979, se hicieron famosos los siguientes “orejas”, “paramilitares”, “esbirros” y guardias genocidas, según un reportaje de “El Nuevo Diario” del 20 de junio de 1980:

Luis “Cuervo” Mercado García, Luis “Pichete” Solís Torres, Reynaldo Mendoza Gutiérrez, Juan Fonseca Torres, Juan Sequeira Rivas, Francisco López Cardoza, Santos Antonio Méndez Olivas, Freddy Padilla Gutiérrez, Catalino Miranda Molina, Domingo Jarquín Centeno, Pedro Castillo Castellón, Eduardo Sánchez Zeledón, Laureano Martínez Reyes, Lucas García Sánchez, Federico Velásquez Camacho, Crescencio Palacios Orozco, Salvador Gutiérrez Vega, Pablo Castro Valle, Noel Obando Gutiérrez. Todos ellos eran jefeados por los coroneles genocidas Alfredo Juárez, Augusto Flores Lovo y Rainer Pesbell.

En Ocotal, Nueva Segovia, hicieron fama los “orejas” siguientes: Gustavo Pallais, Gustavo Amaya y Ernesto Castellón, quienes eran jefeados por el coronel genocida Otoniel Portillo González.

Estos mismos “orejas” y “paramilitares”, con oficiales y soldados de la GN, fueron los autores de una masacre de 80 hombres y mujeres en Belén (Rivas), el 13 de Junio de 1979.

Estos guardias y los “orejas” se colocaron pañoletas rojinegras en el cuello, llamaron a los pobladores a la plaza, donde abrieron fuego con sus fusiles, matando a un montón de gente.

En el Norte de la Región Autónoma del Atlántica también se padeció la plaga maldita de los “orejas” y “jueces de mesta”, entre otros: Secundino Gómez, Leopoldo Blandón, Martin Rayo, Etanislao López. Este último fue responsable de la captura y asesinato de Edgard “El Gato” Munguía, uno de los jefes de las columnas guerrilleras que operaban en Chontales.

Al triunfar la Revolución Popular Sandinista, para mi fue sorprendente que dos “orejas” me daban seguimiento permanente, entre ellos, el periodista Santiago Meneses Vallecillo, quien se hacía pasar como “amigo” mío, mientras andaba en manifestaciones opositoras, en las cuales recogía información para la Oficina de Seguridad (OSN) y la guardia genocida del somocismo.

El “Servicio Anticomunista” estaba integrado por intelectuales del somocismo genocida y le daban seguimiento a dirigentes populares, a intelectuales opositores, a catedráticos universitarios, a periodistas opositores, es decir, era un órgano ideológico especializado de la dictadura.

La “Mano Blanca” era en realidad “Escuadrón de la muerte” que se encargaba de ejecutar asesinatos selectivos de sandinistas, opositores, sindicalistas y dirigentes populares. Este organismo de asesinos profesionales estuvo jefeado, al final de la tiranía, por Chéster Escobar y Byron Jerez Solís.

AMROCS era otro organismo integrado por “militares retirados”, de donde se nutrían la “Mano Blanca” y otros organismos represivos de la tiranía somocista.
La Nicolasa Sevilla era una “defensora” violentísima de la dictadura y especialmente de los Somoza Debayle y Somoza Portocarrero, para lo cual recurría a su banda de criminales, la movía contra opositores, con la finalidad de causar terror entre la población nicaragüense.

Este resumen sobre formas represivas y mortales de la dictadura fue extraído de documentos del antiguo Ministerio del Interior, investigaciones personales, y del libro Masacres Somocistas (Pablo E. Barreto P., periodista, investigador histórico y de reportajes de los Diarios BARRICADA y El Nuevo Diario.

Abril, del 2008.

Pablo E. Barreto Pérez: periodista, fotógrafo, editor, investigador histórico, fotógrafo, Cronista de la Capital, Orden Independencia Cultural Rubén Darío, Hijo Dilecto de Managua, Orden Servidor de la Comunidad del Movimiento Comunal Nicaragüense, Orden José Benito Escobar Pérez de la Central Sandinista de Trabajadores (CST nacional) y Orden Juan Ramón Avilés de la Alcaldía de Managua.
Residente en la Colonia del Periodista No. 97, frente al portón del parque, en Managua..
Teléfonos: 88466187  y 22703077.

25 respuestas a 12 mil “orejas” y “jueces de mesta” tenían la G.N. y la O.S.N. somocista, en Nicaragua.

  1. Luis Manuel Santana dijo:

    Muy interesante , es mas creo que hay mas testimonios de personas que vivieron en carne propia muertes y vejámenes por culpa de estos malos nicaraguenses, en chichigalpa habia un ladron que mucho caia preso por robos y la guardia lo reclutó como oreja no se su nombre pero le decian bola de humo, cuando la ciudad fue tomada dicen que se escapo por los manjoles de aguas negras. tambien una una masacre un 26 de mayo donde la guardia anduvo por la madrugada botando las puertas y asesinando a sangre fria al que encontraban.
    saludos…. esto es historia.

  2. Moises Calero dijo:

    hola me gusta mucho su informacion, soy nica de nacimiento, naci en enero de 1990 me trajeron a vivir a los angeles california y me he interesado en la historia de mi pais siempre ando en el internet buscando libros o historias que narren acerca de los combates y cosas que pasaron haya mi mama siempre me regaña y dice que como yo no vivi eso me gusta , y bueno creo que si hubiera estado para ese tiempo me hubiera metido (bueno creo yo verdad) pero lo felicito por esa informacion y si pone mas se lo agradesco ando buscando en la red el libro un pueblo en armas de carlos nuñez pero no lo encuentro en la red bueno exito en tu trabajo.

  3. mario dijo:

    Buenas tardes Emilio,quiero felicitarte por tu loable labor investigativa la cual es muy interesante y rica en historia de lo que sucedio en Nicaragua y la genocida guardia somociana.Muy especial para los jovenes que hoy leen estos relatos de lo que fue la guardia nacional.

  4. alejandro duarte dijo:

    uno luis Fransisco Jimenez Vilchez fue Juez de mestra en la comunidad de la Batea, juridiccion de Mueye de los Bueyes, RAAS ya fallecido, papá del “Gran Sandinista ” luis fransisco jimenez Roa, ademas tiene un hermano que fué teniente de la Esbirra EEBI Freddy Jimenez Roa.

  5. noel duran dijo:

    es muy bueno este material pero me gustaria saber sobre los abogados de la familia somoza

  6. Gutiérrez dijo:

    En la paginad de Nicaragua Actual, http://www.touring-costarica.com/somozapadre.html
    Tomaron un articulo de La Prensa copio y pego el arto En agosto de 1951, 17 años después del asesinato del General Augusto C. Sandino, el General Anastasio Somoza García, Presidente de la República y Jefe de la Guardia Nacional, ordenó hacer un inventario de sus propiedades personales y familiares. El documento, de 28 páginas, incluyendo una portada muy sobria, estaba dividido en tres partes. La primera, contiene el inventario de las escrituras de fincas del Gral. Somoza en Carazo; la segunda, un listado amplio de otras propiedades en el resto del país; y la última, el índice de títulos de fincas rústicas, urbanas y semi-urbanas, pertenecientes al mandatario y a su esposa, doña Salvadorita Debayle de Somoza. En suma: 85 el primer texto, 26 en el segundo y; 115 en el último índice. Se trata de un abanico de títulos, declaraciones y escrituras, de lotes, fincas, viviendas y hasta acciones, adquiridas sobre todo después de 1937, una vez que asume la Presidencia de la República en elecciones fraudulentas.Ahí, desde la silla presidencial, apoyándose en su poder político, partidario y militar, el General Anastasio Somoza García multiplicó en proporciones geométricas su capital semilla. O sea, las cuatro propiedades originales: El Porvenir, El Llano, La Pita y El Bosque. “EL COMPRADOR”, UN HOMBRE DE CONFIANZA Se llamaba Julio Somoza y era su hermano paterno. No se detenía ante nada, ni ante nadie. El 31 de diciembre de 1948, a pocas horas de las celebraciones de Fin de Año y de Año Nuevo, consiguió la venta de una finca urbana en Jinotepe, perteneciente a Luis José León. Luego la inscribió a nombre del Gral. Somoza García, con el No. 1020, asiento 3, folio 169, Tomo 160, del Registro de Jinotepe.Tampoco le importaban los métodos. El 14 de marzo de 1947, a través de una venta forzada, obtuvo de parte del señor Salomón Vanegas Doña, un total de 450 manzanas de terreno, al sur de Santa Teresa, Carazo. La compró Julio Somoza y luego la inscribió a nombre del Gral. Somoza. Le denominaban “San Antonio”. Posteriormente, en los años subsiguientes –1948 y 1949— el mismo Julio Somoza, armado y custodiado por efectivos militares, logró la “venta” también de todas las propiedades anexas a San Antonio. Es decir, las colindantes. EQUIPO DE ABOGADOS LEGALES El nombre del Dr. Modesto Salmerón, abogado y notario del padre del Gral. Somoza García, está acompañado de un equipo de abogados leales, que libraban y registraban todas las propiedades adquiridas al amparo del poder. En Carazo, según la documentación familiar a la que tuvo acceso LA PRENSA en el Instituto de Historia de Nicaragua (IHN), figuran Carlos H. Sánchez, Guillermo Mora, Alberto Sotomayor y Salomón Gómez. En el caso de Sánchez fueron más de diez propiedades escrituradas, mientras que en el de Mora fueron alrededor de 16, según un pequeño ejercicio estadístico.Mientras tanto, las propiedades registradas en Managua, sugieren la participación de al menos media docena de abogados y notarios, entre los que destacan dos personajes muy cercanos a la familia Somoza: Guillermo Sevilla Sacasa y Oscar Sevilla Sacasa. El primero era su yerno, al casarse con su hija Lilliam. En la capital saltan los nombres de otros abogados y notarios, entre los que están: Alejandro Romero C., León Barrios, Guillermo Areas, Carlos Collado y Nicolás Osorno. Tenían una gran presión laboral, ya que desde 1934 hasta 1956, año en que Rigoberto López Pérez dispara contra el Gral. Somoza García, provocándole luego la muerte, no hubo tregua alguna. En 1938, por ejemplo, registraron alrededor de 15 transacciones a favor del jefe militar y; en 1941, más de 18 compra-ventas.NEGOCIOS TURBIOS EN COSTA RICA Una de las transacciones de 1941, precisamente, se registró en Costa Rica, donde el Gral. Somoza García adquirió una vivienda, con la ayuda de Luis Mena Solórzano. Este mismo, bajo cobertura diplomática, resultó ser su “mano derecha” en los negocios turbios que realizaban en el vecino país. “Mi querido General Somoza”, reza en una carta fechada San José, Costa Rica, junio 5 de 1941, en la que aborda cuatro tópicos: negocios ilícitos con ganado, compra y registro de la casa, el cumpleaños de la esposa del presidente costarricense y; adquisición de armas por parte de las autoridades vecinas.“De manera confidencial informo a Ud. que el atraso del Sr. Wolf en hacer la remesa de los fondos (por el asunto del ganado) obedecía a lo siguiente, conforme he podido averiguarlo: las últimas cabezas de ganado entraron furtivamente a Costa Rica, mediante el silencio de las Autoridades de Hacienda de aquí. Naturalmente, sin los documentos de ley que evidenciaran la importación, la Comisión de Control de Cambios no podía autorizar la Letra”, refirió en la correspondencia escrita en el papel para uso “Personal”. Sin embargo, le explicaba a continuación que Wolf estaba procediendo a entregarle dinero en efectivo y en cheques hasta sumar US$14,579.95, como resultado de la introducción ilícita de ganado en pie a Costa Rica. “Ruego a Ud. hacer sus cuentas y decirme cómo están, pues no sé exactamente cuántos animales fueron entregados a Wolf; además, hay unos liquidados a US$17 cada uno y otros a distinto precio”, agregó. Para despistar al público del país vecino, sobre el negocio que dice “está resultando maravilloso”, Mena Solórzano le relata al Gral. Somoza que mandan a publicar en los diarios locales que no se ha importado un solo novillo de Nicaragua, lo que evidencia que la ganadería costarricense es autosostenida. “Visto lo anterior”, refirió Mena Solórzano, “creo que con una fuercesita Ud. podría conseguir un precio más favorable para su ganado. Es cuestión de hacerse el disimulado y no dejar salir ningún animal para este país (Costa Rica), por mientras mejoran el precio”, indica.DEUDAS DEL “REY” En septiembre de 1934, siete meses después del asesinato del Gral. Augusto C. Sandino, el poder político y militar del Gral. Anastasio Somoza García era aplastante. Esto contribuyó, sin lugar a dudas, a reubicarse frente a sus acreedores. Uno de estos casos curiosos es el que registró el abogado y notario Estanislao Vela, residente en Granada, quien certificó a nombre del doctor don Salvador Solano, abogado, que había quedado cancelada la deuda contraída por la familia Somoza con su representante, don Pedro Gómez, pese a que se había extraviado la documentación de la mora y por ende, no tenía recibo de los abonos.Con la entrega de 200 córdobas se dio por cancelada la deuda. “… al hacer este pago, tanto el General don Anastasio Somoza, como su señora madre y la sociedad ‘Somoza y Compañía’, quedan completamente solventes con la referida acción del doctor Pedro Gómez”, dice la copia de la escritura. “… en consecuencia, queda sin ningún valor ni efecto el documento privado de que se ha hecho referencia, aún cuando llegare a aparecer más tarde”.El 21 de septiembre de 1956. En la Casa del Obrero (León), se daba una fiesta, tras la convención liberal que proclamaría otra vez a Somoza García como su candidato. Ese mismo día es muerto por las balas de Rigoberto López Pérez.

  7. Hello my family member! I wish to say that this post is amazing, great written and include approximately all significant infos. I would like to peer more posts like this .

  8. investigadornicaraguense dijo:

    me gustaria saber mas acerca de la insurreccion en chinandega y de los nombres de los heroes y martire de chinandega y donde estan ubicados los monumentos eregidos en sus nombres

  9. ramon blanco dijo:

    Todo eso es sierto tambien en el barrio open 2 jose somoza de managua o sea donde es hoy el barrio salomon moreno habian varios orejas , y en la nicarao estaba el famoso cepillin, y para los años ochenta fue peor por que entraron los famosos C D S, Que tambien se decian ser ojos y oidos de la revolucion por estos malos ciudadanos fueron torturados y muertos muchos hermanos nicaraguense , tambien causa de ellos mandaron a matar a miles de miles de jovenes que no eran ni sandinista ni nada, es decir esto ha sido siempre , no podemos culpar a unos y perdonar a otros . hoy los enemigos del resto y a la vez los sapos actuales son los C.P Sapos.

    • Baayardo dijo:

      Personas que piensan como este señor me imagino que debe ser algún somocista reprimido, que nunca vivio lo que hizo el somocismo en este país. Este señor tiene que darle gracias a Dios que no vive en un regimen de dictadura como lo fue la de los Somozas comparada una de las más crueles y sanguinarias de America Latina

  10. abulense dijo:

    “avelino durán oreja”, herido en “operación ogro”, 1973

    • ramon blanco dijo:

      Todos los verdaderos combatientes que aun estan vivos , estan viviendo en miseria y desgracia o sea fueron unos babosos engañados asi murieron muchos engañados , tanto en los años 70,s como en los 80,s osea al dictador ortega que en los años 70,s vivia en cuba y solo teledirigia ordenes asesorado por la maldicion de latino-America que nacio en cuba llamado (cerote fidel castro) ,y en los años 80,s siempre por su asesor cubano formo el SMP. En conjunto con los otros 8 malditos dis que comandantes y mandaron a matar a miles de jovenes con el fin de aferrarse al poder, hoy todos esos jovenes de esa epoca viven a como dios les ayuda. mientras ese perro vive al estilo magnate, y en la actualidad se sigue afianzando en la fuerza de los jovenes para que lo sigan protegiendo, pero los jovenes de hoy deben despertar y darse cuenta que solo los esta usando mientras son jovenes y que muy pronto ellos pasaran a la historia ya que este maldito perro quiere sacarle ventaja a cada generacion de jovenes, los jovenes actuales deben luchar pero primero deben organizarse, asesorarse para tomar las armas y que nadie trate de usarlos que sean ellos los que tomen las deciciones del futuro de este pais. para colmo actualmente los quiere condenar a no tener derecho de juvilacion , quizas los jovenes con poca vision , y escasos de pensamientos osea sin animos de ofender, los jovenes mas brutos no le ponen mente a esta condena por que quizas ven la vejez muy lejano ,pero lo seguro es que algun dia va a llegar, y para esa entonces ya no van a tener las fuerzas, energias, y capacidad de organizarse que tienen ahora. JOVENES ES AHORA O NUNCA. SI NO ACEPTAN NUESTRAS DEMANDAS VAMOS A LAS ARMAS. Todos ellos son inmunes por sus leyes , pero las balas no conocen la inmunidad , muerte a los ORTEGUISTAS, MUERTE A LOS DIPUTADOS, MUERTE A LOS MAGISTRADOS.

  11. elias perez medina dijo:

    me gusta leer toda esta historia que lastima que cuando yo cumpli el servisio militar era un mocoso y perdi muchos amigos y miren el presidente sentado con el enemigo que ironia pero asi es la vida solo falta poco para que venga el rey de reyes nuestro señor jesus para que nadie se pelee el pusto de gobernante

  12. ramon blanco dijo:

    tenes toda la razon , a si mismo nos echaron a pelear entre hermanos en los años 70 y ochenta por la ambicion del poder salio un dictador y entro otro , que ahora parece perro ambriento que no quiere soltar el hueso.

  13. oscar danilo parrilla dijo:

    Si tienes fotos de guerrilleros de esteli te agradeseria,mi hermano cayo en abril en el zacaton entre jinotega y esteli,Julio parrilla alias mario tapon,tambien fue futbolista de esa epoca,hoy por hoy ya esta en el olvido,me gustaria conseguir alguna foto de el hubo una granja que llevo su nombre en iziqui.

  14. Pues quiero desirte q doy fe y testimonio de la verasidad de tu relato,en lo personal mis ojos vieron como fieles testigos oigase bien!! Fieles testigos de como este sargento “Migdonio” le azoto a mi madre en plena calle exactamente de donde esta hoy la bomba de 500 lbs. En el Bo. El calvario 70 metros abajo ayi saco un azote y le dio a mi madre,habian apresado a mi hermano Julio Parrilla y ella lloraba tras el “becat” de donde este sujeto se bajo a golpearla,defendi a mi madre y me empujaron al suelo junto con ella y se fueron llevandose a mi hermano tambien habia una oreja en ese mismo lugar q se llamaba ” Berta Porras” que despues fue ejecutada x mi hermano y otros guerrilleros,tanto sufrimiento para hoy estar inmigrando por no compartir los ideales q debian seguirse y hoy solo la gloria de Fonseca y hasta mi hermano q dio su vida queda en la memoria de quienes sandinistas son hasta la muerte!!

  15. mariano dijo:

    Hermanos yo particip en la guerra de 78 y 79 en chinandega cuando la gn mato a unos socorristas d la cruz roja en la ambulancia también cuando cayo el avión push and pull en los canales d el ingenio san antonio , me kede como zapador en el bon 4015 d el viejo hoy estoy enfermo con problemas d la rodia y la columna pedi una pension y me la negaron d nada sirvio tanto sacrificio estoy en el olvido hasta el diputado marcelino garcia quiros se nos robo el dinero d el 25 por ciento d trabanic en las bananeras d occidente esos son los padres d la patria ladrones amen

  16. Ronald D. Ruiz Ruiz dijo:

    ¡ Qué interesante ! Lo felicito Lic. Pablo Emilio por su trabajo que en definitiva contribuye al registro histórico.. Leí en su resumen algunos nombres de personas muy conocidas de las cuales jamás imaginé que fueron “orejas” y por lo tanto, coautores de los crímenes cometidos por la guardia asesina de la dictadura somocista. Actualmente tengo 62 años de edad vivo en León y me constan que el Cmte. Víctor Tirado López se reunió en casa de uno de los aquí mencionado. ¡Qué barbaridad! ahí andan libres como si nada, La RPS ha sido demasiado generosa..Un abrazo fraterno.

  17. danilo navas dijo:

    j Mi seudónimo fue Ignacio
    soy chchigalpino y partícipe en la insurrección en este combativo pueblo recuerdo muy bien aquella masacre del 26 de mayo de 1979 como si fuera hoy me organice en septiembre de 1979 al fsln con compañeros del instituto Sn Luis conocí a todos los asesinados por la GN los orejas eran el asesino Uriel Navarrete quien señalaba las casas de los asesinados ese dia otros orejas eran un lustrador de apellido Canizales y su hermano Raul Canizales un delincuente que solo lo conocí como el duende otro apodado manbulo quien se ajusto cuenta revolucionaria la sorra q fue capturado vivo en el asalto al comando Bola de humo quien era barrendero de las calles Chu Davila q era juez del trajo y su hijo Marvin Bolibar Davila

  18. Alvaro dijo:

    Quisiera saber quienes eran los orejas en Rivas y sus alrededores

  19. Mis mas sinceras felicitaciones por este reporte,nombres y fechas exactos,y los hechos te remontab precisamente a esos momentos,un exelente recopilatorio de nuestra historia,una historia q tuvo un FSLN q pudo haber sido la revolucion mas sobresaliente en america latina,lastima q fue mal-lograda or cuadros intermedios del sandinismo y por ende de la avaricia por el enrriquecimiento de varios,pero este blog esta muy genial,otra vez mis felicitaciones,saludos.

  20. nicky bendaña dijo:

    Hola me encantaria saber mas de otro heroes que calleron por la loma ,mi padre se llamaba jose manuel bendaña y todo los buseron lo conocian como la vacapilota,busco entre los caidos y no encuentro registro de el.el fue muerto por la guardial nacional 1979 porfa ayudenme a encontralo

  21. Carlos Alfredo Juarez Mendez dijo:

    hola quisiera saber si usted maneja informacion acerca que en 1969 un pirata de origen chino robo unos barcos que anastacio somoza habia robado a uno empresarios vascos

  22. Blas dijo:

    Yo soy nicaragüense y para ese entonces yo estaba niño
    Pero cuando triunfo la Revolución sandinista tenía 14 años” y la pregunta que hago es si estas personas pagaron el daño que hicieron ?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s