Rayos, tormentas eléctricas, truenos y relámpagos

Rayos, tormentas eléctricas, truenos y relámpagos

*Con frecuencia escuchamos sobre “Rayos cósmicos”, “Rayos X”, “Rayos Ultravioletas”, “Rayos Gammas”, “Radiaciones”, “Radioactividad” después de una explosión nuclear; ya le tenemos temor a los llamados “Rayos Láser” porque además de que son usados en medicina y otros menesteres, se nos dice que también es un arma temible por parte de algunos gobiernos agresores de pueblos, etc.
* Existe una verdad terrible, eso sí, y es que desde tiempos inmemoriales, las tormentas, las rayerías, las descargas eléctricas potentísimas desde las Nubes hacia el suelo, han causado terror y estragos gravísimos a los seres humanos.
* En diversas historias se cuenta que numerosos navegantes fueron víctimas de poderosas tormentas eléctricas, que mataron marineros en alta mar, y que el propio Cristóbal Colón fue víctima de estas tormentas en el Mar Caribe u Océano Atlántico.
* En Nicaragua han perecido centenares de personas, víctimas de un rayo o descargas eléctricas desde las Nubes, mientras andaban trabajando a campo abierto, pescando, arando, arriando el ganado, montados en un caballo, etc.
*Estos rayos o descargas eléctricas han provocado, asimismo, pavorosos incendios en bosques, en pastizales y en zonas urbanas, aun cuando no estaba lloviendo ni había formación de Nubes

Por estos motivos, presentamos este trabajito, elaborado a partir de datos “bajados” de Internet y consultas a libros de ciencias:
Uno de los hechos más característicos de las tormentas es el acompañamiento a las mismas de fenómenos eléctricos: rayos, relámpagos y truenos.
Durante el transcurso de una tormenta se favorece la formación de iones particulares contenidos en la atmósfera. Los iones positivos se registran en la parte alta y los negativos en la parte baja de la Nube. Además, la Tierra, o suelo, también se carga de iones positivos. Todo ello genera una diferencia de potencial de millones de voltios que acaban originando fuertes descargas eléctricas entre distintos puntos de una misma nube, entre nubes distintas o entre la nube y la tierra: a esta descarga eléctrica la llamamos rayo. El relámpago es el fenómeno luminoso asociado a un rayo, aunque también suele darse este nombre a las descargas eléctricas producidas entre las Nubes.
El trueno. El calor producido por la descarga eléctrica calienta el aire y lo expande bruscamente y después se contrae al enfriarse, dando lugar a ondas de presión que se propagan como ondas sonoras. Estas ondas sonoras que se propagan a la velocidad del sonido (300 m/s) son el denominado trueno.
Puede determinarse, de una forma aproximada, la distancia en metros a la que se produce la descarga eléctrica, para ello se multiplica por 300 los segundos transcurridos entre el momento de producirse el rayo y el momento en que oímos el trueno.
Las tormentas son de los fenómenos atmosféricos más espectaculares, y a veces pueden llegar a ser muy violentas. Estos fenómenos se producen por los cumulunimbus, nubes que se desarrollan cuando la atmósfera está inestable. Se entiende por atmósfera inestable aquella situación en la que se producen importantes movimientos del aire en sentido vertical. Esto pasa cuando el aire es más frío de lo habitual en la parte más alta de la troposfera, lo que suele ocurrir cuando pasa un frente frío o bien en situaciones de bajas presiones atmosféricas.
La formación de la tormenta se desarrolla según el siguiente proceso:
-El calentamiento de la Tierra o Madre Naturaleza origina una corriente de aire ascendente. Este aire se enfría progresivamente hasta condensarse, con la consiguiente formación de pequeños cumulus o nubes.
– A diferencia de las situaciones de buen tiempo, la corriente ascendente no se para y la nube crece rápidamente en sentido vertical.
-El cumulus continúa creciendo en sentido vertical y está a punto de convertirse en una nube de tormenta. Cuando alcanza la isoterma de los ºC, las cargas o acumulaciones eléctricas que se han ido generando comienzan a ordenarse dentro de la nube. La parte superior será positiva y la inferior negativa. Además, se comienzan a formar dentro de la nube grandes gotas o partículas de granizo. La fuerte corriente ascendente los mantiene en suspensión.
-El cumulus se ha transformado ya en un cumulunimbus que puede llegar a tener hasta 10 kms. de altura. En su parte superior la temperatura puede ser muy baja (-20ºC o -30ºC). Esto favorece una intensa sobresaturación del aire que origina una gran cantidad de gotas de lluvia o de granizo, algunas de las cuales caerán en forma de precipitación.
-La nube de tormenta se desgasta al desaparecer la corriente ascendente que la alimentaba. La Tierra ya se ha enfriado y fuertes corrientes descendentes de viento provocan chubascos de gran intensidad que acaban por deshacer la nube. La tormenta ha acabado y algunas capas de cirrus o cirroestratus serán los únicos restos de este extraordinario fenómeno de la naturaleza.
Las tormentas formadas por convección o por un frente frío suelen tener una duración corta ya que, como hemos visto, cuando la Tierra se enfría la tormenta se acaba.
Las depresiones también pueden formar tormentas cuya duración suele ser más larga ya que se acostumbran a formar numerosos cumulunimbus.
En las zonas del litoral también se producen formaciones de tormentas que pueden llegar a ser muy bruscas, ya que las corrientes ascendentes tardan mucho en pararse porque el agua del mar se enfría muy lentamente. Y eso hace que se formen nubes de tormenta durante varias horas.
La descarga eléctrica se produce entre nubes de lluvia o entre una de estas nubes y la tierra. La descarga eléctrica es visible con trayectorias luminosas sinuosas y de ramificaciones irregulares, a veces de muchos kilómetros de distancia; este fenómeno es conocido con el nombre de relámpago, resplandor o centella. Se produce también una onda sonora llamada trueno.
La carga eléctrica positiva y negativa en las Nubes
No se conoce por completo el modo en el que se cargan las nubes de electricidad, pero la mayoría tienen carga negativa en la base y positiva en la cima. Las distintas hipótesis que explican cómo se produce esta polarización pueden dividirse en dos categorías: las que requieren hielo y las que no. Muchos meteorólogos creen que el hielo es un factor necesario porque los rayos no suelen observarse hasta la formación de hielo en las capas superiores de las nubes.
Ciertos experimentos han mostrado que cuando las disoluciones de agua se congelan, el hielo gana carga negativa mientras que el agua queda cargada positivamente. Si después del inicio de la solidificación, el aire en ascensión arranca pequeñas gotas de agua de las partículas congeladas, estas gotitas se concentrarán en la parte superior de la nube, y el hielo, en agregados más grandes, descenderá hasta la base. Por otra parte, ciertos experimentos han mostrado que las gotas de agua grandes, con caída rápida, se negativizan, mientras que las gotas pequeñas que caen con mayor lentitud se vuelven electropositivas.
Por tanto, la polarización de una nube es probable que se produzca por las distintas velocidades de caída de las gotas grandes y pequeñas. Como quiera que se forme, la carga negativa en la base de la nube induce otra positiva en la Tierra, situada debajo que actúa como la segunda placa de un condensador eléctrico gigante.
Cuando el potencial eléctrico entre dos nubes o entre una nube y la Tierra alcanza una magnitud suficiente (unos 10.000 V por cm), el aire se ioniza a lo largo de una trayectoria estrecha, y se produce el destello de un relámpago.
Muchos meteorólogos creen que esta es la forma en la que la carga negativa es transportada hacia el suelo y que así se mantiene la carga negativa total de la superficie de la Tierra.
Una nueva teoría sugiere que la polarización eléctrica de las nubes puede ser la causa de la precipitación y no una consecuencia de ella; asimismo postula que el potencial eléctrico existente entre la ionosfera —capa superior de la atmósfera— y la tierra induce la polarización. Según esta teoría, el flujo ascendente de aire caliente a través de una nube lleva consigo partículas con carga positiva que se acumulan en la cima de la nube y que atraen cargas negativas de la ionosfera.
Estas son conducidas hacia la base de la nube por corrientes descendentes poderosas en la periferia de la nube; así se evita que las cargas opuestas se neutralicen unas con otras. Quizás el 90% de todos los rayos que van desde las nubes hasta el suelo son negativos; el resto son destellos positivos.
Con menor frecuencia se pueden producir rayos desde la Tierra hacia las nubes, en particular desde cumbres de montañas o desde objetos altos como las antenas de radio.
Estudios con cámaras de alta velocidad han mostrado que la mayoría de los destellos de rayos son sucesos múltiples compuestos de hasta 42 ‘rayos’ principales, cada uno de los cuales está precedido por un rayo o chispazo guía. Todos siguen una trayectoria ionizada inicial que puede ramificarse junto al flujo de corriente. El intervalo medio entre rayos sucesivos es de 0,02 s, y 0,25 s el intervalo medio entre destellos. Puesto que la duración de un rayo no supera los 0,0002 s, los lapsos entre rayos ocupan la mayor parte de la duración de un ‘destello’.
Los llamados rayos en láminas son sólo la reflexión de uno ordinario en las nubes. Los rayos en bola son un fenómeno raro en que la descarga toma la forma de una bola luminosa y lenta que a veces estalla y otras simplemente decae.
Medidas protectoras
Para proteger los edificios de los rayos, se instalan barras metálicas (llamadas pararrayos) desde el suelo hasta una altura superior al punto más alto del tejado. Los pararrayos establecen una vía con baja resistencia para el paso de la descarga y evitan así que la carga atraviese la estructura del edificio.
Las líneas de electricidad y las antenas de radio se protegen con dispositivos o captadores de rayos que consisten en una pequeña separación llena de aire entre la línea y un cable unido al suelo. Esta separación ofrece una gran resistencia a tensiones ordinarias, pero un rayo con un potencial de decenas de millones de voltios, provoca la ionización del gas, creando una vía de baja resistencia hacia la tierra para la descarga.
Se deben mencionar tres ideas comunes y erróneas sobre los rayos. La primera dice que los rayos no alcanzan dos veces un mismo lugar. Pruebas fotográficas muestran que un rascacielos u otra estructura elevada puede ser golpeada muchas veces durante una sola tormenta. La segunda es que el lugar más seguro durante una tormenta de rayos está bajo un árbol alto. Los árboles, debido a su altura, son propensos a ser alcanzados por rayos y, por tanto, son verdaderamente peligrosos durante las tormentas eléctricas violentas.
Lo más seguro para una persona que está fuera de su casa es permanecer en el interior de un coche con estructura metálica o acostarse en el suelo de un lugar descampado. El tercer concepto erróneo es que los rayos estén siempre asociados con truenos. Los observadores que escuchen los truenos para contar los rayos pueden perderse hasta un 40% de estos últimos.
Los rayos matan o dañan a más personas que los tornados o los huracanes. Provocan un 40% de los incendios de granjas y muchos bosques se queman por su acción. Sin embargo, no todo lo relativo a los rayos es negativo. El suelo se enriquece con el nitrógeno liberado desde la atmósfera por los rayos y transportado por las gotas de lluvia. Algunos científicos creen que los rayos pueden haber sido un elemento esencial en el origen de la vida en nuestro planeta, con la creación de los compuestos químicos complejos que dieron lugar a la materia viva a partir de elementos simples.
Este artículo, repito, fue elaborado a partir de escritos aparecidos en Internet y datos extraídos de libros especializados. Decidí escribirlo porque en esos artículos se afirma que los rayos o descargas eléctricas atmosféricas matan mucho más seres humanos y animales que los Huracanes y Tornados, y por tanto, debemos tomar medidas preventivas al momento en que acontecen estas tormentas eléctricas.
Managua, mayo del 2009.

Rayo, según la Enciclopedia de la Ciencia y la Técnica:

“Gran chispa luminosa debido a una descarga imprevista de electricidad entre una nube y el suelo, comúnmente diferenciada del relámpago, que se verifica entre dos nubes.

“Un rayo está constituido, por lo general, por varias rapidísimas descargas eléctricas sucesivas (hasta 30 ó 40) que se suceden a intervalos de centésimas o milésimas de segundo. La intensidad de la corriente  suele ser del orden de los 10000 A, pero puede llegar hasta los 200000. La energía liberada por el rayo se manifiesta en forma de luz, de sonido (trueno) y de calor.

Este último puede dar lugar a incendios, fusión de rocas y de conductores eléctricos, efectos mecánicos, etc. Generalmente, los rayos castigan los objetos más altos, en especial si son  conductores y están conectados al suelo”.

Rayo, según el Diccionario Vox: “Chispa eléctrica de gran intensidad, acompañada de trueno, producida entre dos nubes o entre una nube y la tierra. Descarga eléctrica atmosférica entre una nube y el suelo”.

En este año 2010, en Semana Santa, leí que un rayo, o descarga eléctrica proveniente de las nubes, cayó en medio de una procesión religiosa en una ciudad de Perú, matando a varios seres humanos, y dejando a numerosos heridos y golpeados.

En este mismo año 2010, en uno de los balnearios del Sur de Nicaragua, en el Departamento de Carazo, en  una playa del Océano Pacífico, otro rayo cayó sobre una familia que se bañaba en las aguas marinas. Varios miembros de esa familia resultaron muertos.

Un avión comercial colombiano, de pasajeros, presuntamente fue alcanzado por un rayocuando aterrizaba en San Andrés (Mar Caribe), lo cual provocó que el aparato aéreo se partiera en tres. Dichosamente no hubo muertos, pero sí numerosos heridos, golpeados y el avión completamente destruido.

En uno de mis libros, titulado “Mateare Misterioso”, relato la muerte fulminante, instantánea, de un pescador del Lago Xolotlán o de Managua, al caerle un rayo mientras andaba en labores de pesca, de Mateare hacia el Norte.

Este pescador era conocido sólo como “Ignacio Cara de Piedra”. Según compañeros suyos en Mateare, Municipio de Managua, “Cara de Piedra” regresaba con otro pescador del lado Norte del Lago de Managua, en un botecito de remos, cuando fue alcanzado por la descarga eléctrica atmosférica.

El otro pescador relató que estaba lloviendo sobre el Lago de Managua. Estaba oscuro, aunque era en pleno día, debido a que un manto de nubes negras se extendía por encima del Lago Xolotlán, cuando se produjo la descarga eléctrica. “Yo sólo vi un hilito azul brillante sobre la humanidad de mi amigo, y al instante se dobló dentro del botecito. Hice todo lo posible por revivirlo, pero de nada sirvió”, añadió el otro pescador, quien no fue alcanzado por la descarga eléctrica.

En el mes de septiembre del 2010, un rayo, descarga eléctrica atmosférica, provocó un apagón eléctrico centroamericano, pues según medios informativos de Centroamérica el poderoso rayo cayó en una de las instalaciones principales de generación eléctrica en Honduras, desde la cual se le suministra energía comercial (vendida) a Nicaragua y El Salvador.

En Nicaragua, este apagón eléctrico duró casi tres horas.

Es decir, los rayos causan destrozos horribles de diversa naturaleza. Yo personalmente recuerdo cómo los rayos destrozaban árboles altos al caer sobre éstos cuando llovía copiosamente en las Comarcas de El Tololar, El Apante, El Tizate y San Jacinto, pertenecientes al Municipio de Telica, en León, Nicaragua, donde pasé mi niñez y adolescencia trabajando en el campo, en la tierra, bosques y pantanos, al lado de mi padre y mi madre, Octavio Barreto Centeno y Rosa Pérez Juárez.

Managua, mayo del 2009.

Pablo E. Barreto Pérez: periodista, editor, investigador histórico, fotógrafo, Cronista de la Capital, Orden Independencia Cultural Rubén Darío, Hijo Dilecto de Managua, Orden Servidor de la Comunidad del Movimiento Comunal Nicaragüense, Orden José Benito Escobar Pérez de la Central Sandinista de Trabajadores (CST nacional) y Orden Juan Ramón Avilés de la Alcaldía de Managua.
Reside en la Colonia del Periodista No. 97, frente al portón del parque, en Managua. Teléfonos: 88466187, 88418126 y 22703077.

About these ads

Acerca de Pablo Emilio Barreto Pérez

Pablo Emilio Barreto Pérez es: *Orden Independencia Cultural Rubén Darío, *Orden Servidor de la Comunidad e Hijo Dilecto de Managua.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Rayos, tormentas eléctricas, truenos y relámpagos

  1. gladys calderon dijo:

    ami me dan mucho miedo. un dia callo uno en el patio de mi casa y destruyo completamente un arbol

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s